Carta de un padre al cómico que bromeó sobre felaciones y Síndrome de Down

Down

La delgada línea que separa el humor de la ofensa irrespetuosa se estrecha un poco más en redes sociales, donde prácticamente a diario se encienden polémicas por comentarios que unos consideran desafortunados y otros ríen por formar parte de un humor negro a veces difícil de explicar. Pero ¿dónde están los límites?

Este debate se ha reabierto después de que el cómico David Suárez, colaborador del también humorista Dani Mateo, publicara un comentario en su perfil en Twitter que muchos han criticado. “El otro día me hicieron la mejor mamada de mi vida. El secreto fue que la chica usó muchas babas. Alguna ventaja tenía que tener el síndrome de down”, señalaba.

A pesar de los casi 5.500 ‘me gusta’ y los más de 1.300 retuiteos, el comentario ha recibido multitud de críticas, denuncias e incluso una petición de disculpa pública por parte de la Fundación Síndrome de Down Madrid, que le informa además de que han trasladado los hechos a la Fiscalía para que se tomen las medidas oportunas.


“Están dotadas de una súper capacidad que les permite alcanzar la felicidad. No sucede lo mismo con la estupidez como concepto, y aquí es donde entras tú”

Sin embargo, una de las respuestas más contundentes ha venido de manos de un padre con una hija con esta alteración cromosómica. En concreto, de sus letras, puesto que ha dedicado una contundente carta al cómico que recoge el diario ABC donde la agradece ponérselo tan fácil para que ella entienda lo que es la estupidez humana. 

Se trata del mismo padre que en su momento también decidió contestar a Arcadi Espada por sus palabras sobre los costes de las personas con Síndrome de Down, que en esta ocasión echa por tierra la gracia que intentaba hacer el cómico, a quien admite no alcanzar a contextualizar por su escasa relevancia.

Este padre quiere hacerle “dos confidencias” a Suárez. “La primera, obviamente, tiene que ver con la generación excesiva de saliva, que, efectivamente, está ligada a complicaciones neuro-motoras en niños con alguna discapacidad intelectual. No me extiendo más en detalles porque dudo de mi capacidad para ajustar la explicación al nivel que presumo que requieres. Sí que te anticipo el final del cuento, y es que a día de hoy con cariño y esfuerzo cotidiano -generalmente de las madres- casi se alcanza la normalización, cosa que resulta mucho más difícil de alcanzar con los síntomas propios de la estupidez en fase avanzada”, expone.

Vida afectivo-sexual e inteligencia con Síndrome de Down

La segunda gira en torno a la vida afectivo-sexual de las personas con discapacidad intelectual y en concreto con el Síndrome de Down. “Verás, David, Quizás te resulte difícil de creer, pero el hecho de tener un cromosoma más no les resta un ápice en su capacidad para poder vivir una sexualidad plena. Es cierto que quizás hay que sembrar con más paciencia en ellos esos valores que todos procuramos para nuestros hijos, de entre los que destacan el de la dignidad y la autoestima. Como lo ignoras, te amplío un poquito el campo de visión para contarte que estas personas, una vez consolidan los valores, resultan mucho más estables y consecuentes que la media, y por lo tanto menos dados a la posibilidad de mantener relaciones con personas tan ‘sexualmente visionarias’ y tan ‘elocuentes’ como tú”.


Gracias a su presencia en Twitter “la visualización de la estupidez humana será tan fácil e inmediato como coger el móvil y buscar tu cuenta”

Finalmente, el padre quiere referirse a la inteligencia, puesto que los niños con un cromosoma más “presentan un déficit de capacidad para el entendimiento abstracto de determinados conceptos que les condiciona una transición sencilla entre lo concreto y lo general”, uno de los cuales podría ser la inteligencia, aunque “sin embargo, y no se sabe muy bien por qué motivo”, también “están dotadas de una súper capacidad que les permite vivir la praxis de la finalidad última de la inteligencia humana; alcanzar la felicidad. No sucede lo mismo con la estupidez como concepto,y aquí es donde entras tú”, le dirige al cómico.

En este punto, el padre explica el esfuerzo que supone para personas como su hija la asimilación de ciertos conceptos, algo cuyo proceso se basa en “repetir y repetir; identificar incansablemente una idea con su imagen, etc… unas prácticas que son permanentes en su proceso de aprendizaje que finalmente dan fruto y consolidan”.

Y aquí es donde la imagen de Suárez tendrá su importancia. “De tu mano me será mucho más sencilla esa transición a lo concreto. Gracias a tu presencia en Twitter, acceder a la visualización de la estupidez humana -como concepto insisto- será tan fácil y tan inmediato como coger el móvil y buscar tu cuenta. ‘Mira hija; esto es la estupidez. Impredecible en un test de embarazo, y prácticamente incurable’. Gracias de nuevo por tu generosidad y por tu entrega pública”, le dedica en su carta al cómico.

Original.

(Visited 1 times, 4 visits today)

Etiquetas