La AFE se inspira en los fotógrafos ciegos de Nueva York

Fotógrafos

Cuarenta años cumple la AFE en pocos días. La agrupación fotógrafa más longeva de Extremadura tiene entre 75 y 80 socios que pagan siete euros al mes para material, viajes y el local de la plaza de la Soledad. Los lunes por la tarde la sala se queda pequeña. Charlas, talleres, y revisión de trabajos para seguir aprendiendo. Calendario intenso desde septiembre hasta junio.

El pasado lunes sorprendieron las fotos que mostró Juan José Bolaño a sus compañeros. Siluetas sombreadas, claroscuros, imágenes abstractas a partir de figuras definidas… Estética común. Pero había algo más. Cada instantánea la firma un fotógrafo ciego o con problemas graves de visión.

A Bolaño le llamó la atención una campaña publicitaria de los ordenadores Mac y buscó a su autor. Le sorprendió tanto la historia de Steven Erra que investigó su método de trabajo y su trayectoria.

«Tener el mejor equipo no garantiza un buen trabajo. Tenemos que investigar continuamente»

Ahora prepara un taller para interesados en conocer esta forma de vivir la fotografía. Lo del lunes fue solo una primera toma de contacto. «Yo aluciné cuando descubrí sus historias y quería compartirlas con los demás». Steven Erra participa en trabajos conjuntos del Seeing with Photography Collective, una asociación de fotógrafos ciegos o casi invidentes de Nueva York. Sufre una ‘visión de túnel’, conocida como retinitis pigmentosa. Antes de perder la visión estudiaba Bellas Artes y no se descolgaba la cámara del cuello. La percepción artística no se apagó con su enfermedad. Según Bolaño, se adaptó. Utiliza la vieja técnica de pintar la luz.

Los fotógrafos invidentes, explica, trabajan con algún asistente que encuadra el marco. Disparan en un cuarto oscuro con el obturador abierto por completo. Las instantáneas van sucediéndose a partir del barrido que hacen a la silueta del objeto retratado con una pequeña linterna. No alteran digitalmente sus imágenes: las distorsiones luminosas, formas borrosas o brillantes que consiguen salen a partir de la técnica que emplean. Ninguno ve el resultado de sus fotos, se la explican los demás. El método, insiste Bolaño, no es nuevo, ya se practicaba en la época analógica. Pone como ejemplo las icónicas tomas de Picasso pintando toros que le hizo en 1949 Gjon Mili, el retratista de la revista Life. En ese trabajo se ve al pintor detrás de una silueta del animal sosteniéndose en el aire. A Picasso le gustó tanto el efecto que repitió en varias sesiones posteriores. Algunas se expusieron en 1950 en el Museo de Arte Moderno de Nueva York. «Hay resultados sorprendentes y es un reto técnico».

Para Bolaño, la historia de Steven Erra confirma su teoría de que los debates sobre Nikon o Minolta, lentes fijas o con zoom y luz fija o flash se resuelven fijándose en la persona que dispara. «Tener el mejor equipo no te garantiza un buen trabajo. En este campo tenemos que investigar continuamente porque lo importante no lo aporta el material sino quien lo maneja».

En ese afán por indagar intuye el éxito de la AFE. Cuentan, por ejemplo, con la biblioteca temática más completa de la ciudad. Los socios se han preocupado siempre por conocer técnicas, fotógrafos y estilos casi desconocidos. La mayoría se inició en el mundo analógico. Compartían carretes y material de revelado, pero poco a poco fueron migrando al digital porque cada vez costaba más encontrar películas y papel barato. Ahora, en cambio, hay una corriente en la agrupación que está volviendo de nuevo a lo analógico. Algunas empresas que mantienen las patentes han retomado las ventas y hay nativos digitales interesados en experimentar con los carretes. «En realidad es una escuela. Todos aprendemos porque todos aportamos algo a los demás». De cara a este cuarenta aniversario ultiman una programación especial que recuerde su trayectoria.

Fotógrafos

No esconden su modesta aportación a la cultura visual de la ciudad. Casi todos los cursos que organizan acaban con lista de espera y algunos alumnos se enganchan después a los talleres semanales de cada lunes para seguir mejorando.

Los más aventajados se animan a los viajes y visitas que derivan en exposiciones como la de El Corte Inglés sobre Lisboa.

 

Original. 

(Visited 1 times, 1 visits today)

Etiquetas