Parálisis cerebral, demencia y muerte: el hombre que puso cara al síndrome de Minamata

Parálisis cerebral, demencia y muerte: el hombre que puso cara al síndrome de Minamata

Eugene Smith (Kansas, 1918) fotografió los desastres de la Segunda Guerra Mundial y, en la invasión de Okinawa, una granada le destrozó la cara y las manos; cuando era adolescente, su padre se suicidó disparándose en un aparcamiento. 

Ninguno de estos horrores le prepararon para lo que iba a ver en Minamata en los años 70, un pequeño pueblo de Japón en el que una empresa química, Chisso, había envenenado a su población vertiendo mercurio en sus aguas residuales. La enfermedad de Minamata, como se conoció mundialmente a los efectos que causaron estos vertidos, es un síndrome neurológico grave que causa ataxia, entumecimiento de las piernas y las manos, pérdida de la visión, de las capacidades de habla y audición, y parálisis, demencia y muerte en los casos extremos.

El fotógrafo de Minamata
El fotógrafo de Minamata

Chisso tardó 15 años en asumir su responsabilidad, tiempo durante el que los habitantes de Minamata siguieron consumiendo los pescados y los mariscos contaminados. Como consecuencia, la siguiente ola de la enfermedad la sufrieron sus hijos, naciendo muchos con parálisis cerebral. En 2009, el número de víctimas del síndrome de Minamata ascendía a 2.271 y los afectados eran más de 10.000.

Eugene Smith vivió en Minamata de 1971 a 1973, acompañado por su esposa Aileen. El fotógrafo de Minamata, de Andrew Levitas, recrea el tiempo que el fotógrafo y su mujer pasaron en este pueblo costero intentando documentar la huella que el desastre medioambiental de Chisso había dejado en sus habitantes, así como las luchas de los afectados contra la empresa química, que se negaba a admitir su culpa.

El fotógrafo de Minamata
El fotógrafo de Minamata

Johnny Depp interpreta a este fotoperiodista alcohólico y drogadicto, de fama imposible y autodestructiva, amante empedernido del jazz, al que echaban de todas la revistas y agencias para las que trabajaba y al que todos los editores abandonaban por imposible. Fue Life, aunque a regañadientes, quien decidió enviarle a Japón para que sus fotografías le contasen al mundo lo que estaba sucediendo en Minamata. Él, convencido de que hacía falta una sola imagen para despertar conciencias, les envió a vuelta de correo El baño de Tomoko. La dureza de la imagen fue demasiado para la familia, que finalmente pidió que fuese retirada de la colección.https://www.youtube.com/embed/vUzURm52gJM

El fotógrafo de Minamata se estrenó el 30 de abril.

Original.

(Visited 1 times, 3 visits today)

Etiquetas ,