HISTORIA DEL REIKI

En un artículo anterior vimos una breve introducción del REIKI, su uso y sus cualidades,  pero ahora veremos algo muy interesante como es la historia de esta técnica,  que fue descubierta a finales del siglo XIX por el teólogo japonés Mikao Usui; él rescató el antiguo arte curativo que había sido olvidado durante mucho tiempo. Se cuenta que investigó a fondo las leyes de BUDA, después de visitar un monasterio ZEN.

Se sabe que el Doctor Usui ayunó y mortificó su carne en el monte Kurama durante un periodo de 21 dias, mientras practicaba la meditación. Y fue allí donde recibió el don del Reiki, cuando se abrió frente a el la fuerza sanadora universal.

Así el doctor Usui, enseño a sus discípulos el don de transmitir la energía, sirviendo ellos mismos como canales para dicho fin.  Y de allí surgieron notables maestros que con la ayuda de estos el Reiki pronto llegó a Occidente.

Como ya lo mencionamos antes, el Reiki no es algo nuevo, sino que simplemente fue rescatado, ya que desde hace miles de años fue utilizado en las diferentes culturas, recibiendo claro, nombres distintos, pero que en general se referían a la misma energía.

Así los egipcios conocían esta energía como “KAL” y era considerada como la vibración que llegaba desde la divinidad y que se expresaba a través de sus distintas representaciones. Ellos tenían esta energía como un método de sanación, y era tan adorada como la senda de regreso al origen.

 

En la cultura Maya, la energía era llamada “PUAH” y se le entendía como la expresión del origen galáctico. Esta cultura consideraba que toda energía se movía desde el centro de la galaxia hasta la estrella “Alción”, y que los planetas reflejaban esa energía sobre la tierra.

Los hindúes por su parte, la denominaron “PRANA”, la cual se refería a la inteligencia infinita. Para ellos constituía la fuente única de energía que alimentaba toda la existencia, haciendo girar la rueda de las rencarnaciones.

En Grecia esta energía se conocía como “PNEUMA”, que era la fuente de toda vida y poder de realización; se entendía como la expresión de la energía vital universal.

Mientras que los chinos la llamaban simplemente “Chi” y era un medio por el cual se manifestaba el Tao (el todo), el sostén de todo lo existente, que se reflejaba en los opuestos complementarios en la creación de las diez mil cosas.

Hasta que finalmente Mikao estudió y redescubrió estos factores que ya habían quedado en el olvido; él aportó el sistema Usui de armonización natural, a través del cual cada uno de nosotros puede expresarse como canal consciente de esta energía infinita inteligente, cuya vibración sintoniza las partículas que nos componen con las del universo.

Este proceso al que llamamos “Armonizacion”, nos permite encontrarnos con nuestro interior y de ese modo hallar los valores de esa misma inteligencia. Así desde nuestra paz y serenidad, estaremos también en condiciones de iniciar un camino de retorno a la salud.

(Visited 5 times, 9 visits today)

Etiquetas , ,