Àngela Mora, una gimnasta con síndrome de Down que hace historia

Àngela Mora tiene 17 años y ya ha hecho historia. Es la primera gimnasta con síndrome de Down en competir en un Campeonato de España absoluto de gimnasia artística. Ha competido en la categoría Base 2. Puntuada con el mismo criterio que todas las demás, se ha clasificado en el número 73 entre cien chicas en el campeonato de Pamplona. “Todo el mundo me aplaudía, me sentí bien y feliz, eso es más importante para mi”, cuenta.

“Empecé a entrenar con cinco años. Me gusta hacer gimnasia, tenía una amiga con síndrome de Down que lo hacía, fui a probarlo y me gustó. Es muy duro pero poco a poco, lo hago mejor. Vivo en Maials y entreno en Lleida los viernes tres horas y el sábado cuatro en el Club Gimnàstic FEDAC», cuenta. Estudia un Itinerario Formativo específico (IFE) de Auxiliar de ventas y atención al público en la Escola del Treball de Lleida y más adelante le gustaría ser masajista y ayudar a la entrenadora.

Ángela Mora
Àngela Mora Familia Mora-Parés

Dice que lo que más le cuesta trabajar son las barras paralelas: “Me gustan, pero hay veces que me cuestan mucho. También es el ejercicio que más me gusta, me gusta hacer la voltereta canaria”.

Está muy ocupada. Desde su pueblo va a estudiar a Lleida en un autobús que sale a las 7.15 de la mañana. Hay días que vuelve con el autocar de las 16:30 y otros que se queda en Lleida hasta la tarde y van a buscarla sus padres. El jueves por la tarde acude a la asociación Down Lleida a hacer logopedia, formación prelaboral y también actividades de ocio.

Tiene un hermano de 12 años, Arnau. Su madre, Olga Parés cuenta así que se ayudan mutuamente. “Arnau está muy feliz de que su hermana haya podido competir a nivel estatal. Cuando salió del pabellón se dieron un fuerte abrazo, él sabe que su hermana, por tener síndrome de Down, lo ha tenido más difícil que el resto de gimnastas. Está orgulloso”.

Gimnasia inclusiva

Olga Parés está convencida de que para Àngela, el premio fue que la seleccionaran. “Ya sabíamos que haríamos historia. Nuestro objetivo es que esto no quede en una noticia, sino que siga. Lo que deseamos es que otros entrenadores, otros equipos, vean que no es tan difícil, al final es otra gimnasta más”, afirma.

Sabe que Àngela puede ser el espejo en el que se vean otras chicas y chicos y otras familias: «Nosotros pertenecemos a Down Lleida (es la presidenta) y vemos que hay familias que dudan de si sus hijos podrán estar bien compitiendo. Y claro que sí pueden”.

Ángela Mora y su entrenadora, Maribel Moncasí, en Pamplona
Ángela Mora y su entrenadora, Maribel Moncasí, en Pamplona Familia Mora-Parés

“Al final –agrega– tienes que escuchar a tus hijos y si realmente les gusta, tienes que ir a por todas y hemos tenido la gran suerte de encontrarnos con una entrenadora que apostó por ella y creyó en sus capacidades y que ha luchado un montón”. Habla así de Maribel Moncasí.

Cuando conoció a Àngela, Maribel ya entrenaba a otra chica con síndrome de Down. Primero Àngela participaba en los Special Olympics. Como se organizaban pocas competiciones propuso a la Federación Catalana que la niña compitiera. Y se salió con la suya. Después de que la catalana apostara, faltaba el otro paso, que la Federación Española diera el si. Aceptó con la condición de ser puntuada como las demás niñas y a su entrenadora le pareció perfecto. “Es gimnasia inclusiva”, afirma.

Diana Plaza Martín, Àngela Mora y Maribel Moncasí
Diana Plaza Martín, Àngela Mora y Maribel Moncasí Federación Española de Gimnasia

“Hay ejercicios que los hace muy bien y otros que no tanto. Me daban miedo las paralelas, le cuesta volar, pero tuvo 5,5. En potro sacó un 8, en barra un 6,5 y en suelo un 6,5”, reconoce la entrenadora. Y pide que en el reportaje aparezca la frase que comparte con su equipo. Es esta: “No es campeón quien gana, sino quien lo intenta”.

La secretaria técnica de gimnasia artística de la Federación Española de Gimnasia, Diana Plaza Martín, dice que la participación de la niña le ha aportado a todo el colectivo de deportistas. “Ha supuesto felicidad porque todo el mundo quiere hacer este deporte y porque se haya podido hacer realidad el sueño que a Àngela le hace feliz”, cuenta. “Estamos muy contentos de verla disfrutar en la pista y de que todo el mundo haya tenido una experiencia diferente, sobre todo muy humana, es una maravilla poderlo disfrutar, que lo haya disfrutado ella y todos los demás, probablemente muchísimo”, concluye.

Original.

(Visited 1 times, 3 visits today)

Etiquetas ,