La soya

Aquí en Todos Somos Uno, continuaremos con esta serie de artículos en donde hablaremos de los alimentos más provechosos que nos brindarán bienestar y salvaran nuestra vida. En esta ocasión hablaremos de la SOYA.

 

La semilla de Soya ha constituido una parte de la dieta de los seres humanos por casi 5,000 años y a diferencia de la mayoría de los alimentos provenientes de las plantas, la semilla de soya es rica en proteínas y se considera equivalente a los alimentos provenientes de animales en términos de calidad de la proteína que contiene. Es originaria de China de donde por medio de los comerciantes llego a Europa en el siglo XVII y al continente Americano 100 años después. La soya pertenece a la familia de las leguminosas, la misma de los frijoles, los chicharos, las alubias, las habas, el garbanzo y la alfalfa. Estas plantas se caracterizan por dar un fruto o vaina alargada llamada legumbre.

 

Al igual que el maíz, la soya da origen a numerosos subproductos alimenticios como son: el go (masa de soya), la leche de soya, el tofu (cuajada de soya similar al queso), el miso y el natto (cuajada fermentada de soya), la okara (sobrante de la fabricación de go), el tempeh (soya entera fermentada), el kinako (harina tostada), el shoyu o tamari (salsa de soya) y la carne vegetal, a la que se le pone sabor y color artificial para que sea consumida con o sustituyendo a la carne.

 

La soya es un producto muy completo que ayuda a regular las funciones intestinales. Ingerir soya, sin importar el producto, confiere cierta protección contra diversas manifestaciones de cáncer, especialmente el del estomago. Contribuye a la regulación sanguínea, por lo que es recomendable para los diabéticos. Ayuda de igual forma a disolver cálculos biliares.

 

A lo anterior debemos agregar que la soya es la mejor fuente de vitamina E después del germen de trigo, y una de las mejores en vitamina K, la soya es una estrella nutricional que brilla por si misma, pues su carne supera cincuenta por ciento en contenido proteico a las carnes rojas, además de que en este producto abunda la fibra dietética, el potasio, el fosforo, el magnesio y el cobre. Su contenido en calcio duplica a la leche y la levadura de cerveza. Es un alimento que puede consumirse diario debido a la versatilidad de productos que de él provienen.

Sin embargo, así como es recomendable consumirlo a diario, no es aconsejable que se coma únicamente un producto derivado de la soya debido a que produce flatulencias; para evitarlas basta variar el menú sin incidir en un solo producto.

(Visited 68 times, 2 visits today)

Etiquetas , ,