¿Qué tienen en común la depresión y la enfermedad del Alzheimer?

La enfermedad del Alzheimer (EA) es un trastorno cerebral que destruye lentamente la memoria y la capacidad de pensar y, con el tiempo, la habilidad de llevar a cabo las tareas más sencillas.

En el caso de la depresión, hablamos de un trastorno de salud mental común, que se caracteriza por una tristeza persistente y una falta de interés o placer en actividades que previamente eran gratificantes y placenteras.

Ambos trastornos tienen algo en común: ciertos factores genéticos, según un nuevo estudio. Los autores de esta investigación, publicada en Biological Psychiatry, encontraron que la depresión jugó un papel causal en el desarrollo de la EA, y aquellos con peor depresión experimentaron una disminución más rápida de la memoria.

¿Qué tienen en común la depresión y la enfermedad del Alzheimer?

«Plantea la posibilidad de que haya genes que contribuyan a ambas enfermedades. Si bien la base genética compartida es pequeña, los hallazgos sugieren un papel causal potencial de la depresión en la demencia», dice la coautora principal Aliza Wingo, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Emory (Atlanta, Estados Unidos).

Los autores realizaron un estudio de asociación de todo el genoma (GWAS), una técnica que escanea todo el genoma en busca de áreas comunes asociadas con condiciones particulares. El GWAS identificó 28 proteínas cerebrales y 75 transcripciones, los mensajes que codifican las proteínas, que estaban asociadas con la depresión. Entre ellos, 46 transcritos y 7 proteínas también se asociaron con síntomas de EA. Los datos sugieren una base genética compartida para las dos enfermedades, lo que puede impulsar el aumento del riesgo de EA asociado con la depresión.

Depresión y un mayor riesgo de demencia 

«Este estudio revela una relación entre la depresión y la enfermedad de Alzheimer y la demencia relacionada a nivel genético», añade el coautor principal Thomas Wingo. «Esto es importante porque puede explicar, al menos en parte, la asociación epidemiológica bien establecida entre la depresión y un mayor riesgo de demencia», apunta.

A su juicio, “esta relación plantea la cuestión de si el tratamiento de la depresión puede mitigar el riesgo de demencia. Identificamos aquí genes que pueden explicar la relación entre la depresión y la demencia que merecen más estudios. Dichos genes pueden ser importantes objetivos de tratamiento. tanto para la depresión como para la reducción del riesgo de demencia».

Tratamiento de la depresión 

En su opinión, este estudio proporciona “el vínculo más claro hasta la fecha que respalda la hipótesis de que la depresión desempeña un papel causal en la biología de la enfermedad de Alzheimer».

Sin embargo, los especialistas puntualizan: si uno tiene un episodio de depresión, no necesariamente desemboca en demencia. En cambio, sugiere que la depresión tratada de manera ineficaz puede agravar la biología de la enfermedad de Alzheimer, acelerando potencialmente la aparición de los síntomas y aumentando la tasa de deterioro funcional».

Original.

(Visited 1 times, 1 visits today)

Etiquetas ,