Cómo funciona la pastilla del día después: efectividad y efectos secundarios

Los embarazos no deseados aún son un importante problema en nuestra sociedad, un problema al que la comercialización de la pastilla del día después intentó dar una nueva solución, sumándose a los métodos anticonceptivos y al recurso del aborto.

Píldora del día después

Ya tratamos el tema de cómo tener sexo seguro y prevenir las enfermedades de transmisión sexual, con ayuda de anticonceptivos, y así cuidar nuestra salud y bienestar. Pero si no hemos usado ningún método anticonceptivo, tenemos la opción de tomar la pastilla del día después, un sistema anticonceptivo de urgencia que se puede tomar hasta 72 horas después de haber mantenido relaciones sexuales de riesgo y actúa evitando que se produzca la concepción. Es decir, no se trata de un método abortivo, como muchos tienden a pensar, sino de un combo hormonal que produce una acción preventiva:

  • Si cuando se toma aún no ha habido ovulación, la progesterona que contiene la pastilla impide que el ovario expulse el óvulo y por tanto evita que haya un óvulo que fecundar.
  • Si la ovulación ya se ha producido el cóctel de hormonas actúa espesando el moco cervical de manera que cierre el conducto de acceso e impida el paso a los espermatozoides.

Es decir, si ya se ha producido un embarazo, la píldora no lo va a deshacer, por eso es importante apresurarse, ya que el embarazo puede producirse antes de las 72 horas tras la relación sexual.

En España se comercializan dos variedades de la píldora anticonceptiva:

  • Acetato de ulipristal
  • Levonorgestrel

Ambos se comercializan en farmacias sin receta médica por unos 20€, aunque por norma general se recomienda pasar por el médico antes de tomarla. La más utilizada es el acetato de ulipristal.

¿Cuándo tomar la pastilla del día después?

La pastilla del día después es efectiva solo tras el coito, así que debe tomarse solo en los siguientes casos:

  • Cuando se hayan mantenido relaciones sexuales sin protección.
  • Cuando el método anticonceptivo ha fallado (el condón se ha roto o el pene se ha salido de su interior, el DIU se salió o el diafragma se descolocó)
  • Cuando estabas tomando la píldora anticonceptiva y te has olvidado más de 3 días seguidos.
  • Si tomabas la minipíldora (solo progesterona) y te has despistado durante más de 3 horas.

Pastilla del día después: efectos

La pastilla del día después tiene pocos efectos secundarios y no son más graves que los de cualquier otra terapia hormonal. Además, son menos prolongados en el tiempo, ya que se trata de una pastilla que se toma una única vez.

Entre los efectos secundarios más frecuentes son las cefaleas, el malestar general, el cansancio, el dolor abdominal y el alargamiento del ciclo menstrual. Y no es recomendable usarla dos veces durante el mismo ciclo menstrual, ya que los desajustes hormonales que podría provocar podrían ser graves. Tampoco debe tomarse si se tiene algún tipo de insuficiencia hepática y, si se toma durante la lactancia, hay que evitar amamantar durante unos días, ya que puede resultar dañino para el bebé.

Periodo de uso y efectividad

La pastilla del día después tiene una efectividad del 98%, es decir, es casi tan efectiva como el uso del preservativo y la píldora anticonceptiva. No obstante, su efectividad varía dependiendo del momento de uso, ya que cuando antes se use mayor efectividad tendrá. De hecho, su propio nombre popular indica que es durante las primeras 24 horas tras el coito cuando resulta más efectiva.

En todo caso, el acetato de ulipristal tiene un radio de acción de hasta 5 días tras la relación sexual, y el levonorgestrel actúa durante hasta 3 días. En ambos casos se puede establecer un rango de efectividades:

  • Primeras 24 horas: 98% de efectividad
  • 24 a 48 horas: 85% de efectividad
  • 48 a 72 horas: 75% de efectividad
  • A partir de 72 horas: por debajo del 50% en el caso del acetato de ulipristal

Ese radio temporal de acción y la efectividad pueden variar en función de los siguientes factores:

  • La combinación hormonal de la usuaria: como en todos los tratamientos hormonales, la proporción hormonal propia puede afectar a su efectividad.
  • El peso de la usuaria: en mujeres obesas, con un IMC mayor de 30, la eficacia de la píldora del día después disminuye.
  • Ingesta de alcohol: si se ha bebido la efectividad de la pastilla desciende.
  • Uso de otras terapias hormonales: en caso de que se esté usando la pastilla anticonceptiva o el anillo vaginal de manera habitual, la pastilla del día después puede no ser la mejor opción, ya que las hormonas de una y otra pueden interactuar de manera que la efectividad buscada disminuya de manera importante.
  • Ingesta de medicamentos de distinto tipo (especialmente antibióticos y barbitúricos), que pueden bloquear los efectos de las hormonas y hacerlas menos efectivas.

¿Existen alternativas a la píldora del día después?

Existe una alternativa para aquéllas que hayan mantenido relaciones sexuales y crean estar en riesgo de quedar embarazadas, pero no quieran consumir la elevada cantidad de hormonas que contiene la pastilla del día después, y es el DIU.

Este sistema puede resultar eficaz hasta 5 días después de la relación sexual de riesgo y su efectividad es del 99% en todo tipo de usuarias. No obstante, colocar un DIU implica ir al médico y tiene un coste, por lo que solo es recomendable si se va a seguir usando una vez el riesgo haya pasado. Por tanto, si no se quiere recurrir a la pastilla del día después, la clave es, en todo caso, la prevención, incluido un uso adecuado de los métodos anticonceptivos preventivos

 

Original.

(Visited 1 times, 1 visits today)

Etiquetas , ,