El 73% de la población mexicana mayor de 20 años tiene un peso arriba de lo saludable

En México las muertes por diabetes crecieron de 104,354 en 2019 a 152,467 en 2020, esta cifra desde luego refleja parte de la pandemia pero con las enfermedades crónico-degenerativas son muchos los factores que juegan en contra. Por ejemplo, saber que el 73% de las personas mayores de 20 años en el país tiene un peso por arriba de lo saludable, que casi una tercera parte de la población escolar está en la misma condición y que cuatro de cada 10 mujeres adolescentes tienen sobrepeso u obesidad, podrían explicar algo de esta situación. 

El doctor Carlos Aguilar Salinas, del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMSZ), fue el encargado de plantear el escenario crítico que vive el país respecto a esta y otras enfermedades con la ponencia ¿Qué nos dicen las personas expertas en diabetes, obesidad e hipertensión?, esto dentro del marco del programa Salud en tu Vida, recientemente anunciado por la jefa de Gobierno de la Ciudad de México y al que la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación (SECTEI) se integra con un Seminario Permanente.

El médico especialista en endocrinología y medicina interna subrayó que el crecimiento que han tenido los tres padecimientos está determinado también por factores ambientales que interactúan con la genética de la población. Por ejemplo, existen alimentos con un bajo valor nutricional, como las bebidas azucaradas; y alimentos ricos en hidratos de carbono con poca fibra, como los ultraprocesados que abundan en la dieta mexicana. 

Pero satanizar los alimentos anteriores no es suficiente, algo que debe suceder es que la población conozca los alimentos saludables como: verduras, leguminosas, tubérculos, frutos rojos, pollo sin piel, pescado, oleaginosas, y el agua, como principal fuente de hidratación. “El resultado de una mala práctica alimenticia es el incremento de la obesidad en todos los estratos de la población (…) Luego de años con sobrepeso aparecen las enfermedades metabólicas, la más relevante de ellas después de la diabetes, es la hipertensión que la presentan más de 15.2 millones de personas y alrededor del 30% de ellas desconoce esa condición”.

Por otro lado, una vida sedentaria, la falta de incorporación al ejercicio, la ocurrencia de embarazos en condiciones no óptimas, la duración breve del periodo de lactancia, y los trastornos de conducta alimentaria son factores que se han convertido en un indicador que incide directamente en la salud. 

Además, las tres enfermedades referidas tienen en común una baja tasa de diagnóstico, una baja adherencia al tratamiento y un porcentaje reducido de individuos con diagnóstico, tratamiento y control, pues en el país solo el 3.1% de la población cumple con estos tres principios. 

Un cambio de paradigma

La doctora Rosaura Ruiz Gutiérrez, titular de la SECTEI aseguró que tocar estos temas tiene la finalidad de sensibilizar a los habitantes de la ciudad en torno a la importancia de cambiar hábitos y entender que muchas personas pueden tener diabetes y no saberlo; que deben atenderse y cuidarse con una alimentación adecuada y actividad física. “Si lográramos reducir el número de casos por padecimientos como diabetes, obesidad e hipertensión se estima que una tercera parte del costo en salud se reduciría considerablemente en México”.

Aguilar Salinas coincide y recalca que el programa Salud en tu Vida pretende un cambio de paradigma, pues se busca compartir responsabilidades, “hay acciones desde el gobierno, pero una de ellas es informar a la población lo que nos toca como individuos, por ello se pretenden acciones comunitarias de asesoría a pequeños grupos para que puedan identificar las cosas que tienen que cambiar de su estilo de vida para poder ir haciendo la transición individual, familiar y a nivel comunitario”.  

Entre las acciones que mejor costo-eficacia tiene para México es la interacción entre el médico, el nutriólogo y el o la paciente; pero las políticas nutricionales por sí solas no son suficientes. Una estrategia eficaz depende de un esfuerzo conjunto: médicos, nutriólogos, educadores, enfermeras y autoridades de salud, para trabajar con pacientes y familias.

Original.

(Visited 1 times, 6 visits today)

Etiquetas ,