Estudios vinculan la infección por coronavirus con un mayor riesgo de nuevos diagnósticos de diabetes

Más de un año después de recuperarse de una infección por coronavirus, Jennifer Hobbs se está adaptando a su nueva normalidad: niebla mental, dolor en las articulaciones, enzimas hepáticas elevadas y, ahora, diabetes tipo 2. Hobbs tenía prediabetes antes de contraer covid-19, pero sus niveles de azúcar en la sangre estaban bajo control y no necesitaba ningún tratamiento. Recientemente, eso cambió.

«Tomo mi [nivel] de azúcar en la sangre todas las mañanas, e incluso con dos tipos diferentes de medicamentos, está por todas partes», dijo Hobbs, de 36 años. El nuevo diagnóstico de diabetes hace que tanto Hobbs como su médico de atención primaria se pregunten si el coronavirus ha jugado un papel.

Dos años después de la pandemia, los científicos y los médicos están cambiando su atención a las consecuencias a largo plazo del covid-19, denominado «covid largo». Estudios recientes agregan la diabetes a la lista de posibles resultados prolongados del covid-19.

Los expertos han sabido que las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de covid-19 grave, pero ahora se está descifrando una nueva conexión: una en la que una infección por covid-19 puede conducir a un mayor riesgo de diabetes.

Un estudio publicado este mes analizó a personas que tenían casos leves de covid-19 en Alemania y descubrió que tenían un 28% más de probabilidades de tener un nuevo diagnóstico de diabetes tipo 2 en comparación con las personas que nunca se infectaron.

Un estudio en Estados Unidos encontró de manera similar una mayor tasa de incidencia de diabetes en personas que se habían recuperado de covid-19: un aumento del 40% en el riesgo al menos un año después de la infección. Los investigadores estiman que aproximadamente 2 de cada 100 personas infectadas con covid-19 tendrán un nuevo diagnóstico de diabetes.

Este estudio, que se hizo en Estados Unidos, publicado la semana pasada en la revista médica The Lancet, también encontró que incluso entre las personas que tenían factores de riesgo bajos o nulos para diabetes, la infección por covid-19 condujo a un riesgo 38% mayor de diabetes después del contagio con coronavirus.Ingrese su correo electrónico para suscribirse al boletín informativo de cinco cosas de CNN.close dialog

Ponte al día cada mañana recibiendo las noticias de CNN en Español.SuscríbeteAl suscribirte, aceptas nuestrapolítica de privacidad.

Cuanto más grave era la infección por coronavirus de una persona, mayor era su riesgo de diabetes. Para las personas que fueron tratadas en la UCI, el riesgo de diabetes aumentó un 276%. Esta conexión podría estar relacionada con los esteroides que reciben algunos pacientes mientras reciben atención aguda en un entorno hospitalario, lo que puede aumentar los niveles de azúcar en la sangre.

«No [se diagnostica] diabetes uno o dos meses después de la recuperación, sino un año, y está ocurriendo ciertamente en personas que no están hospitalizadas», dijo el investigador principal, el Dr. Ziyad Al-Aly, jefe de Investigación y Desarrollo de el Sistema de Atención Médica VA St. Louis y epidemiólogo clínico de la Universidad de Washington en St. Louis.

Ese estudio usó las bases de datos nacionales del Departamento de Asuntos de Veteranos de Estados Unidos para seguir a más de 180.000 personas después de contraer covid-19. El equipo de investigación comparó los resultados de este grupo con los resultados de un grupo de control de más de 4 millones de personas antes de la pandemia, junto con otro grupo de más de 4 millones de personas durante la pandemia que no contrajo covid-19.

En los niños, el riesgo general de diabetes recién diagnosticada es aún peor. Un informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), publicado en enero, encontró que los niños tenían 2,5 veces más probabilidades de ser diagnosticados con diabetes después de una infección por covid-19 que aquellos que nunca se infectaron.

Investigan el vínculo entre covid-19 y diabetes

Durante muchos años, han circulado teorías acerca de la implicación de la inflamación causada por infecciones virales en la diabetes. Sin embargo, según el Dr. Robert Gabbay, director científico y médico de la Asociación Estadounidense de Diabetes, esta es la primera vez que los estudios muestran una relación tan marcada entre la diabetes y un virus específico.

Todavía no está claro para los científicos por qué el covid-19 está poniendo a las personas en riesgo de diabetes. Una teoría involucra al receptor donde se adhiere el virus en los pulmones, que también está presente en el páncreas.

«Ha habido una serie de estudios que muestran que el SARS-CoV-2 puede atacar las células beta del páncreas y puede causar al menos un daño temporal, si no un daño más permanente», dijo la Dra. Sara Cromer, asistente en medicina del Mass General Hospital en la División de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo. Ella no participó en los dos nuevos estudios.

Las células beta son células pancreáticas que producen insulina. A medida que estas células son destruidas por la infección por covid-19, el cuerpo puede perder su capacidad de producir insulina. Esto es similar a lo que sucede en la diabetes tipo 1, un trastorno autoinmune en el que el cuerpo destruye sus propias células beta y, por lo tanto, no puede producir insulina.

«También es posible que exista la inflamación aguda por contraer covid, que puede estar presente en niveles bajos, incluso en casos asintomáticos o mínimamente sintomáticos», dijo Cromer. «Eso puede conducir a una resistencia a la insulina a corto plazo, que tal vez puede convertirse en una bola de nieve o desencadenar una cadena de eventos que lleva a una mayor resistencia a la insulina a más largo plazo».

Esta segunda teoría explicaría mejor el desarrollo de la diabetes tipo 2, la forma más común, en la que el cuerpo todavía produce insulina, pero se vuelve resistente a ella y, por lo tanto, no puede responder a ella. Los diabéticos tipo 2 constituían más del 99% de los casos de diabetes recién diagnosticados después de la infección por covid-19 que identificó el estudio de Al-Aly.

Cromer dijo que otros factores podrían contribuir a este mayor riesgo de diabetes.

«Cuando te diagnostican con SARS-CoV-2, es posible que te quedes en casa por un tiempo, comas diferente, no hagas ejercicio. Hay varias formas en que esto puede afectar su estilo de vida y comportamiento, y realmente no sé cómo podrían interactuar con la enfermedad metabólica», dijo.

En un estudio dirigido por Cromer, su equipo de investigación descubrió que las personas con diabetes recién diagnosticada después del covid-19 tendían a ser más jóvenes, negras o hispanas, y con seguro insuficiente.

«Pensamos que varias de estas personas podrían haber tenido diabetes preexistente que no había sido diagnosticada porque tenían poco acceso a la atención médica», dijo Cromer.

Once meses después de su infección por covid-19, Claudia Méndez, de 45 años, fue diagnosticada con diabetes tipo 2 durante una visita de atención de urgencia. Se encontró que su nivel de glucosa en la sangre era de 300, un marcado aumento del nivel normal de menos de 140. Para Méndez, estudios como estos finalmente están respondiendo las preguntas de quienes han sufrido covid prolongado en los últimos dos años.

«Es una espada de doble filo el hecho de que nunca quieras estar en este lugar, pero escuchar que incluso te diagnostican, es en cierto sentido, un alivio», dijo.

Estos estudios no implican que casos específicos de diabetes como los de Méndez y Hobbs fueran causados directamente por el coronavirus, pero están cambiando la forma en que los médicos piensan sobre la relación entre las dos condiciones.

Ahora, es posible que el covid-19 deba considerarse un factor de riesgo para la diabetes.

«Creo que el gran mensaje para los médicos es… que saber que alguien tenía una infección por covid debería aumentar su conciencia sobre la posibilidad de realizar pruebas de detección de diabetes», dijo Gabbay.

Atención a las afecciones crónicas

A medida que la diabetes se agrega a la lista emergente de complicaciones posteriores al covid-19, los expertos están preocupados por el impacto asombroso que tendrá en un sistema de atención médica ya sobrecargado.

«Inevitablemente, esto creará una gran cantidad de personas con diabetes recién diagnosticada», dijo Al-Aly. «Esto tiene ramificaciones posteriores realmente serias y requeriría atención de por vida… Creo que debemos estar preparados para desarrollar realmente la capacidad de tratar a estos pacientes».

La pregunta sigue siendo si el sistema de atención médica de Estados Unidos está listo para manejar el aumento en las condiciones crónicas que surgen de la pandemia. El equipo de investigación de Al-Aly también descubrió recientemente que las personas con infecciones por covid-19 tenían un aumento del 60% en los trastornos cardiovasculares después de la recuperación.

«Ya tenemos el desafío de atender a todas las personas con diabetes que existen actualmente. Lo último que necesitamos es aumentar el número», dijo Gabbay.

Original.

(Visited 1 times, 3 visits today)

Etiquetas ,