Consejos para mantener tu salud prostática

Consejos para mantener tu salud prostática

Según datos de la Asociación Española contra el Cáncer, el cáncer de próstata es el segundo más frecuente entre los varones, con más de 1.200.000 nuevos casos anuales detectados a nivel mundial.

Este tipo de tumores son mucho más habituales a partir de los 50 años y, a partir de los 60, hasta un 40% de los hombres presentan focos de esta enfermedad.

Pero cuando hablamos del cuidado de la salud prostática no solo nos referimos a la detección temprana de tumores malignos: se estima que, con el paso de los años, un 90% de los varones acaban presentando síntomas relacionados con el crecimiento anormal de esta glándula, lo que dificulta y obstruye la salida de la orina repercutiendo negativamente en su salud y en su calidad de vida.

El Día de la Salud Prostática tiene como objetivo concienciar a la población sobre la importancia de mantener saludable su próstata.

Esta fecha se celebra cada 15 de septiembre en toda Europa y es una efeméride idónea para que los profesionales de la urología informen a sus pacientes sobre la importancia de cuidar la salud de su próstata.

¿Qué son los trastornos prostáticos?

La próstata es uno de los órganos sexuales internos de los hombres. Esta glándula se encuentra situada entre la vejiga urinaria y el suelo pélvico, y envuelve el comienzo de la uretra. Su principal función es la producción del líquido seminal y la eyaculación del mismo.

La próstata tiende a crecer con la edad. Cuando lo hace en exceso, puede oprimir la uretra y causar problemas para dejar pasar la orina, provocando lo que se denomina “problemas prostáticos”.

Según nos explica el Dr. Sven Petry, jefe del servicio de Urología de Quirónsalud Torrrevieja, los tres problemas más comunes de próstata son la inflamación (prostatitis), una próstata agrandada (HPB, o hiperplasia prostática benigna) y la aparición de tumores (cáncer de próstata).

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de próstata y de otros trastornos prostáticos?

Los trastornos prostáticos no están relacionados entre sí. “Esto quiere decir”, prosigue el especialista en urología de Quirónsalud Torrevieja, “que la HPB no está relacionada con cáncer y tampoco aumenta el riesgo de padecer cáncer de próstata“. 

Sin embargo, los síntomas de HPB y del cáncer de próstata son parecidos y pueden confundirse.

“La HBP puede oprimir contra la vejiga y la uretra, provocando el bloqueo de orina o que este sea muy lento. Por eso, aunque el paciente sienta la necesidad de orinar, no puede hacerlo. Los hombres con HBP también se despiertan varias veces por la noche con la necesidad súbita de miccionar”.

Los síntomas de HPB son más leves al principio y pueden pasar años antes de volverse realmente molestos para los pacientes.

En el caso del cáncer de próstata, los cambios celulares también pueden empezar muchos años antes de que el tumor sea lo suficientemente grande para causar síntomas evidentes.

De hecho, el cáncer de próstata “tiende a crecer con más lentitud en comparación con la mayoría de tumores”, de ahí la importancia de la prevención para detectar esta enfermedad.

Respecto a la prostatitis, por tratarse de una inflamación aguda de la glándula de la próstata (generalmente como resultado de una infección bacteriana) “tiene síntomas muy diferentes, como fiebre alta o dolor al orinar o al eyacular”. 

¿Cómo se tratan las diferentes enfermedades de la próstata? ¿Qué recomiendan los expertos en salud prostática?

Para detectar el cáncer de próstata y otras patologías en la zona se realizan diferentes pruebas clínicas. Entre ellas, el examen rectal digital o el análisis de PSA (antígeno prostático específico), además de analíticas de semen y orina, ecografías urológicas, flujometrías y resonancias magnéticas multiparamétricas.

Respecto al abordaje de cada patología, depende de muchos factores.

La cirugía más común para la HPB es la resección transuretral de próstata (RTUP), que representa el 90% de todas las cirugías de HPB”, explica el Dr. Sven Petry. “Básicamente, consiste en pasar un instrumento por la uretra y recortar internamente el tejido sobrante de la próstata para ampliar la uretra”. 

Esta intervención, aunque habitual, tiene algunos efectos secundarios como el riesgo de hemorragias. Por eso, prosigue el jefe del servicio de Urología de Quirónsalud Torrevieja, cada vez se opta por otras técnicas como la cirugía láser.

La energía del láser destruye el tejido de próstata por vaporización y causa poca pérdida de sangre en comparación con la RTUP. Además, el periodo de recuperación y hospitalización de los pacientes tras a cirugía suele ser más corto. El problema es que la cirugía de láser no siempre es eficaz para tratar próstatas grandes”.

En dichos casos, los médicos pueden optar por la cirugía laparoscópica, mínimamente invasiva y que supone una alternativa a la cirugía abierta convencional.

Este es el abordaje más habitual como tratamiento para el cáncer de próstata en el servicio de Urología de Quirónsalud Torrevieja.

Cáncer de próstata: tratamiento y prevención

Los tumores en la próstata crecen lentamente y la tasa de supervivencia tras su diagnóstico es bastante elevada.

De hecho, cuando el cáncer de próstata se detecta en sus primeras etapas y aún no ha hecho metástasis (tumores hijos), existe una muy alta probabilidad de que sea curable.

Antes de realizar cualquier tipo de tratamiento, el equipo médico “debe sopesar los años de vida ganados a través de la terapia y la pérdida de calidad de vida por posibles efectos secundarios”. 

Según el Dr. Sven Petry “la vigilancia activa permite posponer el tratamiento hasta que el tumor progresa de manera activa. Por eso, el primer paso será supervisar la evolución del cáncer. El tratamiento curativo puede realizarse con cirugía (prostatectomía radical) y radioterapia o radiación interna o externa”. 

Cómo cuidar la próstata: ¿qué dicen los expertos de Quirónsalud?

Respecto a cómo cuidar la próstata, el especialista en Quirónsalud Torrevieja se muestra claro.

“Actualmente no podemos dar recomendaciones específicas para la prevención del cáncer de próstata porque no se puede influir en los principales factores de riesgo, que son la edad y la predisposición hereditaria. En cualquier caso, un estilo de vida sano con una dieta equilibrada, preferiblemente mediterránea y pobre en grasa, realizar ejercicio, no fumar, hacer consumo moderado de alcohol y llevar una vida sexual sana y satisfactoria pueden ayudar a reducir el riesgo de cáncer en general y de cáncer de próstata en particular”.

Original.

(Visited 1 times, 1 visits today)

Etiquetas