El país donde prácticamente no nacen niños con síndrome de Down

Montañas

Pudiera decirse que se trata del país que ha erradicado el Síndrome de Down, pero semejante titular podría prestarse a confusión.

Si bien podemos afirmar que la cifra de niños con esta condición genética ha disminuido drásticamente en Occidente, gracias a que cada vez son más detalladas y exigentes las pruebas que se les hacen a las mujeres embarazadas, en la isla de Islandia, según datos recientes, la reducción casi a cero de estos nacimientos responde a una drástica realidad.

De acuerdo con estadísticas recogidas recientemente por la CBS, después de que en el año 2000 se introdujeran en el país las pruebas de detección prenatal, entre un 80 y 85% de los padres decidieron realizarse las pruebas, y casi el 100 % de las embarazadas que obtuvieron un positivo en esta anomalía cromosónica tomaron la decisión de interrumpir su embarazo.

Como la ley de ese país permite abortar a partir de las 16 semanas para los casos en los que el feto presenta una deformidad, la realidad es que casi la totalidad de las mujeres implicadas deciden no continuar con su embarazo.

Por ello no podemos afirmar que Islandia haya acabado con el Síndrome de Down, con sus causas -si es que ello será posible algún día.

La noticia entonces debería enfocarse en que en ese país del norte europeo casi no se producen nacimientos de niños con estas características, porque meses antes sus madres deciden abortar apenas tienen conocimiento de que su bebé posee una copia extra del cromosoma 21.

Esta impactante estadística de casi el 100% de los nacimientos (en 2009 vinieron al mundo apenas tres islandeses con síndrome de Down), contrasta con las de países como Francia, donde la tasa de terminación de fetos con el Síndrome de Down es del 77%, o con Estados Unidos, donde es del 67%.

Hay, pero muy pocos

Según las estadísticas, cada año se reportan apenas uno o dos nacimientos de niños con este padecimiento en un país con 331 000 habitantes.

“En Islandia continúan naciendo bebés con síndrome de Down” -aseguró para CBS Hulda Hjartardottir, jefa de la unidad de diagnóstico prenatal del Hospital Universitario Landspitali, el principal centro médico del país-. Algunos de ellos no presentaban alto riesgo en nuestros estudios”.

Pero habría que precisar que estos casos se deben exclusivamente a errores en los diagnósticos, al no presentar las pruebas una fiabilidad total, y no a la decisión de los padres del bebé de tenerlo por el resto de sus vidas.

Como era de esperar, los resultados de esta investigación y su correspondiente difusión generaron polémica, sobre todo en Estados Unidos, donde el derecho al aborto no es concebido de la misma manera que en no pocos países de Europa, y donde la tendencia con respecto a los fetos con evidencias de Síndrome de Down es a continuar con el embarazo, a traerlos al mundo y a hacer todo lo posible por insertarlos en la sociedad.

Entre tantas, resaltó la reacción de grupos conservadores estadounidenses, quienes se mostraron insultados de que, en Islandia, un país pequeño pero altamente desarrollado, la tendencia sea a no propiciar el nacimiento de bebés con este trastorno cromosomático.

Uno de los indignados fue el senador republicano Ted Cruz, quien publicó la siguiente nota en su cuenta de Twitter: “Triste verdad. Las noticias celebrando ‘la terminación del 100%’ de los niños con Síndrome de Down. Los niños con Síndrome de Down deben ser queridos, no terminados”.

Pero desde la fría Islandia se defienden. “No vemos el aborto como un asesinato -precisa Helga Olafsdottir, también del Hospital Landspitali-. Lo vemos como algo a lo que debemos poner fin. Terminamos con una posible vida que podría tener una gran complicación… previniendo el sufrimiento del niño y de la familia. Y creo que es más visto como un derecho que como un asesinato. La vida no es blanca y negro, la vida es gris.”

Por su parte, Kari Stefansson, fundador de deCode Genetics, una empresa consagrada a estudios genéticos, declaró: “Entiendo que hemos básicamente erradicado, casi, el Síndrome de Down en nuestra sociedad. Es muy difícil que haya un chico con el síndrome en Islandia. No creo que haya nada malo en aspirar a tener unos niños saludables, pero cuán lejos deberíamos ir en conseguir esos objetivos es una decisión muy complicada”.

 

VIDEO RELACIONADO: Sofía, la niña con Síndrome de Down que inspira al mundo

 

 

Original. 

(Visited 7 times, 2 visits today)

Etiquetas