La comida es tu medicina

«Deja que la comida sea tu medicina y la medicina sea tu comida». Hipócrates 400 a.C.

Desde la existencia de la humanidad se sabe que el hombre ha encontrado en la naturaleza una fuente para cubrir sus necesidades alimenticias. La alimentación es fundamental para la producción de energía y el desarrollo humano.

Los humanos hemos evolucionado como omnívoros, cazadores y recolectores a lo largo de los pasados 250 mil años. La agricultura inició hace 10 mil años y fue hasta entonces cuando se incluyeron los cereales, arroz, maíz, panes, pastas y lácteos a la alimentación.

Nuestros genes no han evolucionado; seguimos siendo el hombre del paleolítico que corría tras su presa para comer; pero ahora con menos actividad física y mala alimentación, este desequilibrio se traduce en un aumento de enfermedades.

En la actualidad, cada vez se le resta más importancia a la alimentación. Se sabe que, entre más tiempo pasa una madre trabajando fuera de casa, el hijo tiende a subir más de peso.

México es ahora el primer lugar a nivel mundial en casos de obesidad infantil y en contraposición tenemos que el 70 por ciento de la población infantil en áreas rurales presenta desnutrición.

El problema es que no sabemos alimentarnos de forma balanceada, no le dedicamos tiempo a la compra y preparación de alimentos sanos y preferimos alimentos procesados que contienen más azúcar, sodio y menos nutrientes.

Una mala alimentación provoca que nuestro cuerpo se autoconsuma, tomando lo que necesita de tus músculos y tus huesos. El no comer a tus horas desequilibra las hormonas en tu sangre, provocando inflamación en tus células.

La comida es nuestra medicina; cada cuatro horas tenemos la oportunidad de darle a nuestro cuerpo lo que necesita para funcionar correctamente. Al tener una nutrición equilibrada se garantiza que todos los procesos en nuestro cuerpo se efectúen de manera correcta, logrando una salud adecuada y previniendo enfermedades.

“La comida es la medicina más poderosa de todas las que se conocen. No es únicamente fuente de nutrientes; tiene además increíbles efectos en los niveles hormonales que rigen el funcionamiento de nuestro cuerpo.”

Por: Dra. Simbelin  Martínez

(Visited 18 times, 1 visits today)

Etiquetas