Médicos, dentistas, peluqueros, tenderos… así pueden ayudar a un niño con autismo

Pictogramas
Uno de nuestros objetivos es que cada vez se sepa más del autismo y así lograr que nuestro hijo y muchos como él puedan vivir en un mundo más integrador y tolerante. Cada vez se ven más iniciativas que nos devuelven la fe en la humanidad. Personas anónimas que dan un poco de sí mismas para hacer una pequeña diferencia, muy grande para nosotros como padres de niños con necesidades especiales.

Pueblos enteros que llenan sus muros de pictogramas para facilitar la comunicación y la accesibilidad como Renedo de Esgueva, en Castilla y León, con su proyecto de “picto-pueblo” o el proyecto “entiende tu ciudad con pictos”, de la Asociación Navarra de Autismo, con más de 4500 pictogramas repartidos por todo Navarra.

Colocación del pictograma de ANA en la sede central de UPN, en Pamplona.

Colocación del pictograma de ANA en la sede central de UPN, en Pamplona. Navarra.com

Los hospitales también se han sumado a facilitar el acceso a las personas con autismo, entendiendo que puede ser un territorio muy hostil para ellos. Mucha gente, muchas esperas y personas desconocidas que se acercan y les tocan sin que ellos puedan entender muy bien por qué. Doctor TEA es una web donde pueden encontrar toda la información en pictogramas, vídeos reales y 3D para poder trabajarlo antes de ir al hospital -también incluye todas las pruebas médicas posibles y los espacios que van a recorrer-. Lo encontramos incluso útil para calmar la ansiedad de cualquier niño que tenga que hacerse alguna prueba en un hospital cualquiera. Es un programa promovido por la Fundación Orange y la Fundación para la investigación Biomédica del Hospital Gregorio Marañon.

Dentistas como Susana Cruz, que se toman el trabajo de explicar con pictogramas los tratamientos y los cuidados bucodentales y así evitar muchas sedaciones innecesarias.

Peluqueros que con paciencia luchan con todos los problemas sensoriales que hacen que un simple corte de pelo sea para una persona con autismo un auténtico castigo.

Todavía queda mucho, muchísimo por hacer. Hay algunas iniciativas para que los restaurantes tengan menús adaptados, sesiones de cine especiales con menos ruido, luz suave y libertad de movimiento, tiendas con días y horarios especiales en los cuales bajan las luces, apagan la música y crean un ambiente mucho más amigable para la hipersensibilidad que afecta a las personas con autismo. Pero es solamente el comienzo. Y no es cuestión de adaptarnos todos a unos pocos, sino de hacer una sociedad donde todos tengamos cabida.

 

 

 

Original.

(Visited 8 times, 5 visits today)

Etiquetas , , , ,