Señales de una depresión posparto

Tener un bebé es un momento maravilloso para la mayoría de las mujeres. Sin embargo, muchas se sienten tristes, asustadas o ansiosas. Si estos síntomas desaparecen en pocos días, habrán soportado la llamada “melancolía posparto”. En cambio, si los problemas se prolongan más tiempo y son más intensos, sufren una depresión posparto, que afecta al 10 % de las madres, según el Hospital Gregorio Marañón de Madrid.

La depresión posparto es una enfermedad mental grave que involucra al cerebro y afecta tu salud física y conductual de las mujeres que la padecen.

Falsos mitos de la maternidad

En este contexto, influyen (y mucho) los mitos. Se ha extendido la idea de madre perfecta. Las mujeres que tienen esta idea son más susceptibles a la depresión cuando deben hacer frente a las obligaciones del día a día de ser madre.

El mito del instinto maternal es uno de los más extendidos. Las madres primerizas creen que deben saber cuidar a un recién nacido, como si hubiese un manual de instrucciones al respecto. Pero, en realidad, es un aprendizaje continuo. No deben preocuparse, por ejemplo, si no son los suficientemente maternales, porque el vínculo entre madre e hijo se desarrolla con los días, señalan desde este hospital.

Otro mito que hay que desterrar: no existe la madre perfecta. Tampoco existe el recién nacido perfecto. Puede ser que nuestro bebé no sea como lo había imaginado y unos ponen más facilidades que otras en su cuidado.

Causas de la depresión posparto

Los cambios hormonales pueden desencadenar síntomas de depresión posparto. Cuando estás embarazada, los niveles de las hormonas femeninas estrógeno y progesterona están en su punto más alto. En las primeras 24 horas después del parto, los niveles hormonales disminuyen rápidamente a los niveles normales previos al embarazo. Los investigadores creen que este cambio repentino en los niveles hormonales puede generar depresión.

Esto es similar a los cambios hormonales previos al período menstrual de la mujer, pero involucra cambios mucho más extremos en los niveles hormonales, apuntan desde los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

Los niveles de las hormonas tiroideas también pueden bajar después del parto. Esto se parece mucho a la manera en que los pequeños cambios hormonales pueden afectar el estado de ánimo de las mujeres antes de tener el período menstrual.

Otros sentimientos pueden contribuir a la depresión posparto son:

– Cansancio después del trabajo de parto y el alumbramiento.

– Cansancio por dormir poco o haber dormido mal.

– Dudosas sobre su capacidad para ser una buena madre.

– Estresada por cambios en las rutinas del trabajo y la casa.

– Falta de tiempo libre.

– Adopción de alguno de los falsos mitos.

Señales para identificar una depresión posparto

Según los especialistas del Gregorio Marañón, es más probable que la depresión postparto aparezca en mujeres que no tenga el apoyo del padre o aquellas que hayan tenido depresión posparto previa, trastornos psicológicos, o estrés. Cabe destacar que no se relaciona con la edad materna ni con el número de hijos.

Como se ha apuntado anteriormente, algunos cambios normales después del embarazo pueden generar síntomas similares a los de la depresión. Muchas madres se sienten abrumadas cuando un nuevo bebé llega a sus vidas. Sin embargo, estos síntomas persisten durante más de dos semanas, tenemos que ponernos en contacto con un especialista o médico:

– Sentimientos intensos de ira o depresión.

– Sentimientos de tristeza, duda, culpabilidad o desamparo.

– No somos capaces de cuidar de nosotros mismos o del recién nacido.

– Problemas con las tareas domésticas.

– Trastornos del apetito.

– Crisis de ansiedad y pánico a quedarse soca en casa con el bebé.

– Miedo a dañar al bebé.

– Tener ideas autolesivas e incluso de suicidio.

Original.

(Visited 1 times, 3 visits today)

Etiquetas