EL OCTAVO DIA (Le huitième jour, 1996)

El cine europeo siempre ha tenido, desde sus inicios, una mayor conciencia social, por lo que abordar cualquier tipo de temas no ha sido problema, pero considero que pocas veces el tema del síndrome de down ha sido llevado de manera tan conmovedora a la pantalla como lo hicieron en esta película.

Protagonizada por Daniel Auteuil y Pascal Duquenne, con una breve aparición de la famosa Miou-Miou, la historia nos presenta a Harry, un hombre de negocios que se dedica a dar capacitación para vendedores, en lo que es muy bueno, pero su vida personal es un desastre, pues su esposa lo dejó, llevándose a sus hijas con ella. El fin de semana de la historia, sus hijas vienen a visitarlo, pero a él se le olvida recogerlas por estar metido en su trabajo, por lo que ellas se marchan muy disgustadas con su padre. Ni su esposa ni ellas quieren volver a verlo, por lo que él, manejando enojado por los caminos de la campiña casi atropella a George, un joven que padece síndrome de down y que huía de la institución en que vivía ya que todos habían ido a casa con sus padres, para las vacaciones, pero excepto él, que su madre había muerto.

Harry busca como deshacerse de él, pero este no piensa alejarse, lo que provoca que eventualmente, como toda persona que logra convivir realmente con un paciente de este mal y verlo como un ser humano que es, desarrolla una muy especial amistad, llevando a Harry a ser una persona totalmente diferente de la que era antes de conocer a George.

(Visited 13 times, 10 visits today)