Gana terreno en Cuba la pelota para ciegos

Gana terreno en Cuba la pelota para ciegos

La Habana, 3 nov (ACN) La pelota para ciegos gana terreno en Cuba y se ha extendido a tres provincias del país, como resultado de la buena acogida y el trabajo realizado en la implementación de esa disciplina.
Provincias como La Habana, Villa Clara y Santa Clara ya cuentan con equipos de peloteros ciegos, según refiere el diario Granma en un reportaje publicado hoy en su página deportiva.
Como muestra del desarrollo en esa disciplina deportiva, el diario destaca la labor de una selección cubana de peloteros ciegos que se impuso recientemente en una competencia internacional realizada en Francia.
En el torneo, que contó también con la participación de equipos de Italia, Alemania y el país anfitrión, el santiaguero Maykel Mediño Ruiz fue seleccionado como el jugador más destacado.
Desde el año 2000 se practica ese deporte en Cuba, gracias a la gestión de dos profesores italianos, Alfredo Mellit y Patricia Bombardieri, quienes lo desarrollaron en el círculo social José Antonio Echeverría de la capital.
El béisbol para ciegos es una versión del deporte tradicional y se juega en un campo normal, aunque sólo se emplean las bases de los extremos derecho e izquierdo, es decir, primera y tercera.
La pelota y las bases emiten sonidos agudos controlados para indicar su ubicación y con ello poder localizarlas a la hora de batear y fildear, en tanto los corredores son guiados por asistentes.
Cada equipo está conformado por seis jugadores ciegos o débiles visuales (utilizan antifaces especiales para igualarlos) y cuatro videntes, quienes se desempeñan como lanzador, receptor, además de dos asistentes.
De acuerdo con la reglamentación especial, el lanzador pertenece al mismo equipo del bateador, pues lo que se busca es poner la pelota en juego, no engañarlo.
El ponche tiene lugar con cuatro strikes y el lanzador le anuncia al bateador por cuál zona hará el envío y no es necesario tirar a las bases para sacar un out.
Si el corredor llega a la base antes de que un contrario coja la pelota, es quieto y de lo contrario out.
Refiere la información que los ciegos juegan béisbol desde hace más de 40 años, pues el primer partido se escenificó en septiembre de 1976 en la ciudad de St. Paul, estado de Minnesota, Estados Unidos.
Eso fue posible por el invento del ingeniero norteamericano Charley Fairbanks, de la compañía Mountain Bell Telephone, quien implantó un módulo de teléfono dentro de una bola que emitía un sonido discontinuo para que los jugadores ubicaran el implemento.

 

Original.

0 Comentarios desactivados 58 03 noviembre, 2017 Discapacidad Visual noviembre 3, 2017