Síntomas que no tomas en cuenta de que estás enfermo del hígado

Ranita enbriagada

Todos somos conscientes de que tenemos que cuidarnos. A veces el dicho “mejor prevenir que curar” es de gran sabiduría, sobre todo en cuanto a nuestra salud se refiere. ¿Sabías que el hígado, por ejemplo, tiene más de 500 funciones vitales? Entre ellas está la producción de bilis, ayudar a transportar los desechos y descomponer las grasas en el intestino delgado durante la digestión. Si algo dentro de nuestro cuerpo no funciona, el resto del sistema se viene abajo.

E. Zamorano

Como hemos dicho, el hígado es muy importante, pero como él, cualquier otra parte de nuestro cuerpo que a veces nos “habla” y no entendemos. Por ello vamos a ennumerar una serie de síntomas queen ocasiones pueden confundirse pero que si se diagnostican a tiempo pueden ayudarte a prevenir achaques futuros.

Hinchazón de vientre

Hay muchas causas por las que podemos tener la tripa más hinchada de lo habitual, desde una buena comilona a cambios hormonales. Sin embargo, también puede ser un síntoma de que algo no funciona como es debido.

Foto: iStock.

Foto: iStock.

Lo dice el doctor Narayan Menon, director de trasplantes en la Clínica Cleveland, para ‘Reader’s Digest’: “El aumento de la presión dentro de los vasos sanguíneos que rodean el hígado puede conducir a la acumulación de líquido en el abdomen”. Es importante consultar a un médico, “por si las moscas”.

Se te sube la bilirrubina

Tienes los ojos amarillos. Y no nos referimos con ello a que el color de tu iris sea un poético tono miel. Este color puede ser un síntoma de que tu hígado no está funcionando muy bien y es probablemente el signo más específico de la enfermedad hepática. Cuando el hígado tiene problemas para descomponer la bilirrubina, se acumula, y es lo que ocasiona que las partes blancas del ojo adquieran ese tono.

No puedes parar de rascarte

Un hígado que no funciona a la perfección puede, lo creas o no, causar picazón. Según el doctor Menon “se piensa que está relacionado con la sal biliar”. La bilis es una sustancia digestiva producida por el hígado, pero en las personas con cirrosis biliar primaria (una enfermedad hepática autoinmune que hace que el conducto biliar se colapse) puede acumularse y causar síntomas como la picazón. Tampoco te obsesiones porque te rascas cuando te pica un mosquito, pero tenlo en cuenta.

No te pases con el alcohol, estás haciendo trabajar a tu hígado en exceso

Igual te piensas que no pasa nada por tomarte cuatro cervecitas y dos copas de vodka pero el hígado ayuda a tu cuerpo a eliminar sustancias químicas y toxinas, por lo que bombearlo de manera constante significa que le estás haciendo trabajar horas extras. Compadécete de él un poco y dale de vez en cuando unas merecidas vacaciones.

La noche te confunde

Y no solo la noche. Si últimamente te has sentido un poco aturdido u olvidas cosas no te pongas dramático y pienses que te vas a morir, pero tampoco lo dejes pasar. La encefalopatía hepática es una afección que ocurre cuando el hígado no puede eliminar correctamente las toxinas del cuerpo y generalmente sucede en pacientes con enfermedad hepática crónica, cirrosis o hepatitis.

Tienes más peso del que deberías

Estarás harto de oírlo. Ya sabemos que tener sobrepeso a la larga conlleva muchos problemas de salud. La enfermedad del hígado graso no alcohólico es una de ellas, especialmente en personas de 40 y 50 años y básicamente significa que la grasa se ha acumulado alrededor del órgano. A veces, esto conduce a la cirrosis, que es la cicatrización del hígado. La buena noticia es que puede controlar o cambiar los factores que aumentan el riesgo de desarrollar la enfermedad, como la obesidad, el colesterol alto y la diabetes.

Vigila también tu cuerpo si tienes casos en tu familia o siempre estás cansado

Si tienes cualquiera de estos síntomas, en tu familia hay un historial de enfermedades relacionadas con el hígado, has tenido algún caso de hepatitis A, B o C, o siempre estás cansado, lo mejor será que consultes a un médico. No te alarmes antes de tiempo pero revisa esas pequeñas llamadas que el cuerpo te hace. Como hemos dicho antes: mejor prevenir que curar.

 

Original.

(Visited 1 times, 1 visits today)

Etiquetas ,