Harvard confirma la enfermedad del beso como principal causa de la esclerosis múltiple

En enero, uno de los misterios de la ciencia y la medicina fue desvelado: una de las principales causas por las que se origina la esclerosis múltiple.  Un estudio de la Universidad de Harvard descifró uno de los misterios de la medicina, comprobando que el riesgo de desarrollar esclerosis múltiple se multiplicaba por 32 tras la infección por el virus de Epstein-Barr. El estudio se hizo con 10 millones de personas y se tradujo en que  el 97% de las que sufrían Esclerosis Múltiple se habían infectado previamente del virus Epstein-Barr. Hasta ese momento, los tres millones de personas que viven con esclerosis múltiple en el mundo no sabían hasta ahora cuál era el auténtico detonante de su enfermedad.

Ahora, meses después, y tras iniciarse la investigación en torno a este pionero descubrimiento, el epidemiólogo italiano Alberto Ascherio, líder de este estudio, vuelve a confirmar que la posibilidad de desarrollar esclerosis múltiple sin haber sufrido previamente la enfermedad del beso es »prácticamente 0».

Los virus causan enfermedades graves

Según ha declarado en una entrevista a el diario El País, Ascherio cree que »la esclerosis múltiple es una complicación rara de la infección con el virus de Epstein-Barr, pero siempre hay otros factores». Y en relación a como un padecimiento que puede padecer tan común, causa una enfermedad tan grave, el investigador señala que »muchos virus causan raramente enfermedades graves». Por ejemplo, en el caso de la enfermedad del beso también causa el linfoma de Burkitt, un tipo de linfoma no Hodgkin de células B agresivo (de crecimiento rápido) que se presenta con mayor frecuencia en los niños y los adultos jóvenes.

De hecho,  otras investigaciones habían encontrado células inmunes B infectadas por el virus de Epstein-Barr en pacientes con esclerosis múltiple. Un fármaco mostró resultados positivos en este sentido interrumpiendo la cascada autoinmune mediada por células impulsada por células B infectadas con EBV.

«Nosotros demostramos que el virus causa la enfermedad, pero hay dos aspectos: puede causar solo el inicio de la enfermedad o además causar su progresión. Es casi seguro que si el virus está presente siga estimulando esta respuesta autoinmune», afirma.  También expone en esta misma entrevista que »también es posible que, incluso eliminando el virus, este proceso inmunitario siga por su cuenta. Todavía no sabemos la respuesta», afirma el epidemiólogo.

Y para explicar como hay gran parte de la población que no desarrolla la esclerosis múltiple, mientras que el 94% de las personas han padecido en algún momento de su vida el virus de Epstein-Barr, recuerda como existen otros factores que juegan un papel clave. »Siempre hay una predisposición genética, factores ambientales, otras infecciones o un conjunto de factores. Es lo mismo que ocurre con la covid: algunas personas se mueren y otras no tienen síntomas», aduce.

FUTURO TRATAMIENO

En cuanto a si este descubrimiento puede suponer un gran avance en materia de futuros tratamientos, el epidemiólogo se muestra esperanzado.  »Lo que se puede hacer es bloquear la replicación del virus cuando la célula se reproduce.»Los antivirales son la opción más factible, con algunos proyectos en marcha. »Nosotros mismos intentamos hacer estudios con algún antiviral que tiene eficacia contra el virus, pero no tenemos una bala mágica, un fármaco que mate al virus de forma definitiva. Hay fármacos con actividad intermedia, que disminuyen la proliferación, pero no sabemos si será suficiente.», sentencia.

Original.

(Visited 1 times, 5 visits today)

Etiquetas