El suicidio, un problema de salud pública: caso México y Estados Unidos

Ayuda

A nivel mundial, 800 mil personas se suicidan anualmente (OMS, 2018). Es decir, se registra una muerte cada 40 segundos, a esta alarmante cifra debe agregarse las tentativas de suicidio de las que pese a que no se tienen mayores datos, se estima son numerosas.

Esta problemática, que no únicamente afecta a quienes lo cometen, sino a familiares, amistades y sociedad en conjunto, representó en 2015 la segunda causa de muerte en jóvenes entre 15 y 29 años de todo el mundo (OMS, 2018). Sin embargo, mujeres y hombres pueden llegar a ser víctimas de este fenómeno presentando también ciertas diferencias entre las posibles causas, edades y circunstancias (Merino, Torreblanca y Torres, 2017).

Al respecto, debe mencionarse lo que ocurre tanto en México como en Estados Unidos que, si bien no forman parte de los países con mayores índices de suicidios, presentan algunas particularidades que vale la pena retomar con el objetivo de conocer la situación en ambas naciones de América del Norte y, con ello, vislumbrar las acciones que pueden realizarse para prevenir y atender este asunto de salud pública de manera integral y multisectorial.

Gráfico

En el caso mexicano, datos del INEGI revelan que el promedio anual entre 2014 y 2016 fue de 6,377 casos, mientras que para el periodo comprendido entre 2010 y 2013 fue de 5,547. Es decir, un aumento entre ambos períodos de 14% y con un acumulado de 41 mil 321 casos entre 2010 y 2016 (México Social, 2018).  Considerando además que entre 1990 y 2015, la tasa se duplicó a nivel nacional al pasar de 2.4 por cada 100 mil habitantes a 5.4, donde el mayor crecimiento se dio entre hombres menores de 44 años (Merino, Torreblanca y Torres, 2017).

En cuanto a género y edad, debe destacarse que la tasa de suicidio es de 8.5 por cada 100 mil hombres y de 2.0 por cada 100 mil mujeres (INEGI, 2017), donde además el grupo etario con mayor índice de casos son las personas jóvenes, ya que cuatro de cada diez suicidios se presentan en personas entre 15 y 29 años (41.3% del total).

Por su parte, en Estados Unidos 2015, se registraron 44,193 casos de suicidio en 2015 (CDC/National Center for Health Statistics, 2017). En cuanto a la edad, el suicidio es la segunda causa de muerte entre las personas jóvenes entre los 15 y 34 años, por su parte las tasas de suicidio entre las personas adultas han aumentado (42-62 años) y 80% de los suicidios de la población mayor de 65 años, se presentan en hombres blancos.

Tristeza

Si bien las estadísticas representan la mejor fuente para contar con un diagnóstico acorde a la realidad, es necesario vislumbrar las particularidades y contextos donde los casos de suicidios se presentan, ello considerando que “los programas que han dado resultados tienen en cuenta los factores de riesgo de las personas y promueven intervenciones que sean adecuadas para los grupos específicos” (National Institute of Mental Health), colocando al centro de la discusión de esta problemática la salud mental como un asunto público que el Estado debe atender y garantizar en cuanto derecho de todas las personas.

En resumen: Partiendo de que el suicidio es un problema complejo “las actividades de prevención exigen la coordinación y colaboración de múltiples sectores de la sociedad […] Esas actividades deben ser amplias e integradas, dado que ningún enfoque individual por separado puede tener efecto en una cuestión tan compleja como el suicidio” (OMS, 2018).

 

 

Original. 

(Visited 24 times, 6 visits today)

Etiquetas , ,