18 trabajos del futuro (nadie está preparado)

No hay forma de evitarlo: el trabajo está cambiando. Sin embargo, independientemente de lo que argumenten cientos de artículos desinformados al respecto, el trabajo en sí mismo no va a desaparecer a corto plazo, por mucho que la discusión merezca nuestro tiempo. El trabajo, de hecho, está en constante cambio, en constante evolución, siempre de forma progresiva, nunca a la vez, ya que creamos nuevos problemas con la misma rapidez con la que resolvemos los antiguos. Un ejemplo: la tecnología nos ha permitido «inventar» la economía del trabajo, que ha llevado a la creación de una industria completamente nueva de trabajos francamente terribles.

Entonces, si el trabajo no va a desaparecer, pero los roles van a evolucionar debido a la tecnología, los cambios demográficos, la urbanización, la escasez, el cambio climático… ¿a qué carrera deberían aspirar nuestros hijos una vez que salgan de la Universidad del Espacio? En mis tiempos, los jugadores profesionales y los YouTuber no eran una opción, pero ahora esas profesiones reportan millones a los jóvenes con el talento y la dedicación suficientes para desempeñar esos papeles, y muchos niños aspiran a seguir los pasos de sus ídolos. Está claro que todo es posible.

Con esto en mente, a continuación se presentan 18 trabajos del futuro que probablemente se harán realidad en los próximos 30 años.

Las nuevas plataformas de trabajo del futuro

1. Director de Edge Computing

¿Cuándo pasará IoT del ámbito de la I+D de alta tecnología al de las tiendas de gama baja? ¿En 5 años? ¿En 10 años? Probablemente menos. En cualquier caso, cuando la tecnología se democratice, alguien tendrá que encargarse de responder a las siguientes preguntas clave, y más: ¿Qué objeto conectar? ¿Responde realmente una camiseta conectada a una necesidad concreta? ¿Qué datos son interesantes desde el punto de vista empresarial? ¿Qué infraestructura habrá que adaptar? ¿Crear? ¿Qué impacto empresarial se espera a largo plazo? ¿Qué UX para esos objetos conectados? ¿Qué pasa con los sistemas heredados? Un gestor de Edge Computing debe saber responder a estas preguntas cuando el consejo de administración llame a la puerta.

2. Guía de la tienda digital

Imagina que Amazon.com fuera un mercado físico. ¿Cómo de grande sería? ¿Cómo nos perderíamos? ¿Cuántos asesores de ventas necesitaríamos para satisfacer a todos? El sentido común (y decenas de libros de estrategia) nos dice que la mayor ventaja que tienen las tiendas sobre los canales digitales es su personal. Es lógico, pues, que a medida que las plataformas se hacen cada vez más omnipresentes, las marcas y plataformas digitales contraten a compradores personales/guías de tiendas digitales para convertir una experiencia de compra online a menudo frustrante en un paseo agradable para quienes puedan permitirse ese servicio.

Deténganme si han escuchado esto: los ricos reciben ayuda personalizada y los pobres un chatbot que no funciona.

3. Cuentacuentos de realidad aumentada

La Realidad Virtual no ha cumplido todo lo prometido (todavía). La Realidad Aumentada, sin embargo, está de moda, y probablemente seguirá estándolo. A medida que la economía de la experiencia y el concepto de gamificación cobran fuerza, es lógico que pidamos a nuestra experiencia de realidad aumentada que tenga una gran historia de la que uno pueda aprender grandes lecciones. Aquí es donde entra el narrador. Este trabajo permitirá a las entidades crear tanto escenarios de formación inmersivos (militares y corporativos) como oportunidades de marketing difíciles de detectar.

4. Constructor de mundos

Puede que la Realidad Virtual no haya cumplido, pero aún no está muerta. Una vez que hayamos construido nuestras líneas argumentales (véase más arriba), tenemos que crear mundos enteros (pensemos en Ellen Page en Inception). Esta función requiere muchas de las mismas habilidades que se exigen a los diseñadores de videojuegos, pero con un objetivo totalmente diferente. También en este caso, las posibilidades de formación son infinitas, pero el aspecto psicológico también es divertido de imaginar: ¿por qué matar a los demonios internos cuando puedes fingir que los matas en el mundo digital?

5. Experto en bloqueo de anuncios

Edge Computing, tiendas digitales, RA, RV… Todas estas tecnologías crearán un mundo completamente nuevo para los anunciantes. Así es como nos desenvolvemos. Y en cuanto nos cansemos de la novedad, querremos bloqueadores de anuncios, que tendrán que ser lo suficientemente avanzados como para detectar anuncios incrustados dentro de la propia realidad, donde sólo las gafas de RA podrían detectarlos, por ejemplo.

«Bloqueador de anuncios para su heladera»… los titulares se escriben solos.

El nuevo marco jurídico empleos del futuro

6. Responsable de ética

Las empresas se posicionan cada vez más para contrarrestar los fallos de los gobiernos. Es probable que esta tendencia continúe, dada la creciente proximidad entre las empresas y sus clientes (si sus anuncios son una indicación, Zara me conoce mejor que yo mismo). En este nuevo mundo corporativo, el responsable de ética desempeñaría un papel similar al del moderno director de RSC, con la diferencia de que se le tomaría en serio dentro de la organización, ya que trataría regularmente con directores financieros y directores técnicos.

7. Responsable de confianza

La confianza está a punto de convertirse en un asunto MUY importante, como ya hemos empezado a ver en la era de las «Fake News». Por ello, no parece demasiado descabellado contratar a alguien que se encargue de que los clientes sepan que pueden confiar a la corporación sus datos privados, sus ahorros, sus secretos, sus seres queridos… Algo así como las relaciones públicas, pero tomadas en serio. Tal y como están las cosas, yo sólo confío en mi barbero y en mi camarero, así que está claro que las corporaciones tienen mucho margen de mejora en este aspecto.

8. Representante de datos personales

Este papel está relacionado con mi sueño de inventar un sistema por el que las empresas paguen por los datos utilizados para alimentar los algoritmos que destruyen el empleo, devolviendo un poco de justicia a la economía.

Un PDR sería una persona o empresa que representaría legalmente la totalidad de los datos de alguien y los invertiría en las bases de datos adecuadas para que sus clientes obtuvieran mejores rendimientos. Al PDR le interesaría asegurarse de que nadie utiliza los datos de sus clientes sin un interés legítimo o sin su consentimiento, por lo que su función sería doblemente útil. También ayudaría a implantar un marco básico para la portabilidad de los datos, que es cada vez más un requisito legal, gracias al renovado interés antimonopolio.

Los nuevos trabajos de la inteligencia artificial del futuro

9. Investigador de datos

Como he mencionado una y otra vez, los algoritmos deben ser capaces de explicar su mecanismo subyacente en términos sencillos. Esto es aún más importante a medida que la IA se integra en la vida cotidiana, incluso en el sistema judicial. Creo que debería haber un botón junto a los anuncios en Instagram que dijera: «¿Por qué estás viendo esto?».

Esto no ocurrirá.

Lo que SÍ puede suceder es la creación de un papel que implique hurgar en el código para encontrar por qué ese coche se desvió hacia un grupo de niños de preescolar en lugar de atropellar a una mujer embarazada.

Buena suerte.

10. Detective de datos

Mientras que un investigador de datos responde a las preguntas que se han formulado, un detective de datos (qué nombre más chulo) generaría respuestas a preguntas que no se han formulado necesariamente, escarbando en los datos producidos por las nuevas tecnologías, como el Internet de las cosas. ¿El hecho de no tener leche conlleva un aumento de la delincuencia? ¿El aumento de los drones implica una disminución del nacimiento de palomas?

No lo sé, pero me gustaría que (alguien más) lo averiguara.

11. Agente de atención al cliente predictivo

Sí, los centros de atención al cliente ya existen, pero con el auge del Big Data, creo que algunas de las empresas más avanzadas podrían querer dejar de ser reactivas a los problemas de sus clientes y empezar a ser proactivas. Basándose en los perfiles de los clientes, sus hábitos de compra y el índice de problemas de calidad de un producto, adivinar si el cliente tiene o no un problema con un producto o un servicio puede no ser tan difícil como parece.

Y llamar un día antes de que el horno de uno se estropee estadísticamente me parece un montón de ingresos sin explotar.

Los empleos «puente» del futuro

12. Analista de colaboración hombre-máquina

Es probable que la automatización afecte a un porcentaje significativo de puestos de trabajo en un futuro muy próximo (¿he oído un 51%?). Pero aún quedan muchas preguntas por responder antes de entregar totalmente las riendas a los robots y los algoritmos. ¿A quién y qué emparejamos? ¿A quién automatizamos? ¿Cuándo? ¿Aumentamos o sustituimos? A medida que el aumento se hace omnipresente, responder a estas preguntas será clave en la mayoría de las industrias. Los economistas y sociólogos deberían ser los encargados de elaborar las respuestas pertinentes, pero no me sorprendería que los consultores se encargaran de ello.

Sí.

13. Facilitador de TI

Todos lo hemos notado: Las TI y las operaciones necesitan aprender a comunicarse mejor. Sin embargo, hablar ambos idiomas es un talento poco común, al igual que combinar las necesidades del negocio con las habilidades tecnológicas/técnicas y los presupuestos de hardware. Este sería el papel del facilitador de TI, que debería sacar a las PMO de sus miserias. Esperen que los pocos elegidos lleven una vida financiera muy gratificante.

14. Campeones de los trabajadores

Por último, una vez que hayamos decidido qué y quién va a automatizar, y que tanto la parte de TI como la parte operativa de la empresa se hayan puesto de acuerdo sobre el camino a seguir, todavía tiene que haber una forma de informar de manera justa y con tacto a los trabajadores de la nueva estrategia. Y, dependiendo del sector, puede que estos trabajadores no sean los más conocedores de la tecnología. O los más comprensivos. Aquí es donde entra en juego el Campeón de los Trabajadores. Para demostrar que este papel es necesario, busque en Google las jaulas de los trabajadores.

Sí, estoy diciendo que los sindicatos deberían volver. Y ya va siendo hora.

Los nuevos empleos de las ciudades del futuro

15. Analista de ciudades inteligentes

Los urbanistas vuelven a estar de moda. Con el creciente uso de coches inteligentes, drones, la optimización del espacio de oficinas post-Covid… su ayuda será muy necesaria. Por ejemplo, si los coches ya pueden aparcar solos fuera de la ciudad sin conductor, ¿necesitamos tantas plazas de aparcamiento? Si tengo los datos de todos los móviles de la ciudad, ¿puedo enviar más, o menos policías o bomberos en una zona? Las posibilidades son infinitas, pero hay que sopesarlas con cuidado: la forma en que diseñemos las ciudades hoy tendrá un impacto en el mundo durante los próximos 50 años.

16. Conservacionista

A medida que las ciudades crecen, evolucionan y adquieren un mayor coeficiente intelectual, nos veremos obligados a prescindir de partes del pasado. El trabajo del conservacionista consistirá en preservar digitalmente las imágenes y los planos de las carreteras y los edificios, para que nuestro pasado pueda seguir informando para siempre nuestro futuro.

Esta función ya existe, de hecho, pero a una escala mucho menor: es difícil meter un edificio entero en un museo.

17. Mecánico de coches a distancia

A medida que los coches se automatizan y se conectan más, ¿tendremos que ir siempre a ver a nuestro mecánico para cada pequeño problema? Probablemente no.

Si todo lo que se dice sobre los gemelos digitales es cierto, es posible que pronto veamos que muchas de las funciones que actualmente están orientadas al cliente se vuelvan más remotas. Apostaría a que los mecánicos van con la primera ola.

18. Analista de microrredes

A medida que las energías renovables adquieren mayor protagonismo, es probable que cada casa produzca energía para su propio uso. Sin embargo, si alguien se va de vacaciones, esa energía podría quedar sin utilizar, y podría venderse a un vecino que esté celebrando una fiesta y necesite más electricidad para el holograma del Príncipe que ha planeado estrenar.

Ahí es cuando entraría en juego el analista de microrredes, que se aseguraría de que la energía se utiliza de la forma más eficiente posible en un nivel mucho más pequeño que el que estamos acostumbrados actualmente, pero con un número mucho mayor de fuentes de energía que van a más lugares.

Conclusión

Otros trabajos verán un renacimiento, como el de los conserjes (más paquetes, más problemas) y el de los artesanos (con el avance de ciertas tecnologías, las economías de escala no son tan necesarias como antes).
Otros serán cada vez más importantes (sanidad y educación). Por último, algunas no cambiarán, pero se potenciarán: el cuidado de personas, la banca, la enfermería, la formación, la I+D, los RRHH… todas ellas podrían verse aumentadas, y muchas ya han iniciado ese camino.

Mis hijos nacerán en un mundo complicado. Un mundo hostil, a veces. Un mundo que se calienta, más preocupante.
Sólo cabe esperar que encuentren su camino en este embrollo y elijan una carrera que les asegure la supervivencia y la felicidad en los confusos años que se avecinan.

Original.

(Visited 1 times, 1 visits today)

Etiquetas ,