Las 10 enfermedades que más te pueden afectar en diciembre

Gripa

Con la llegada de diciembre afloran nuevas enfermedades y, por eso, siempre es bueno estar preparado:

1- Deshidratación
Según el Ministerio de Salud de la Nación, la deshidratación es la pérdida excesiva de líquidos del cuerpo que no son repuestos. Puede ser muy peligrosa si no es tratada a tiempo, ya que los órganos no pueden funcionar correctamente.

La deshidratación grave es considerada una emergencia grave, incluso mortal. Puede ocurrir por: enfermedades diarreicas como la gastroenteritis; no tomar suficientes líquidos durante la época de verano o cuando hay altas temperaturas; o sudoración excesiva por actividad física o fiebre alta.

Los síntomas de la deshidratación leve o moderada son: sed, boca seca o pegajosa, orina amarilla oscura, no orinar mucho, dolor de cabeza, piel seca y fría y calambres musculares.

2- Hongos
El más conocido es el “piel de atleta”, el cual se puede contagiar en cualquier vestuario. Según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, es una infección en los pies provocada por hongos o levadura. El término médico es tiña podal.

El pie de atleta ocurre cuando un cierto hongo o levadura prolifera sobre la piel de sus pies. Además de los dedos del pie, también se puede presentar en los talones, las palmas de las manos y entre los dedos de las manos.

El riesgo de contraer esta afección incrementa si: usás calzado cerrado, especialmente si es recubierto con plástico, mantenés los pies húmedos durante períodos prolongados, transpirás mucho o tenés una lesión menor en las uñas o en la piel.

El pie de atleta es contagioso y se puede transmitir por contacto directo o por contacto con artículos tales como zapatos, medias y superficies de piletas o duchas.

3- Otitis
Desde el Ministerio, aseguran que se denomina otitis a la infección o inflamación de cualquier sección del oído es causada por diferentes microorganismos. Existen dos tipos: la otitis media y la otitis externa.

La otitis externa o de nadador es la inflamación del conducto el oído externo y el conducto auditivo externo. Se puede producir por la entrada de agua o por traumatismos. La otitis media involucra el oído medio que está localizado detrás del tímpano,. Es muy común en la primera infancia y la causa en general es infecciosa.

Para evitar las otitis externas se recomienda: utilizar tapones para los oídos a la hora de nadar, evitar los hisopos, evitar la humedad ambiental.

4- Problemas de sueño
El Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires explicó que el mal uso del aire acondicionado incrementa el riesgo de infecciones y broncoespasmos, sobre todo en lactantes, asmáticos, enfermos de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) y alérgicos.

Cuando la temperatura del ambiente difiere demasiado de la temperatura de la vía aérea se generan las condiciones que favorecen el crecimiento bacteriano y el desarrollo de infecciones respiratorias.

Además de enfriar, el aire acondicionado seca el ambiente. Ese aire frío y seco reduce las secreciones mucosas e inflama la vía aérea superior, es decir, garganta, nariz y laringe, y esto genera cuadros inflamatorios como faringitis y rinosinusitis, que a su vez crean mejores condiciones para el desarrollo de gérmenes e infecciones.

Cuando uno se duerme el cuerpo se enfría, por eso no hay que bajar demasiado la temperatura del aire acondicionado. Lo mejor es mantener el aire a 24 grados y en la modalidad ‘FAN’ o ventilador, que es la de menor salida de aire.

5- Alergias
Una alergia es una reacción desproporcionada del sistema inmunitario a una sustancia que es inofensiva para la mayoría de la gente. Pero en una persona alérgica, el sistema inmunitario trata a la sustancia (denominada alérgeno) como un invasor y reacciona de manera inapropiada, provocando síntomas que pueden ir de las molestias leves a problemas que pueden poner en peligro la vida de la persona.

Generalmente las personas alérgicas, son sensibles a más de una cosa. Los agentes alergénicos (alérgenos) más frecuentes son: ácaros del polvo, pelos de animales, polen, picaduras de insecto, esporas de moho, ciertos medicamentos, algunos alimentos.

6- Quemaduras de piel
El aumento de la incidencia de los cánceres de piel en los últimos cincuenta años hace de la prevención de la exposición a los rayos ultravioleta (UV) un problema de salud pública.

Asimismo, las radiaciones luminosas de origen solar o que provienen de fuentes artificiales de rayos ultravioleta pueden provocar daños graves en los ojos (cataratas, lesiones en la retina), envejecimiento prematuro de la piel (arrugas, manchas) y diferentes tipos de cánceres cutáneos.

Por eso, para que disfrutar del sol no se convierta en un riesgo, el Ministerio de Salud recomienda a la población en general, y en especial a niños y adolescentes, adoptar precauciones muy simples, tales como: evitar exponerse al sol entre las 10 y las 16 horas, buscar lugares a la sombra, cubrirse con ropas, sombreros y anteojos de sol, utilizar protector solar no menor a 20 FPS (Factor de Protección Solar). Hay que tener en cuenta que la protección puede disminuir luego del contacto con el agua y después de un tiempo de realizada la aplicación. Por eso es recomendable repetir la aplicación varias veces al día.

7- Infecciones urinarias
Desde el Ministerio también indican que una infección de las vías urinarias es aquella que se puede presentar en cualquier parte a lo largo de las vías urinarias Es causada por gérmenes, en general bacterias, que suelen ingresar a la uretra y luego a la vejiga, causando una infección.

¿Cómo prevenirla? Hay que ingerir mucho líquido; no retener la orina. Orinar cuando se sienta la necesidad de hacerlo; higienizarse de manera correcta de adelante hacia atrás después de las evacuaciones del intestino; no usar ningún producto que contenga perfumes en el área genital; orinar antes de acostarse; orinar antes y después de mantener relaciones sexuales; evitar el uso de ropa ajustada o protectores diarios; no utilizar diafragmas o preservativos con crema espermicida; usar ropa interior de tela de algodón.

8- Intoxicaciones alimentarias
Los alimentos insalubres que contienen bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas nocivas causan más de 200 enfermedades, que van desde la diarrea hasta el cáncer.

Desde la Organización Mundial de la Salud, se estima que cada año enferman en el mundo unos 600 millones de personas —casi 1 de cada 10 habitantes— por ingerir alimentos contaminados y que 420 000 mueren por esta misma causa, con la consiguiente pérdida de 33 millones de años de vida ajustados en función de la discapacidad (AVAD).

Las enfermedades transmitidas por los alimentos son generalmente de carácter infeccioso o tóxico y son causadas por bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas que penetran en el organismo a través del agua o los alimentos contaminados.

Los patógenos de transmisión alimentaria pueden causar diarrea grave o infecciones debilitantes, como la meningitis. La contaminación por sustancias químicas puede provocar intoxicaciones agudas o enfermedades de larga duración, como el cáncer. Las enfermedades transmitidas por los alimentos pueden causar discapacidad persistente y muerte. Algunos ejemplos de alimentos insalubres son los alimentos de origen animal no cocinados, las frutas y hortalizas contaminadas con heces y los mariscos crudos que contienen biotoxinas marinas.

9- Golpes de calor
Es el aumento de la temperatura del cuerpo por una exposición prolongada al sol (insolación clásica) o por hacer ejercicios en ambientes calurosos o con poca ventilación) al punto que el cuerpo pierde agua y sales esenciales para su buen funcionamiento.

En estas situaciones el cuerpo tiene dificultades para regular su temperatura por los mecanismos habituales como la sudoración por lo que se produce un aumento de la temperatura corporal. El golpe de calor puede presentarse en el momento o después de varios días de alta temperatura.

Es importante estar alerta ante los siguientes síntomas: sed intensa y sequedad en la boca, temperatura mayor a 39º C (medida en la axila), sudoración excesiva, sensación de calor sofocante, piel seca, agotamiento, cansancio o debilidad, mareos o desmayo, vértigo, calambres musculares, agitación, dolores de estómago, falta de apetito, náuseas o vómitos, dolores de cabeza (sensación de latido u opresión) y estado de confusión, desorientación, delirio o incluso coma o convulsiones.

Para evitar un golpe de calor en zonas y/o épocas de lastas temperaturas, es importante: evitar bebidas con cafeína o con azúcar en exceso, evitar bebidas muy frías o muy calientes y evitar comidas pesadas.

10- Enfermedades respiratorias
A diferencia de lo que suele creerse, el verano también pueden profundizar y agravar enfermedades como el asma o la bronquitis. Es que el calor hace que nuestro cuerpo trabaje más para mantener la temperatura adecuada, necesitando por ende más oxígeno.

Otra de las principales enfermedades, que afecta especialmente a niños y ancianos, es la rinofaringitis, la cual causa rinorrea y estornudos. El principal causante de esta clase de males son los cambios bruscos de temperaturas, no solo en el ambiente, sino también en los alimentos.

 

Original.

(Visited 1 times, 10 visits today)

Etiquetas ,

Deja un comentario