Como una mascota puede ayudar a los adultos mayores a prevenir una discapacidad motriz

En un estudio titulado “Evidencia de que tener un perro protege contra la aparición de discapacidades en la población japonesa mayor que vive en la comunidad”, realizado por investigadores de distintas universidades de Japón se llega a la conclusión del valor de un animal para la salud de las personas. El informe que se publicó recientemente en la revista Plos One, demostró con datos fehacientes que efectivamente si influye la presencia de un perro o un gato en el desarrollo de una discapacidad física o motriz y hasta en la mortalidad de personas adultas mayores.

Durante tres años y medio se dio seguimiento a un grupo de 11 233 adultos con más de 65 años. Al concluir ese lapso, 17.1 por ciento de los participantes desarrollaron alguna discapacidad y 5.2 por ciento falleció. Estos porcentajes se compararon con los de un grupo de adultos mayores sin mascotas a su cargo. 

El resultado fue que “los adultos mayores que cuidaban un perro tenían una probabilidad significativamente menor de la aparición de una discapacidad”, porque los dueños de perros o de gatos “hacen ejercicio con más regularidad y tienen relaciones sociales más estrechas” que los que no tienen mascotas.

Los dueños de perros demostraron una mejor condición física y una menor tasa de mortalidad. De acuerdo con los investigadores, el cuidado diario de una mascota puede desempeñar un papel importante en la salud y favorece un proceso de envejecimiento más exitoso. Aunque, los autores descubrieron que tener un gato no impacta de la misma forma en el desarrollo de una discapacidad motriz.

Original.

(Visited 1 times, 11 visits today)

Etiquetas , ,