Asperger y Autismo de alto funcionamiento, ¿son lo mismo?

El Autismo, categorizado bajo la etiqueta de Trastorno General del Desarrollo en los manuales médicos de salud mental, se trata de una problemática de por vida, muy compleja, que es considerada una condición de tipo espectro, pues suele presentarse y afectar de diferente manera a las personas, presentando, además, variaciones en intensidad y formas de manifestarse.

Normalmente, el Autismo se presenta como dificultades en el habla y la interacción social, aunque también puede generar problemas en el manejo de las emociones o los estímulos externos.

Considerando su condición de espectro, dentro del Autismo tenemos diversas categorías de clasificación, entre ellas el Autismo de Alto Funcionamiento (AAF), caracterizado porque las personas con esta condición presentan muchos menos conflictos de desarrollo y aprendizaje.

Al menos 400 mil niños y niñas en México viven con autismo

Es esta misma clasificación de Alto Funcionamiento se incluye la que usualmente puede considerarse también como Asperger, aunque hay profesionales que aún debaten al respecto.

El Asperger es otro Trastorno General del Desarrollo, caracterizado fundamentalmente por problemáticas en el aspecto de la interacción social. 

Este aún se encuentra en debate, pues algunos médicos consideran que podría ser una presentación más del Espectro Autista (TEA), mientras otros defienden que podrían ser dos cosas completamente diferentes.

La razón del debate se sostiene en que Autismo Asperger presentan características muy similares, pero también tienen sus diferencias.

Su médico Image PlaceHolde

(foto: unsplash)

Diferencias entre Asperger y Autismo

Lo primero a considerar es que para muchos, el Asperger podría ser una categoría más dentro del Espectro Autista, pues presentan muchas similitudes, y solo hay unas pocas diferencias:

  • Diagnóstico.
    Normalmente el diagnóstico para niños autistas se realiza a los tres años de edad, ya que el niño no balbucea, ni emite palabras o intentos de ellas, lo que llama la atención de los cuidadores. En el Asperger, el niño usualmente no tiene problemas para aprender a leer o sus movimientos, por lo que la edad de descubrimiento puede ser hasta los 7 años, donde los problemas de interacción social suelen notarse más.
  • Habilidades motoras.
    Se ha visto que los niños con Asperger tienen más problemas en el desarrollo de su cuerpo, a diferencia de los niños con Autismo, que no presentan estas dificultades. Los primeros pueden golpearse o tropezarse sin querer, y tienen problemas para coordinarse o realizar actividades que requieran el uso de destreza fina.
  • Lenguaje.
    Las personas con Asperger suelen no presentar problemas en el desarrollo del lenguaje, de hecho, se ha visto que muchos niños y jóvenes tienen un glosario muy amplio y formal, además de que inventan sus propias palabras. Son muy correctos al hablar. Por otro lado, las personas con Autismo tienden a presentar problemas para aprender el lenguaje en todas sus versiones, lo que genera un retraso en el desarrollo.
  • Aprendizaje.
    Aquellos diagnosticados con Asperger no suelen tener problemas para aprender nuevas cosas; de hecho, está demostrado que tienen un coeficiente intelectual por encima del promedio, y que son muy habilidosos, tienen buena memoria, principalmente con temas que les agradan. Un Autista que no sea considerado de Alto Funcionamiento, usualmente puede presentar problemas para aprender.
Su médico Image PlaceHolde

(foto: unsplash)

Autismo de Alto Funcionamiento (AFF)

Este término, aunque no médico, fue acuñado para clasificar a las personas con autismo que no tienen problemas con el lenguaje, por lo tanto son personas que pueden leer, escribir y hablar (y pueden ser buenos con ello).

Se trata de personas, usualmente niños, donde el Coeficiente Intelectual siempre es mayor de 70.

Como característica fundamental, estas personas tienen problemas con las habilidades y relaciones sociales; se les dificulta el comprender sentimientos ajenos, o la interpretación de gestos o reacciones de terceros.

Al igual que las personas con Asperger, captar el humor y fundamentalmente el sarcasmo puede ser difícil.

Además de esto, puede ser que prefieran no mantener contacto visual con las personas, que su tono de voz sea monótona, y que mantener relaciones con otros les resulte complicado.

Su médico Image PlaceHolde

Autismo de Alto Funcionamiento (AAF) y Asperger

Dentro del manual diagnóstico americano de salud mental, en su edición número cinco, estos dos trastornos están englobados en una misma categoría, que forma “Trastornos del Espectro Autista de Nivel 1”.

Las diferencias entre ambos no son muy definidas, de hecho, algunos médicos han considerado que el Asperger es un Autismo de Alto Funcionamiento.

Ambos grupos tienen características iguales, como el alto coeficiente intelectual, las habilidades motoras y de lenguaje, y las complicaciones con las relaciones sociales, tema que para ellos puede resultar frustrante, y se ha reportado que en muchos casos utilizan libros como fuentes de “estudio social”, para así aprender cómo deben comportarse.

En muchos casos, las personas suelen recibir un diagnóstico de AFF durante la niñez, y en la adultez se les diagnóstica Asperger.

Es por eso que existe el debate sobre si es que el Autismo de Alto Funcionamiento y Asperger son lo mismo, o si es que son diagnósticos diferentes.

Sin embargo, independientemente de los diagnósticos o terminologías, debemos recordar que al final del día lo más importante es que son personas, que debemos cuidarlas, apreciarlas, y valorarlas.

Original.

(Visited 1 times, 28 visits today)

Etiquetas ,