Valores Cromáticos

Los valores son la expresión de la intensidad luminosa de los colores. El negro es el valor más obscuro y el blanco el más claro. El valor es entonces la intensidad luminosa de cualquier color. Entre los colores del arco iris el amarillo es el más claro, después viene el anaranjado, el rojo, el verde, el azul y finalmente el violeta, el cual es el más obscuro.

Estos valores pueden darse también en las mezclas de colores y en sus combinaciones con el blanco y el negro.

¿Cómo sentimos los colores?

Ciertos colores nos dan la sensación de calor, evocan el sol y el buen tiempo; otros están asociados con una impresión de frescura.

Se considera, generalmente, que los colores calientes van del amarillo verdoso al púrpura, pasando por el anaranjado, y que los colores fríos utilizan los mismos tonos pero pasando por el azul. Los colores de partida y de llegada pueden, según su ambiente y contraste con los tonos vecinos, parecer más cálidos o más fríos. Esta sensación de calor y frío nos puede ayudar para equilibrar nuestro entorno.

Propiedades Psicológicas del color

El efecto que tienen los colores sobre nuestro comportamiento está más allá de las meras sensaciones de frío y de calor, ya que actúa sobre nuestro subconsciente y de una forma muy particular en nuestra sensibilidad.

Algunos de estos efectos generalmente admitidos son los siguientes:

Amarillo: Es el color más claro, el más alegre resplandeciente y joven, vigorizante y brillante. El amarillo es siempre luminoso, pero pierde fuerza cuando se le mezcla con el blanco. Por el contrario su dinamismo se aumenta cuando se le pone junto a los colores obscuros. Al lado del rosa, se vuelve ácido, pero con el anaranjado simboliza el sol. En iguales cantidades con el azul, pierde mucho de su poder y el azul también, pero con el violeta recupera toda su vitalidad.

Rojo: Es un color vivificante y excitante. Posee la vibración más resplandeciente y, según el ambiente, puede ser estridente, exaltante o vulgar. En combinación con un gris medio, crea un sentimiento trágico.

Azul: Es un color profundo y místico, tranquilo y poderoso. Se relaciona bastante bien con el blanco y forma combinaciones agradables con un gran número de verdes. Exalta los cafés conservando sus cualidades.

Verde: Si es más amarillo que azul es vivificante. Si es más azul que amarillo, puede resultar triste. Al ponerlo junto al azul conserva todas sus virtudes. El verde es un color que nos permite un número casi infinito de tonalidades. No hay más que observar la naturaleza, desde la primavera al otoño.

Naranja: Es el color más dinámico y asocia la alegría del amarillo con el dinamismo del rojo, brillante y orgulloso. Es un color vivificante y excitante. El anaranjado pierde su intensidad si lo mezclamos con el blanco, por el contrario, si lo mezclamos con el negro, forma cafés densos y hermosos.

Violeta: Es el color secreto por excelencia. Es noble y altivo. Asociado con el rojo, tiene aún más prestancia. Si lo mezclamos con el blanco se convierte en violeta pálido. El rojo violáceo es fuerte y espiritual, y el azul violáceo evoca la soledad y el frío.


Referencia: CROMOTERAPIA – LA SALUD POR LOS COLORES – LUIS RUTIAGA- Editorial Época.

 

(Visited 207 times, 24 visits today)

Etiquetas