Cuando los hermanos se encuentran

Hollywood siempre había sido un exaltador de lo perfecto y de la belleza de sus estrellas, y pocas veces se había atrevido a tocar temas como el del autismo, sobre todo teniendo por protagonistas a dos de sus grandes estrellas: Tom Cruise y Dustin Hoffman.  Al llevar este tema a la pantalla la selección de este padecimiento fue bastante acertada, pues siendo uno de los principales síntomas de la misma la incapacidad de la interacción social, era algo fácil de representar y sin molestar al público ajeno al tema.

 

En este caso, Cruise representa al hijo de un millonario que, al morir su padre, descubre que él no es el heredero, sino un fideicomiso a nombre de un extraño para él, por lo que decide averiguar y descubre que este personaje no es ni mas ni menos que su hermano, el cual había sido mantenido ‘oculto’ en un asilo al padecer este de autismo, siendo este papel caracterizado por Hoffman. Cruise decide ir a buscar a su desconocido hermano al asilo, secuestrándolo para así llevarlo en un viaje a la costa oeste y poder cobrar los 3 millones de dólares que él cree le pertenecen.

 

Al llevarse a su hermano, descubre como este está aterrorizado por el cambio, lo que lo hace apegarse a rutinas excesivas, y al tener entre muchos otros miedos, temor a las alturas, decide hacer el viaje por tierra para así llevarlo con un doctor y el fiscal para determinar su potestad.  En la ruta va descubriendo muchas de las cualidades de su hermano, siendo la gran memoria una de ellas, por lo que lo lleva a las Vegas para jugar Blackjack contando cartas.

 

Con el trato y por lo  mismo, el entendimiento empírico del padecimiento, Cruise no solo logra valorar la gran calidad de su hermano como ser humano, sino que además desarrolla un gran amor por él, cambiando los fines de porqué fue a buscarlo.

 

(Visited 10 times, 4 visits today)

Etiquetas