LOS ALIMENTOS QUE SALVARAN TU VIDA

Aquí en Todos Somos Uno, en esta ocasión hablaremos de cómo existen alimentos más provechosos que otros, vamos a iniciar una serie de artículos en donde nuestros navegantes tendrán un panorama más amplio de la influencia que algunos alimentos pueden ejercer en nuestro organismo, tanto en la salud como en la enfermedad. En los próximos artículos hablaremos de los que han demostrado ser los mejores para el buen funcionamiento del organismo, siempre que se tomen en cuenta las indicaciones.

 

Iniciaremos esta serie de artículos con un alimento que es producido por la misma naturaleza esta es “La Miel de Abeja”

 

La miel es una solución que elaboran las abejas para alimentar a sus larvas y asegurarse la subsistencia durante el invierno. Las abejas obreras ingieren el néctar u otros jugos dulces de las flores, a los que añaden sustancias propias de su organismo (enzimas) y se transforman en miel en sacos especiales que están situados en su esófago, posteriormente lo almacenan y maduran en panales dentro de su colmena.

 

El papiro Ebers (Siglo XV a.C.) es uno de los primeros documentos médicos de la humanidad, menciona numerosas aplicaciones terapéuticas de la miel, la cual forma parte de más de la mitad

 

de las recetas que ahí se detallan. Todo esto, y quizá más, ya lo conocía Salomon (siglo X a.C.) quien recomendaba la miel en las Escrituras Sagradas (proverbios 24:13).



La miel es un producto biológico muy complejo, cuya composición nutritiva varía notablemente según la flora de origen, la zona y el clima. Es esencialmente una disolución acuosa concentrada de azúcar invertido, que contiene además una mezcla de otros hidratos de carbono, diversas enzimas, aminoácidos, ácidos orgánicos, minerales, sustancias aromáticas, pigmentos, ceras, etc.

 

Terapéuticamente hablando la miel es diurética, laxante, anti diarreica, sedante, cicatrizante. Es uno de los alimentos que tiene aplicación tanto de uso interno como externo, ya que aplicada directamente a la piel raspada o herida, es un buen antiséptico que ayuda a prevenir infecciones y favorece la cicatrización de los tejidos, también ayuda a disminuir el dolor en las picaduras de insectos, quemaduras superficiales o hinchazón ocasionada por golpes.

 

En el caso de artritis o reumatismo, debe usarse tanto aplicada como ingerida, en la cantidad de dos cucharadas soperas de miel disueltas en una taza de agua tibia o té de manzanilla, esta misma solución es útil para combatir tanto la diarrea simple como la disentería.

 

La miel, además de sus componentes nutritivos, contiene inhibidinas, sustancias que le otorgan la capacidad bactericida y antiséptica. Una cucharada de miel ejerce una suave acción expectorante y antitusígena. En gárgaras, alivia la irritación de la garganta, las amigdalitis y faringitis. Además, por su suave acción laxante, es recomendada como sustitución del azúcar en cao de estreñimiento, hay que recordar que es un alimento muy concentrado por lo que no conviene sobrepasar la dosis de 50 gramos diarios de miel.


Por: Equipo de Todos Somos Uno

Referencia: Libro Alimentos esenciales para vivir sanamente – Editorial Época.


(Visited 1 times, 1 visits today)

Etiquetas ,