Y es que no puede ser… (Testimonio de una madre)

omentario de la autora:
Ángela, este poema lo escribí en momentos de dolor y resignación en este camino de madre especial que Dios escogió para mi aprendizaje. Esos momentos de diagnósticos, malas noticias y falta de esperanza que se entremezclan con mis sueños de realizarme profesionalmente como individuo. Te mando mi poema para compartirlo contigo y con tus lectores.
Serían las únicas personas que quizás puedan comprender mis sentimientos, aún después de 12 años… María Isbelia



Y es que no puede ser…

Estos días de luz yo no puedo sentir,
un invierno ha pasado, no lo puedo notar
ni el color de los árboles distinguir he podido
ni la brisa anhelada mi piel puede gozar.

Duele profundamente cuando no puedes ser,
esa ambición de hacer que no pueda nacer
ese sueño de adulta que nunca pudo ser.
Y es que la vida danza al son que a ella le gusta
a ese son que no entiendo pero debo bailar
día a día, paso a paso, respiro y suspiro.

Hay deberes que hacer y el amor es deber
cuando un día profundo decidiste hacer
procrear es un sueño cuando el sol es caliente
y hoy por hoy, confundida, quisiera ver la luz.

¿Y es que hay luz?
Si su voz no la escucho y suspiro por ello
y sus pasos son falsos en su débil andar
Y sus manos cerradas manejarse no pueden
en este mundo ilógico que no sé transitar.

Hallo Luz en sus ojos brillantes
su sonrisa de Ángel que me quiere gritar
cuantas cosas bonitas me pierdo en este instante
En su sol, en su brisa, en su mar.

Y es que la vida es rara, las cosas no se dan
en el orden que yo planeo realizar
y este dolor profundo que ya siento latente
en este día triste no puedo erradicar.

Y es que no puede ser que un amor tan bonito
me produzca nostalgia y dolor y algo más
y llamar a la Luz no produce descanso
aunque el amor regresa y me puedo calmar.

María Isbelia Morales de Tomodo
Junio 2003

(Visited 6 times, 3 visits today)

Etiquetas