El uso de Nintendo Wii para niños con autismo

Proveniente de Nueva Jersey, Estados Unidos y autora del blog The Bon Bon Gazette, MaryTara Wurmser es madre de dos niños, siendo uno de ellos Alex de 11 años, quien cuenta con un trastorno del espectro autista. Hace ya un tiempo, MaryTara publicó en BellaOnline, un artículo compartiendo su experiencia familiar sobre la consideración e incorporación de una consola de videojuegos a su hogar: la Nintendo Wii. Primeramente, su esposo y ella reflexionaron sobre el aspecto económico del asunto, pues querían estar seguros de amar el sistema de juegos antes de realizar la inversión. Aquella seguridad llegó al ver que Alex (de 7 años, en ese momento) se había enamorado de la Nintendo Wii al experimentar con ella en casa de amigos, por tanto ellos tenían que “tener una en [su] familia, sobre todo por Alex”. MaryTara resalta las habilidades de su pequeño con la tecnología al mismo tiempo que destaca la diferencia de la Wii con relación a otros juegos como Nintendo DS y Leapster, puesto que la primera utiliza un estilo de controles remotos y un sistema de sensores en lugar del estilo de controles mediante un teclado. “No es un sistema de videojuegos para sentarse y ‘vegetar’ con él; es interactivo. En lugar de sentarse y pulsar botones o hacer clic en el mouse para controlar el juego, el jugador está de pie, moviéndose, meciéndose y, literalmente, jugando con el televisor”, dijo.

 

 

No es un sistema de videojuegos para sentarse
y ‘vegetar’ con él; es interactivo

Asimismo describe a Alex como un niño sedentario, que se cansa fácilmente y tiene problemas en las actividades físicas debido a su bajo tono muscular y falta de coordinación, con tendencia a ser bastante torpe, desanimarse ante la falta de éxito (por ejemplo con el baseball) y darse por vencido ante la frustración. “En casa de nuestros amigos, nos quedamos impresionados al verlo querer jugar un juego de deportes con otro niño en vez de jugar tranquilamente con su mesa de trenes, como era su rutina. Más sorprendentemente, el juego de la Nintendo Wii tenía un montón de aplausos de fondo, lo que normalmente habría causado un colapso en él, sin embargo no le molestaba. En su lugar, quería jugar más”. “Los únicos problemas que tenía eran dificultades con la toma de turnos y para dejar la Wii al momento de partir. Cuando vi la Wii en stock en una tienda local, sabía que tenía que darle la suya propia. Mi teoría era que si la tenía en casa él podría practicar y trabajar sobre los turnos y jugar a la Wii ya no sería una novedad. Efectivamente, una vez que tuvo su propia Wii los problemas para compartir desaparecieron.” La Wii ayudó a Alex a compartir y jugar con otros (incluso con su hermana menor, con quien nunca antes habían sido capaces de jugar sin la intervención de sus padres), en lugar de jugar siempre solo.
Después de jugar Wii Bowling, Alex expresó interés en ir a jugarlo en un local de bowling, llevando a que sus padres lo inscribieran en un programa de bolos para personas con necesidades especiales.

(Visited 10 times, 11 visits today)