No solo se trata de motivación

Motivación

Tenemos que sentirnos motivados con todo lo que hacemos para poder ser felices? ¿Todo depende de la motivación? La respuesta a ambas preguntas es no. Es cierto que podemos lograr, a través de esta habilidad, hacer lo que no nos gusta sin ocasionar una auto-destrucción emocional. Pero los milagros no existen.

Si mi trabajo me insatisface y, además, cada día tengo que lidiar con compañeros con los que me siento incómodo, gestionando mis pensamientos, emociones y haciendo cambios en mi comportamiento puedo lograr acudir al trabajo sin ansiedad. Pero lo que no puedo pretender es ir con entusiasmo.

Si nos preparamos unas oposiciones complicadas cuyo examen es dentro de dos años no podemos pretender estar motivados tanto tiempo haciendo el sobreesfuerzo que supone una oposición. Podemos motivarnos momentáneamente al pensar e imaginar cómo mejoraría la vida de uno si aprobara las pruebas. Pero cuando el objetivo es a largo plazo, este tipo

de motivación no compensa el agotamiento que supone sentarse cada día durante horas a memorizar.

A veces nos confundimos y pensamos que para ser feliz en la vida hay que hacer todo con entusiasmo y motivación. Esto es un error que puede generar muchísima frustración. Es cierto que la motivación es una de las variables a trabajar si queremos mejorar el rendimiento en lo que hacemos, lo que su vez aumentaría la probabilidad de alcanzar un buen resultado. Pero muchísimas veces tendremos que hacer cosas que no nos apetecen y donde el nivel de motivación es mínimo. Es cuando

hablamos de responsabilidad y compromiso, dos variables igual de importantes que la motivación.

Para fomentar o gestionar la responsabilidad y compromiso, es importante aprender a crear hábitos y a tomar decisiones punto no retorno, esas decisiones donde es sí porque sí o no porque no. Decisiones incuestionables donde no le damos cobertura al diablito que a todos nos acompaña y que, a través de mensajes vagos, intenta convencernos de no ir, no hacer, no empezar o simplemente hacer pero de mala gana, desajustando de esta manera nuestras emociones. Para estas decisiones punto no retorno, es importante, sobre todo al principio, tener en cuenta lo siguiente:

1. Facilitarle al cerebro lo que tiene que hacer. Si te has comprometido con empezar a ir al gimnasio, márcate un día para empezar, una hora determinada y deja preparada la ropa con anterioridad. De esta manera a tu cerebro le será mucho más sencillo apoyar tu decisión punto no retorno. Si por el contrario, esperas al día en el que te aparezcan las ganas o si te pones a buscar la ropa de deporte media hora antes de ir al gym, disminuye la probabilidad de hacerlo. Si has decidido dejar de fumar, no tengas cajas de cigarros en tu casa y una vez que entres en ella, cámbiate y ponte el pijama. De esta manera, si la voz del diablito tiene mucho peso y te incita a ir contra tu compromiso, vas a tener que tomarte la molestia de quitarte el pijama y cambiarte de ropa para bajar a comprar tabaco y en ese tiempo, tu angelito (a través de auto-instrucciones y mensajes saludables) puede convencerte que no lo hagas. Se trata de poner barreras

para no dejarnos llevar por la emoción inmediata y el impulso. Debemos ser nosotros quien tome las decisiones, no nuestras emociones.

2. Auto-instrucciones: No des valor a la opción de no hacerlo. Decisiones punto no retorno acompañadas de auto-instrucciones verbalizadas con firmeza y a poder ser, en voz alta. Está demostrado que el ser humano no puede estar pensando en dos cosas a la vez. Teniendo esto en cuenta, se trata que nuestra voz pensante, nuestro diálogo interno, tenga más fuerza que el plasta de nuestro diablito. Si en voz alta me digo “venga, vamos, vamos hacerlo sí o sí, sin pensar, vamos campeona”, te aseguro que las decisiones punto no retorno me serán muchísimo más sencillas de llevar a cabo.

Tenemos que aceptar que el mundo no es de color de rosa y que hay cosas que debemos hacer aunque no nos apetezca, simplemente por responsabilidad y compromiso hacia los demás y hacia nosotros mismos.

Original.

(Visited 1 times, 4 visits today)

Etiquetas