El TDAH y el autismo dejan su ‘firma’ en los dientes de leche

Las “firmas metabólicas en los dientes de leche pueden distinguir el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) del trastorno del espectro autista (TEA), así como los casos en que ambos trastornos del desarrollo neurológico están presentes, tal y como sugiere una investigación preliminar.

Dichas firmas implican alteraciones en el metabolismo de ciertos elementos esenciales y tóxicos, lo que sugiere que la regulación metabólica de los nutrientes y las toxinas juegan un papel en estos trastornos del desarrollo neurológico.

“Es importante enfatizar que esta no es una herramienta de diagnóstico, pero debido a que estamos recogiendo esta desregulación en el metabolismo durante el período prenatal, existen posibles implicaciones para que sea una herramienta de detección temprana, con mucha más investigación”, ha explicado su coautora Christine Austin, de la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai en Nueva York, al medio Medscape Medical News.

Elaboración del estudio

Los investigadores de este estudio, que ha sido publicado en ‘Translational Psychiatry’, analizaron los dientes de leche para obtener perfiles temporales de exposición prenatal y temprana a 10 metales. La cohorte de 74 niños del ‘Estudio Ratss’ incluyó a 41 niños neurotípicos, 13 niños con TDAH, 8 con TEA y 12 con TDAH y TEA.

Los investigadores encontraron que cada condición tenía una firma metabólica única que muestra una combinación de desregulación en las vías metabólicas que involucran elementos esenciales y tóxicos.

En el TDAH, hubo evidencia de disminución de la estabilidad del ciclo, la duración y la complejidad en los perfiles de exposición al cobalto, cobre, plomo o el zinc.

La relevancia del plomo

Los estudios anteriores han demostrado que los niveles elevados de plomo están correlacionados con la gravedad de los síntomas del TDAH, y varios estudios describe los posibles roles del zinc en el TDAH, señalan los investigadores.

“También pudimos identificar firmas elementales distintas, también en presentaciones de comportamiento combinadas”

Varias enzimas que se cree que tienen un papel esencial en la neurofisiología del TDAH dependen del cobre. La desregulación de zinc o deñ cobre también puede aumentar la susceptibilidad al daño oxidativo de los tejidos o al estrés oxidativo del cerebro al dañar las defensas antioxidantes, una posible fisiopatología del TDAH.

“Curiosamente, no solo pudimos identificar firmas elementales distintas para aquellos con TDAH o TEA, sino también en presentaciones de comportamiento combinadas. Este hallazgo a nivel molecular está en amplio acuerdo con las características clínicas de estas afecciones donde se observa una superposición significativa en sintomatología “, escriben los investigadores.

Puerta de entrada a más estudios

“Los epidemiólogos ambientales generalmente estudian la exposición a elementos esenciales y tóxicos al examinar la cantidad de un elemento determinado al que estuvo expuesto un niño, pero nuestro trabajo indica que la forma en que un niño metaboliza las exposiciones ambientales es esencial para el desarrollo neurológico saludable“, ha explicado  el coautor del estudio Paul Curtin,  de la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai en Nueva York, por medio de un comunicado de prensa.

Austin también advierte de que el estudio fue pequeño y los resultados son preliminares. “El próximo paso es probablemente expandir el estudio a más poblaciones y ver si estas tendencias se mantienen”, ha señalado a Medscape Medical News .

 

Original.

(Visited 1 times, 4 visits today)

Etiquetas