Nueva terapia promete mejor calidad de vida a pacientes con esclerosis múltiple

EM

La EM es una patología crónica del sistema nervioso central que afecta al cerebro y la médula espinal. Los síntomas más comunes son problemas en la visión, debilidad en las extremidades, dificultad para caminar, trastornos de equilibrio, entre otros. Debido a que tiene diversas manifestaciones por la multiplicidad de síntomas y que su evolución es distinta en cada persona, la EM requiere una atención y tratamiento personalizado adecuado a la situación de cada paciente.

Una nueva terapia innovadora aprobada por el Instituto de Salud Pública de Chile (ISP) para la esclerosis múltiple remitente recidivante (EMRR), peginterferón beta-1a, fue presentada en el marco de un simposio realizado en Santiago, dirigido a la comunidad médica y organizado por Biogen. Se trata del primer y único interferón pegilado de administración subcutánea una vez cada 2 semanas, indicado para el tratamiento de la esclerosis múltiple remitente recidivante (EMRR) en adultos de 18 años de edad o mayores.

Este nuevo tratamiento demostró reducir la tasa anual de brotes en 36% y el riesgo de progresión de la discapacidad confirmada a las 24 semanas (análisis ‘post-hoc’) en 54%, comparado con placebo. Se aplica mediante una pluma precargada que presenta un diseño sencillo para facilitar su autoadministración. Una de las principales diferencias que aporta es la pegilación, un proceso científico que optimiza las propiedades de la molécula aumentando su tamaño y mejorando su solubilidad, lo que prolonga el tiempo de circulación resultando en una vida útil más larga.

El jefe de Neurología de la Clínica Las Condes, Manuel Fruns Quintana,explicó que “mediante la pegilación se consigue el cambio en las propiedades de la molécula inicial, logrando una mayor estabilidad y niveles séricos más constantes durante tiempos más prolongados. De esta forma mejora su actividad, al mismo tiempo que posibilita una menor frecuencia de administración sin perder eficacia. Es por ello que determinados fármacos se someten a este proceso a fin de mejorar sus propiedades”.

“Peginterferón beta-1a aporta una nueva alternativa terapéutica eficaz sin efectos adversos significativos. Es superior a los interferones convencionales, tanto en la reducción de la tasa anualizada de brotes como en la progresión de la discapacidad. Además puede mejorar la adherencia al necesitar sólo 2 dosis por mes, lo cual es fundamental para la eficacia del tratamiento y, por tanto, la calidad de vida de los pacientes”, indicó por su parte el doctor Mario Rivera, jefe del Servicio de Neurología de la Clínica Dávila.

La evidencia clínica

Las conclusiones presentadas por el estudio Advance demostraron que peginterferón beta-1a administrado una vez cada dos semanas redujo significativamente la tasa anualizada de brotes en 36% y el riesgo de progresión de la discapacidad confirmada a las 24 semanas (análisis ‘post-hoc’) en 54%, en comparación con placebo. También disminuyó el número de nuevas lesiones realzadas con gadolinio en 86% y el número de lesiones T2 hiperintensas nuevas o ampliadas medidas por resonancia magnética en 67%, versus placebo.

Del mismo modo, los resultados del estudio de extensión ATTAIN confirmaron dichos datos de eficacia luego de seis años de tratamiento con peginterferón beta-1a cada dos semanas, mostrando una baja tasa anual de recaídas al igual que el número de lesiones medidas por resonancia magnética, que también se mantuvo bajo, y de acuerdo a las conclusiones mostradas en Advance.

La esclerosis múltiple es una enfermedad crónica del sistema nervioso central en la cual las mismas células inmunológicas destruyen la mielina, la sustancia que recubre a las fibras nerviosas. Sin la mielina las fibras nerviosas pierden la habilidad de conducir adecuadamente impulsos motores (que realizan los movimientos) y sensitivos (que reciben las sensaciones).

En el mundo, 2.300.000 personas están afectadas por la EM; en Chile, según un estudio realizado en Santiago, la prevalencia estimada es 11,7 por 100.000 habitantes.5 Afecta al doble de mujeres que hombres y es la enfermedad neurológica más discapacitante padecida por adultos jóvenes.6

Si bien la EM aún no tiene cura, se ha avanzado mucho en su conocimiento y tratamiento logrando modificar el curso natural de la enfermedad a través de la reducción de la cantidad y severidad de los brotes, la disminución en la aparición de nuevas lesiones cerebrales, el retraso en la progresión de la discapacidad, y la mejora en la calidad de vida.

Original. 

(Visited 4 times, 2 visits today)

Etiquetas ,