Castigo



Por: equipo de redacción T2S1

Ya hablamos del método para que se porte bien nuestro ser querido, pero que sucede cuando en realidad tenemos que castigarlo, esto sucede cuando las conductas son altamente negativas y es necesario eliminarlas de forma rápida, el castigo puede resultar una buena herramienta. El empleo del castigo es una práctica muy extendida dentro del ámbito, familiar y escolar, aunque no es una de las técnicas mas adecuadas para cambiar o mejorar la conducta de una persona con discapacidad o un pequeño difícil.

El castigo por sí solo únicamente sirve para eliminar conductas no deseadas y nunca para potenciar la aparición de conductas nuevas deseables.

El AISLAMIENTO: Consiste, como su nombre indica, en aislar a la persona fuera del espacio en el que esta llevando a cabo la conducta a eliminar. Este método no sirve cuando se beneficia el castigado, cuando al sacarle fuera se libra de hacer algo que le desagrada: hacer los deberes, comer algo que no le gusta, etc.

El aislamiento debe ir acompañado de premios (reforzadores positivos) y la mayoría de las veces no va a ver necesidad de acudir a castigos más severos.

Por ejemplo, llevar a la persona después de que se comporte mal a un espacio aislado dentro de la casa y que no le cause miedo, pero sí aburrimiento.



Mientras se lo lleva, mantener la calma: no hacer ningún tipo de comentario (insultos, gritos, regaños…) e ignorar completamente sus quejas.

Dejarle un tiempo corto, no más de un minuto por año de edad de la persona.

Cuando se llegue a la habitación o lugar en el que va a permanecer, con voz firme se le ha de decir: “Ya que continúas haciendo…. Vas a estar aquí hasta que yo te mande sacar”

Si, al sacarlo, se le encuentra rompiendo objetos, chillando, etc. Se le debe obligar a recoger todo lo que ha tirado y permanecer un tiempo más (20 segundos aproximadamente).

Es muy importante reforzarle cuando haga bien las cosas: dándole algo que le guste y felicitándole por ello, así aprenderá las conductas que debe repetir y las que no.

 

Referencia – Cómo manejar los problemas de un hijo difícil – Luis Hazel – Editorial Época.

 

(Visited 7 times, 2 visits today)

Etiquetas