¿Qué es la psiconutrición?

Alimentos sobre la mesa.

Qué palabra tan bonita cuando la escuchamos y estamos en esa fase de nuestra vida en la que nos planteamos perder algunos kilillos. ¿Qué será eso de la psiconutrición? ¿Alimentarnos a través de la mente? ¿Alimentarnos de las emociones? ¿Pensar en comida todo el rato? Vaya lío.

Yo la primera vez que escuché este termino fue en México hace ya casi 8 años. Los mexicanos son una población con unos niveles de obesidad tanto adulta como infantil desorbitadas, y por lo tanto, nos llevan un poco de ventaja con el tema de la obesidad y el sobrepeso. Al principio me pareció un palabra bastante rebuscada, pero poco a poco le fui encontrando todo su potencial.

Por una parte hace mención a la nutrición. La alimentación es el recurso que necesitamos para sobrevivir. Es biología pura, una necesidad de las llamadas básicas o primarias que la practicamos desde que venimos a este mundo hasta que lo dejamos. Por otra parte se refiere a la psique, a nuestra mente. Y aquí es donde viene el problema. ¿Comemos para nutrirnos, o para otra cosa?

Mi experiencia me dice que utilizamos la comida para muchas más cosas de las que nos podemos imaginar.

Nos gratificamos o nos castigamos con la comida.

Utilizamos la comida para chantajear, para imponer nuestro criterio con los padres.

Seguimos utilizando la comida para aliviarnos o para disminuir estados tensionales internos o de agitación.

La comida ( y la bebida) se ha convertido en una excusa social para todo tipo de celebraciones.

Quedamos con amigos que no vemos en mucho tiempo, pues quedamos a comer.

Que nos vemos todos los días, pues mañana quedamos y nos vamos de cañas.

Que he encontrado trabajo, mañana quedamos y lo celebramos.

Que en trabajo han ascendido a nuestro jefe, nos vamos de comida.

Que nuestra empresa ha conseguido un contrato importantísimo, pues todo cristo mañana de catering en la empresa.

Que nos quedamos embarazados, hay que celebrarlo.

Que ha nacido mi hijo, venir a casa a comer.

Cumpleaños, comidas familiares, fiestas importantes, bodas, bautizos, comuniones, etc…. Cualquier reunión con nuestros similares estará organizada en torno a la comida. Cualquier pretexto es bueno para organizar algo donde la comida tome protagonismo.

giphy (3)

¿Qué puede hacer por mi la psiconutrición?

Creo que este post se me quedaría corto para poder enumerar todo lo que se puede conseguir con esta disciplina pero intentaré aportar las mas importantes:

Aprender a conocer los tipos de alimentos y que función aportan.
Aprender a elegir los alimentos más adecuados a nuestras circunstancias.
Aprender a cocinar los alimentos de forma mas saludable.
Aprender a prevenir enfermedades a través de los alimentos.
Aprender a reconocer nuestras emociones y no acallarlas con la comida.
Aprender a resolver conflictos personales de forma adecuada y no pagarlo con la comida.
Aprender a canalizar los estados emocionales negativos de forma adecuada.
Aprender a desprenderse de la culpa por no hacer las cosas como me hubiesen gustado.
Aprender a conocer mi cuerpo y como responde ante la comida.
Aprender a aceptarme tal y como soy.
Aprender a pensar de forma mas adecuada.
Aprender a no autoexigirnos la perfección y ser más tolerantes.
Aprender a despojarnos de nuestros pensamientos limitantes sustituyéndolos por otros más adecuados.
Entrenar nuestra asertividad.
Entrenar la motivación.
Potenciar nuestra autoestima.
Gestionar el estrés.
Identificar y saber discriminar el hambre emocional del hambre fisiológico.
En definitiva, se trata de cambiar la relación con la comida que hemos establecido durante toda nuestra vida.

Os pongo un ejemplo personal. Yo cuando era pequeño y mi madre me tenía que llevar al practicante ( si al practicante, porque los que tenemos ya unos años hemos pasado por los practicantes, que eran unos enfermeros que se especializaban en poner todo tipo de inyecciones a niños y adultos), yo me ponía de los nervios y montaba unas de flipar.

giphy (2)

Mi madre para “convencerme” me compraba un donuts de chocolate y así se me pasaba el dolor de la inyección y el cabreo monumental que llevaba. Es un ejemplo burdo y significativo pero, ¿ os podéis imaginar que se le estaba enseñando a ese niño que las montaba gordas cada vez que le tocaba ponerse una inyección? Pues sí, nada más y nada menos que a acallar o superar estados emocionales negativos con un donuts de chocolate.

Si esto se repite durante mucho tiempo o el impacto emocional de la situación que lo causa es de unas características importantes, la asociación queda establecida y cada vez que ese niño, una vez que sea adolescente o adulto, tenga un problema que le enfrente a un estado emocional negativo ( y los habrá os lo aseguro) recurrirá a la comida ( o a los dulces) para superar ese estado emocional que tanta inquietud le está provocando. Y lo hace porque lo ha aprendido y lo ha ido repitiendo durante toda su vida. Conocer que no se debe de comer para calmar la ansiedad no es suficiente para modificar este comportamiento, hacen faltan más recursos.

Aquí es donde la psiconutrición entra en juego.
Original.

(Visited 12 times, 4 visits today)

Etiquetas , , ,