Desempleo juvenil: ¿capacitar a los jóvenes es suficiente?

Desempleo juvenil: ¿capacitar a los jóvenes es suficiente?

Samantha Sánchez Chávez es ‘egresada’ de Grupo Bimbo. Llegó como becaria a la compañía multinacional, a través del programa gubernamental Jóvenes Construyendo el Futuro, que comenzó en diciembre de 2018.

Esta plataforma vincula a diferentes empresas con personas de 18 a 29 años, que no estudian ni trabajan, con el objetivo de que tengan a un tutor del sector empresarial, que los ayude a desarrollar en un año competencias que incrementen sus posibilidades de empleabilidad.

Al tiempo reciben un apoyo mensual de 4,310 pesos, así como un seguro médico contra enfermedades, maternidad y riesgos de trabajo. Sánchez era parte de esta población, y decidió aplicar al programa para formarse en Bimbo.

Durante su capacitación, la joven asegura que aprendió a ser más empática y a trabajar en equipo. También desarrolló su capacidad de adaptación y un sentido de pertenencia que le abrieron las puertas de la empresa para sumarse a la nómina, al término de su entrenamiento.

Junto a ella, Daniel Servitje, director general y presidente del consejo de Grupo Bimbo, señala que la empresa ha contratado de tiempo completo a otros 181 aprendices, de 2,000 que han pasado por la compañía, mediante la plataforma gubernamental. “De otra manera no hubieran entrado”, afirmó durante una conferencia en la que se evaluó el programa.

Luisa María Alcalde Luján, secretaria del Trabajo y Previsión Social, explicó que ha servido para atender una problemática en el país: millones de jóvenes no estudian y no trabajan por falta de alternativas. “Tenemos mucho trabajo por delante, pero creo que hasta ahora podemos sentirnos por lo menos conformes de que 1.8 millones de jóvenes hayan sido partícipes de este programa. Que los hayamos incluido al mercado laboral, que hayan tenido la confianza de inscribirse y de vincularse. Esa experiencia no se las quita nadie”, mencionó durante el evento Jóvenes Construyendo el Futuro, ‘Impulsando el talento mexicano’.

La secretaria agregó que la expectativa es vincular a más de 400,000 nuevos aprendices hasta diciembre. Por lo pronto, ya se incorporaron 100,000 de ellos en junio pasado.

Sobre la tasa de abandono del programa, Alcalde Luján dijo que ella no lo plantearía de esa manera. “Lo que pasa es que este programa es de hasta un año (de capacitación), es decir, si los jóvenes son contratados o consiguen un mejor trabajo, entonces tienen la posibilidad de optar por una mejor alternativa”, comentó.

El acceso al empleo

Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), apuntó que lo más difícil para una sociedad es la movilidad laboral. “Todos queremos trabajar y ser útiles, dar lo mejor de nosotros mismos para ir construyendo una mejor familia, pero también una mejor comunidad y sociedad”, afirmó.

El representante del sector empresarial destacó la importancia de hacer el programa más inclusivo. En el país hay más de 24 millones de jóvenes de entre 18 y 29 años, de los que 5.8 millones no participan en procesos educativos o productivos.

En 2019, la tasa de desempleo juvenil en el mundo fue de 13.6%, de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), y alrededor de 267 millones de jóvenes no trabajan ni estudian, lo que supone uno de cada cinco. En México, los últimos datos de la OCDE, la tasa de desempleo juvenil en abril de este año fue de 11.6%, comparado con el 8.3% del mes anterior. La organización atribuye este crecimiento a que los trabajadores jóvenes tienen contratos menos estables y en los sectores más afectados por la crisis del COVID-19.

Aunque Jóvenes Costruyendo el Futuro se ocupa de la capacitación de los jóvenes en México, no todos tienen la oportunidad de incorporarse a las empresas, donde recibieron su formación anual, debido a la falta de puestos de trabajo disponibles.

Iván Sandoval, responsable del programa Jóvenes Construyendo el Futuro en Liverpool, comentó que de 1,200 becarios contrataron a 136 en sus unidades de negocio.

Dentro de su plan de capacitación, el retailer les da a los aprendices herramientas para que desarrollen su inteligencia emocional, un curso propedéutico de inglés y sesiones de desarrollo profesional donde les enseñan cómo armar un currículum, cómo presentarse en una entrevista y cómo usar las plataformas de búsqueda de empleo.

“Es un programa con buena intención, pero que no responde a la realidad de los jóvenes porque el problema de fondo es la falta de empleos formales y el desarrollo económico que permita crear nuevos puestos”, opina por su parte Tomás Rosales Mendieta, profesor titular de la Facultad de Contaduría y Administración de la UNAM.

El programa ayuda parcialmente, agrega, pero no le resuelve a un joven su vida inicial laboral porque no hay forma de retenerlo en la empresa si no hay una economía que ayude al desarrollo del mercado nacional, apunta.

“Por el lado presupuestal, la iniciativa genera una gran carga financiera. Hemos visto que hay abusos en el manejo de las becas y además el uso electoral del programa desvirtúa su objetivo. Y desde el punto de vista de las empresas, considero que es una medida inadecuada porque necesitan talento preparado para los retos actuales, más que becarios que pueden tener intereses ajenos a los de la organización”, concluye.

Original.

(Visited 1 times, 1 visits today)

Etiquetas , , ,