Autismo y caballos, una maravillosa relación

Autismo y caballos, una maravillosa relación

Comentado por aquí que yo tenía un hermano autista. Y digo tenía porque falleció con 11 años aunque no por ser autista, lógicamente, si no porque se murió en una piscina.

El caso es que por este motivo, porque crecí con un niño tan especial, siempre me han interesado todos los avances que se han hecho respecto a esta enfermedad y que no son pocos.

Una de las cosas que se saben desde hace ya mucho tiempo es que la terapia de autistas con caballos, funciona. Algo que me produce una gran ternura puesto que los caballos son unos animales que se me antojan de lo más misteriosos, por su belleza, elegancia y que, por qué no confesarlo, me dan bastante respeto.

Acercarme a ellos siempre es una gran mezcla de prudencia y emoción. Que Doña Tecla tenga no amor sino pasión por ellos, hace el resto.

También es verdad que en el fondo de mi corazón preferiría que dejara de montar porque…bueno, ahí entran los miedos que los padres desarrollamos de manera irracional y que no deberían paralizarlos pero es una obviedad que, cuanto más aprenda a montar, más peligros correrá. Prefiero no pensarlo.

caballos2

Pero hoy no vengo a hablarles de Doña Tecla, vengo a hablarles de la Fundación Santa María Polo, una organización que, entre otras cosas, trabaja con niños discapacitados en la urbanización San Roque Club (Campo de Gibraltar, entre San Roque y Sotogrande) .

Se llama Hipoterapia (equinoterapia también se llama) y que es una terapia integral empleada por profesionales de la salud física o mental para promover la rehabilitación de niños, adolescentes y adultos a nivel neuromuscular, psicológico, cognitivo y social por medio del caballo como herramienta terapéutica y coadyudante.

Ayer conocí la labor de esta fundación en la exhibición equina Galopando por los sueños que tuvo lugar en las instalaciones de Santa María Polo Club de Sotogrande, dentro del marco del 44 Torneo internacional de polo de Land Rover.

En el espectáculo se podían ver perfectamente a un total de nueve jinetes y once caballos bailando con música de sevillanas, tangos y poemas dedicados al universo ecuestre del campo andaluz.

Doma vaquera, riendas largas, garrocha, alta escuela, baile a caballo y carrusel de vaquera formaron parte de la exhibición. La verdad es que fue maravilloso. Es impresionante la belleza y elegancia que los caballos pueden llegar a tener. Peor lo más interesante, al menos para mí, es la labor que la fundación realiza y lo que se consigue.

caballos3

Las terapias con animales comenzaron en 1872 en Inglaterra. En 1875 un neurólogo francés llamado Chassaignac descubrió que un caballo en acción mejoraba el equilibrio, el movimiento articular y el control de sus pacientes. Más de medio siglo después, en 1944, la Cruz Roja Americana organizó en el centro para convalecientes de la Fuerza Área de NY, el primer programa terapéutico de rehabilitación de los aviadores. Y en 1953 el doctor Boris M. Levinson, instituyó por primera vez la Terapia Asistida con Animales, hoy conocida como TAA.

Lo que se hace con los niños autistas (y con otras discapacidades también) obtiene unos resultados espectaculares. Al margen de las explicaciones científicas que las hay y en abundancia, siempre me he preguntado qué tendrán los caballos para transmitir toda esa nobleza y, sobre todo, qué gran capacidad intuitiva tienen para poder conectar tan bien con ese mundo que nos es tan ajeno como el del autismo. Esas mentes prodigiosas que temen tanto el contacto físico…pero no el de los caballos.

Por Gema Lendoiro  facebook, en linkedin y en twitter.
Original.

1 Comentarios desactivados 1480 12 agosto, 2015 Autismo agosto 12, 2015

Buscar