Hipertensión y diabetes: descubren un vínculo común entre las dos enfermedades

La prevalencia mundial de la diabetes ha aumentado drásticamente en los últimos 20 años. En el año 2000 había 170 millones de personas en todo el mundo que padecían diabetes. En 21 años la cifra creció a 450 millones, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y la tendencia no parece revertirse

Por su parte, en materia de hipertensión, el número de personas de 30 a 79 años con este padecimiento se duplicó entre 1990 y 2019, de 331 millones de mujeres y 317 millones de hombres en 1990 a millones de mujeres y 652 millones de hombres en 2019.

La OMS señala que las personas con presión arterial alta y diabetes corren un mayor riesgo de sufrir un ataque al corazón o un derrame cerebral. Quien tiene diabetes, debe controlar la presión arterial regularmente, ya que las personas que padecen la dos afecciones son más propensas a todo tipo de complicaciones de la diabetes, como problemas en los pies, los ojos y los riñones.

El descubrimiento de un grupo de investigadores publicado en el medio especializado Circulation Research ha demostrado que un péptido-1 similar al glucagón (GLP-1) de una pequeña célula proteica combina el control del cuerpo del azúcar en la sangre y la presión arterial.

El profesor Julian Paton, autor principal de este documento y director de Manaaki Mãnawa, el Centro de Investigación del Corazón de la Universidad de Auckland, indicó: “sabemos desde hace mucho tiempo que la presión arterial alta y la diabetes están inextricablemente vinculadas y finalmente hemos descubierto la razón, que ahora permitirá nuevas estrategias de tratamiento”.“Los medicamentos dirigidos al receptor GLP-1 ya están aprobados para su uso en humanos y se utilizan ampliamente para tratar la diabetes, dijeron los investigadores" (foto: Mejor con Salud)“Los medicamentos dirigidos al receptor GLP-1 ya están aprobados para su uso en humanos y se utilizan ampliamente para tratar la diabetes, dijeron los investigadores» (foto: Mejor con Salud)

La investigación involucró contribuciones de científicos colaboradores en Brasil, Alemania, Lituania y Serbia, así como también en el Reino Unido y Nueva Zelanda.

¿Qué es GLP-1?

El GLP-1 se libera de la pared del intestino después de comer y actúa para estimular la insulina del páncreas para controlar los niveles de azúcar en la sangre. Esto se sabía, pero los científicos descubrieron que el GLP-1 estimula un pequeño órgano sensorial llamado cuerpo carotídeo ubicado en el cuello.

El grupo de la Universidad de Bristol utilizó una técnica genómica imparcial y de alto rendimiento llamada secuenciación de ARN para leer todos los mensajes de los genes expresados en el cuerpo carotídeo en ratas con y sin presión arterial alta. Esto condujo al hallazgo de que el receptor que detecta GLP-1 está ubicado en el cuerpo carotídeo, pero menos en ratas hipertensas.

David Murphy, profesor de Medicina Experimental de la Escuela de Medicina de Bristol de Ciencias de la Salud Traslacionales (THS) y también autor principal, explicó: “localizar el vínculo requirió perfiles genéticos y múltiples pasos de validación. Nunca esperábamos que GLP-1 apareciera en el radar, por lo que esto es muy emocionante y abre muchas oportunidades nuevas”.

El cuerpo carotídeo es el punto convergente donde el GLP-1 actúa para controlar simultáneamente el azúcar en la sangre y la presión arterial; esto es coordinado por el sistema nervioso que es instruido por el cuerpo carotídeo”, explicó el investigador.En el año 2000 había 170 millones de personas en todo el mundo que padecían diabetes. En 2021 años la cifra creció a 450 millones (Getty)En el año 2000 había 170 millones de personas en todo el mundo que padecían diabetes. En 2021 años la cifra creció a 450 millones (Getty)

Las personas con presión arterial alta y diabetes tienen un alto riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares potencialmente mortales. Incluso cuando reciben medicación, una gran cantidad de pacientes permanecerán en alto riesgo. Esto se debe a que la mayoría de los medicamentos solo tratan los síntomas y no las causas de la presión arterial alta y la diabetes.

El profesor Rod Jackson, reconocido epidemiólogo de la Universidad de Auckland, aclaró: “sabemos que la presión arterial es muy difícil de controlar en pacientes con niveles altos de azúcar en la sangre, por lo que estos hallazgos son realmente importantes porque al administrar GLP-1 podríamos ser capaces de reducir tanto el azúcar como la presión juntos, y estos dos factores son los principales contribuyentes al riesgo cardiovascular”.

Audrys Pauža, estudiante de doctorado financiado por la Fundación Británica del Corazón en el laboratorio del profesor David Murphy en la Escuela de Medicina de Bristol y también autor principal del estudio, agregó: “la prevalencia de la presión arterial alta y la diabetes está aumentando en todo el mundo, y hay un necesidad urgente de abordar ambas dolenciasLos medicamentos dirigidos al receptor GLP-1 ya están aprobados para su uso en humanos y se utilizan ampliamente para tratar la diabetes. Además de ayudar a reducir el azúcar en la sangre, estos medicamentos también reducen la presión arterial; sin embargo, el mecanismo de este efecto no se entendía bien hasta ahora”.

Esta investigación reveló que estos fármacos en realidad pueden funcionar en los cuerpos carotídeos para ejercer su efecto antihipertensivo. “A partir de este trabajo, ya estamos planificando estudios traslacionales en humanos para llevar este descubrimiento a la práctica, de modo que los pacientes con mayor riesgo puedan recibir el mejor tratamiento disponible”, dijo el investigador.

Original.

(Visited 1 times, 1 visits today)

Etiquetas ,