Autismo: el mundo necesita todo tipo de mentes

El mes de abril permitió ubicar en la agenda al espectro autista, ya que fue el mes de concientización y visibilización de esta condición. La neurodiversidad empezó a hacerse presente en diferentes espacios públicos y en algunos discursos políticos. La neurodiversidad nos ayuda a explicar  las variaciones que existen en el funcionamiento del cerebro y la mente humana, se incluyen diferentes diagnósticos, el autismo, la dislexia, el síndrome de down y el trastorno por déficit de atención entre otros. El término neurodiversidad, fue creado en 1998 por la Doctora Singer, para definir las variaciones del funcionamiento de los cerebros, encontramos un funcionamiento típico y un funcionamiento diferente o atípico que incluye a las personas que tienen dislexiadispraxiaTDAH (Trastorno por déficit de atención con hiperactividad) epilepsiatourette, o que por sus diferentes características  se encuentran dentro del espectro autista.

Hablar de autismo en este enfoque posibilita por un lado, comprender de manera más adecuada y más amplia, ya que pone de manifiesto que todas las personas presentan un desarrollo del cerebro diferente. Y por otro lado, posibilita pensarnos como una sociedad diversa, invita también a reflexionar sobre los derechos de las personas con discapacidad, comprendiendo que las limitaciones se encuentran en la sociedad que no brinda las herramientasni promueve entornos accesibles. La Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad reconoce a la discapacidad como un concepto que “evoluciona y que resulta de la interacción entre las personas y las barreras debidas a la actitud y al entorno que evitan su participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con las demás”, agrega “la necesidad de promover y proteger los derechos humanos de todas las personas con discapacidad, incluidas aquellas que necesitan un apoyo más intenso”. 

Las personas con autismo viven en nuestro mundo

En relación a estos derechos, a estas necesidades de mayor o menor apoyo, para que las personas dentro del espectro autista puedan mejorar su cotidianeidad y su calidad de vida, hace unos dìas, el 9 de mayo, la diputada del Partido Demócrata Progresista, Josefina Canale, presentó una iniciativa para que las personas autistas sean atendidas con prioridad. Según lo publicado por la Cámara de Diputados: “Lo que buscamos con este proyecto es ayudar a los familiares de personas que tienen TEA. Uno de los aspectos de la iniciativa estipula la identificación de las personas con espectro autista para poder ser atendidas con prioridad, aunque quienes no quieran llevar una identificación podrán exhibir el certificado de discapacidad.”

Las personas autistas presentan desafíos en algunas áreas del desarrollo: la interacción social, el lenguaje y la comunicación, la imaginación, la simbolización y el juego. El espectro autista, tiene además, diversas características que se presentan de manera diferente. Las personas autistas y sus familias conocen la importancia de que la iniciativa sea aprobada y se les brinde prioridad en la atención, ya que se les dificulta la espera porque los entornos no están preparados para personas autistas. Por ejemplo, no hay pictogramas que les permitan anticipar ciertas situaciones o que indiquen que deben esperar, además todos los aspectos relacionados con la percepción e información sensorial, ciertos estímulos como las luces o algunos sonidos, que pueden resultar dañinos y generar dolor.  

Hasta hace poco tiempo el color representativo del autismo era el azul y su imagen se asignaba al rompecabezas. En las últimas investigaciones y declaraciones realizadas por autistas adultos verbales y por sus familias, se puede ver que el símbolo que prefieren es el del infinito multicolor, ya que representa la cantidad de características que se pueden encontrar en el espectro, como en el infinito, y porque se ubican dentro de la neurodiversidad. En el proyecto presentado se podría tomar en cuenta esta representación como identificación o, como lo declaró la diputada Canale, el certificado único de discapacidad. 

En este mundo vivimos todos, los neurotípicos y los neurodivergentes. ¿Qué necesitamos para transformar esta sociedad en una mejor sociedad? ¿Qué necesitamos para incluir y para convivir? ¿Qué necesitamos para ser empáticos día a día?

Necesitamos generar más espacios, comprender que ser diferente no es algo negativo, ser diferente no es sinónimo de inferioridad, ser diferente es un derecho. Necesitamos informarnos, involucrarnos, hablar de autismo, hablar de neurodiversidad y brindar apoyos desde cada uno de nuestros espacios: la escuela, el ambiente laboral y el social. Así lo expresó la zoóloga e intelectual auitsta Temple Grandin: «El mundo necesita todo tipo de mentes». 

Original.

(Visited 1 times, 8 visits today)

Etiquetas