Por qué deberías dejar de bañarte todos los días, según un estudio

Bañarte todos los días es un hábito que seguramente incorporaste desde la niñez. Sin embargo, ducharte todos los días podría afectar tu piel.

La dermatóloga Rachel Nazarian sostiene que “No importa qué época del año sea; no es necesario lavar todo el cuerpo a diario”. A ella se le suma la dermatóloga Mona Gohara que incluso recomienda saltarse uno o dos días la ducha.

Pero cuidado, esto no quiere decir que no hay que higienizarse en absoluto. Existen zonas del cuerpo que efectivamente requieren el lavado diario. Básicamente se trata de las zonas que huelen mal.

Las axilas, las ingles y los pies tienen más bacterias que otras áreas lo que genera olores desagradables. La Dra. Nazarian recomienda estas zonas se laven diariamente con un jabó o gel suave, “ya que en realidad son los lugares que deben considerarse ‘sucios’”.

¿Qué sucede con el cabello?

Especialistas señalan que no es necesario que te laves el pelo al mismo tiempo que el cuerpo. Incluso, el agua que toca nuestra cabeza debe tener una temperatura menor que la requerida para bañarte.

Sin embargo, en caso de lavarte el cabello y bañarte, el shampoo también sirve para el cuerpo. De este modo, el uso de otros jabones o geles para el cuerpo no son necesarios.

“El champú, en realidad, limpian el resto del cuerpo de manera pasiva; no hay necesidad de usar gel específicamente en los brazos, las piernas o el tronco”, explica la Dra. Nazarian.

Además, utilizar jabón en exceso en esas áreas realmente le quitará a la piel aceites esenciales y hará que se seque.

¿Y después de hacer deporte?

“Hacer deporte o ir al gimnasio en realidad no cambia esto”, destaca Nazarian. “Sudar no te ensucia”, dice. Por lo que continúa recomendando que solamente se higienice las axilas, las ingles y los pies.

Sin embargo, hay una excepción. En el caso de deportes con roce como la lucha libre es necesaria una mayor limpieza por el contacto piel a piel.

Cuál es la temperatura ideal para bañarte

La temperatura recomendada a la hora de la ducha es entre 34° y 38°. De este modo se logra un efecto relajante, que alivia dolores musculares y combate el insomnio y las cefealeas tensionales.

Asimismo, al contrario de lo que se piensa, no sirve para curar resfriados, gripe ni abrir los poros, como sostienen los mitos urbanos.

En cuanto al agua fría, se le atribuyen múltiples beneficios a meterse en una bañera con agua a baja temperatura. Esto es conocido como hidroterapia y era usado en la Antigua Grecia por Hipócrates.

Fuente: El Confidencial

(Visited 1 times, 11 visits today)

Etiquetas

Deja un comentario