Tully Kearney, la campeona con parálisis cerebral que cose mascarillas y bolsas para hospitales

Tully Kearney

Tully Kearney debería estar preparándose para los Juegos Paralímpicos de Tokio pero, tras conocer su aplazamiento hasta el verano de 2021, ha decidido ayudar a luchar contra el Covid-19 y lo está haciendo usando su máquina de coser para hacer mascarillas con filtro (para sus familiares y amigos) y bolsas de lavandería que da al personal del hospital de Birmingham, donde se encuentra confinada junto a su madre. Ella reside en Manchester, donde se entrena y estudia Fisiología.

Ver imagen en Twitter

A la campeona mundial de natación, que encontró un patrón en internet para hacerlas, siempre le ha gustado coser. Hace unos años, empezó a hacer collares y pañuelos y los vendía por Internet. Su idea de crear las bolsas de lavandería para el hospital nace para que los sanitarios puedan llevarse eus ropa del trabajo a casa de forma segura y una vez en casa, echarla directamente a lavar.

Ver imagen en Twitter

Kearney, campeona mundial de 50, 100 y 200 metros libres S5, nació con parálisis cerebral y fue diagnosticada de distonía, un trastorno del movimiento que causa contracciones involuntarias de los músculos. En estos 22 años, se ha deteriorado y ha sufrido innumerables lesiones, lo que la ha llevado a ser reclasificada en el deporte. De hecho, se perdió los Juegos de Río por una lesión.

«La razón por la que no me he dado por vencida es porque no he logrado mi objetivo de convertirme en paralímpica. Quiero demostrar a otros deportistas con condiciones neurológicas o progresivas, como la distonía, y a los cirujanos que pensaron que nunca más volvería a nadar, que se puede hacer y que no se debe descartar a nadie», dijo en una entrevista en la web oficial del Comité Paralímpico Internacional.

«Cuando me enteré de que Tokio no iba a ser este año, me decepcioné», dijo. «Me pregunté si había trabajado cuatro años para nada. Pero me facilitó saber que no sólo me estaba pasando a mí, a diferencia de Río, cuando fui la única del equipo de Gran Bretaña que se retiró por lesión. Sería una historia increíble contarles a mis hijos y nietos que fui a los Juegos Paralímpicos 2020 en 2021«, añade con optimismo.

«Sería muy fácil sentir lástima por uno mismo y estar deprimido por la casa, pero eso no sería bueno para tu salud mental o física», dice. «Es importante tener una rutina diaria y recordar que hay que lavarse las manos y usar desinfectante para detener la propagación del coronavirus. Un antiguo compañero de mi padre en la Policía lo tiene y está en cuidados intensivos, así que ha causado un impacto en mi casa», confiesa.

Video insertado

Un improvisado gimnasio en su garaje

En lugar de trabajar con equipos de última generación en Manchester, Kearney ahora se dirige todas las mañanas al garaje de su casa donde su familia ha montado un gimnasio improvisado para ella.

Video insertado

Vive con su madre, Amanda, que es terapeuta del habla y del lenguaje, pero que actualmente ayuda al NHS – el sistema de salud pública de Gran Bretaña. Su hermano mayor, Luke, que es un trabajador sanitario del NHS, le ha dado algunos de sus equipos.

Pero lo más importante es su cinta de correr, que fue adaptada para permitirle usar su apoyador. La placa de pecho le quita la tensión de su hombro. «Normalmente salgo a correr con él en el parque, pero ahora lo uso en el interior de mi cinta de correr. Mi estado físico está bien considerando la interrupción actual«.

A diferencia de algunos atletas, que han elegido tomarse un tiempo libre ahora, Kearney debe seguir haciendo ejercicio o su condición podría empeorar. Se ejercita hasta tres horas al día antes de relajarse en un jacuzzi en el jardín.

Sus entrenadores se mantienen en contacto mediante videoconferencias para ver si está haciendo ejercicio correctamente o para cambiar su rutina. Kearney también se une a las charlas del equipo de video con otros nadadores de élite y el personal.

 

Originales. 

(Visited 1 times, 5 visits today)

Etiquetas , ,