La postura de tu cuerpo

Alguna vez leí, quisiera recordar donde para darle el crédito, que la postura le indica a los demás cómo deben tratarte y cómo te ves a ti mismo. Es increíble que sin palabras podamos expresar algo tan trascendente y que puede determinar la intensión de una interacción, es decir, en cuestión de segundos, con solo ver tu postura, yo podría, inconscientemente definir si puedo humillarte, abusar de tu nobleza, o por el contrario, respetarte, confiar en ti, o incluso hasta temerte (aquí entran los valores y la personalidad de cada quien).

Parece injusto que sin argumentos, una serie de señales silenciosas le digan tanto de nosotros a los demás; algo tan privado como qué tan seguro soy, que tanta valía me doy o qué tan confiado o impaciente puedo ser. Sin embargo, el estar conscientes de esto nos ayuda a corregir si es necesario y a encontrar en una herramienta para relacionarnos mejor y conseguir lo que estemos buscando. La postura… el porte…va desde la posición que tomamos estando en movimiento, hasta cuando estamos sentados o de pie.

 

Haz una pausa y analiza, recuerda (o ve en un espejo) cómo sueles “estar” o caminar… ¿te jorobas?, ¿agachas la cabeza al ver a una persona pasar?, ¿desvías la mirada?, ¿sueltas el cuerpo y parece que tus brazos están desarticulados de tu tronco? ¿Parece que tus hombros quisieran cobijar a tu pecho o por el contrario pareciera que tu esternón estuviera inflado? ¿Tus pasos son firmes? Son varios los detalles que podríamos considerar, pero mantendré la simplicidad en el tema. Esto es entonces, una invitación a que cuides tu postura, las razones son múltiples: por salud para tu columna, para elevar y mantener tu buen autoconcepto (algo que parece tan insignificante, hará un cambio importante), para mostrarle a los demás lo que eres, de lo que eres capaz y para fomentar el respeto desde un inicio.

Como padre o madre de familia, recupera tu firmeza al caminar, quizá estés cansado, pero eres una persona que trabaja por alcanzar sus objetivos y con una determinación implacable. Que tu postura sea un reflejo de esta actitud que tomas ante la vida.

Aquí algunos básicos de la postura:
• Mantén contacto visual, no esquives miradas, de ser necesario desvíala hacia un lado, nunca hacia abajo.
• Endereza tu espalda, echando tus hombros ligeramente hacia atrás (sabrás encontrar el punto adecuado en el que no se vea exagerado).
• Levanta tu cabeza, con tu cuello recto, de tal manera que tu mirada de horizontal.
• Ubicando mentalmente tu ombligo, aprieta un poco, manteniendo así un poco de firmeza en el abdomen, la cual te ayudará a hacer tus movimientos más ordenados y sencillos de realizar.
• Imagina que puedes hundir tu coxis hacia tu estómago, hazlo sutilmente para levantar un poco tus pompis y a la vez, enderezar la espalda.
• Camina con pasos firmes y determinación, de preferencia con un ritmo medio.
• Relaja la cara, sonríe con naturalidad disfrutando del aquí y el ahora.

(Visited 7 times, 4 visits today)

Etiquetas