Los empleados prefieren comer en menos tiempo para disponer de más tiempo libre

Con el objetivo de aglutinar la jornada laboral en la menor parte del día posible y así poder contar con más tiempo libre, un 60% de los profesionales prefiere realizar una pausa para comer de 45 minutos o menos. Estos son los datos que se desprenden de la encuesta hecha durante este mes de noviembre por HAYS. Los expertos recomiendan, sin embargo, dedicar parte del tiempo de la pausa para descansar o desconectar, no exclusivamente para comer.

Los cambios que la sociedad y el mundo laboral han experimentado en los últimos años han traído consigo nuevas formas de trabajar, de reunirse y de gestionar nuestra actividad diaria. Esto ha repercutido inevitablemente en las pausas que durante nuestro horario laboral hacemos para comer o descansar. Lejos quedan las dos horas y media que en España se destinaban a ello. Algo lógico según Fernando Calvo, Director de People & Culture de HAYS, “porque prefieren realizar jornadas laborales de un tiempo lo más comprendido posible para poder tener más tiempo libre”. Aun así el tiempo invertido en la desconexión durante el horario laboral es importante y repercute directamente en el rendimiento de los trabajadores durante la tarde. Los resultados del estudio respecto a las preferencias de los españoles en cuanto al tiempo que quieren invertir en la pausa para la comida son los siguientes:

  • El 60%, una pausa de 45 minutos o menos.
  • El 29%, una pausa de una hora.
  • El 7%, una pausa de una hora y media.
  • El 3%, una pausa de dos horas.

En cuanto al uso que se hace de este «kit-kat» para el almuerzo, muchos empleados optan por hacer recados o gestiones que no pueden hacer dentro de su horario de trabajo o incluso para desplazarse a comer en sus propios domicilios. Todo depende de la flexibilidad que les dé la empresa para organizarse y, en este sentido, la mitad de las personas consultadas (52%) manifiesta poder disponer de su tiempo de pausa con total libertad; el 29% puede organizar su descanso a su criterio pero dentro de una franja establecida, y un 19% no cuenta con ninguna flexibilidad. Estos últimos son puestos de trabajo que requieren de una presencialidad elevada, como las fábricas o empresas que fijan horarios obligatorios con el objetivo de hacer que sus empleados compartan un horario común.

Original.

(Visited 1 times, 4 visits today)

Etiquetas ,