15 mitos sobre las personas introvertidas

Niña cubriéndose el rostro

Existe una gran cantidad de prejuicios socialesacerca de las personas introvertidas: hay varias etiquetas negativas que la sociedad impuso en referencia a su personalidad, como que no les gusta la gente y aman la soledad. Lejos de ser así, hay mucho para conocer y comprender sobre este rasgo de personalidad. En este listado de pre-conceptos se desmitifican algunos estigmas asociados a los introvertidos.

Mito #1: Introvertido es igual a tímido
Timidez e introversión suelen ser conceptos que se confunden o que se cree que sí o sí siempre van de la mano. La autora Sophia Dembling define a la introversión como una recarga de energía durante el tiempo en soledad, lo cual no tiene nada que ver con la sensación de timidez que se experimenta como un malestar en situaciones sociales y que se asocia a procesos psicológicos de ansiedad. Por su parte, la especialista Susan Cain afirma que existen muchas personas introvertidas que no son tímidas, que pueden desenvolverse con seguridad en situaciones sociales, pero necesitan de la soledad por lo explicado previamente. Y ofrece el ejemplo de Bill Gates que es un introvertido que no se caracteriza por ser tímido. Se trata de una persona tranquila y estudiosa, pero que no está preocupada por lo que otros piensan a cerca de él. Mientras la timidez es un miedo a superar, la introversión es una motivación.

Mujer con la cabeza cubierta con una bolsa de cartón

Mito #2 A los introvertidos no les gusta la gente
No es cierto que a las personas introvertidas no les agrade la gente o que le tengan miedo, aunque quizás necesiten que se les despierte una motivación mayor para interactuar. Ellos no lo harán por el simple hecho de interactuar. Los introvertidos simplemente no hablan a menos que tengan algo que decir, o sea, cuando encuentran interesante un tema y eso les permite sostener una conversación. Es raro que mantengan esas conversaciones pequeñas y livianas de temas superfluos. Disfrutan de los intercambios de calidad. Para hablar con un introvertido, sólo tienes que empezar a hablar: que necesiten y disfruten más de la soledad no los hace antisociales. Ahora, si un introvertido dice que quiere estar solo, es mejor respetar su deseo y darle el espacio porque, simplemente, necesita ese tiempo a solas.

Hombre cubriéndose la cara con una hoja de papel

Mito #3: Los introvertidos quieren estar solos siempre
Los introvertidos se caracterizan por disfrutar del tiempo a solas porque son grandes pensadores analíticos, pero eso no quiere decir que solo quieran estar en soledad. Les gusta pensar, sueñan despiertos. Les apasiona desarrollar en su mente la solución a diversos problemas porque disfrutan de solucionarlos pero también les gusta compartir esos pensamientos y descubrimientos con otras personas. No es cierto que quieran pasar todo su tiempo a solas, ni que no disfruten de la compañía de otros. Muy por el contrario, les encanta llegar a lograr una verdadera conexión con otros, de manera de poder transmitir sus pensamientos y sentirse escuchados. El tema radica en que los introvertidos, más que solitarios, son selectivos.

Huellas de un hombre sobre la arena del mar

Mito #4: Los introvertidos son depresivos o negativos
Puede ocurrir que los extrovertidos interpreten la personalidad de los introvertidos como gente problemática por elegir la soledad muchas veces, pero ese estado de observación es positivo para una persona introvertida. Dembling afirma en su libro que “cuando los extrovertidos pasan mucho tiempo solos o muy quietos, pueden sentirse tristes y deprimidos”, explicando que quizás esto ocurra porque ellos no se sienten bien en soledad. Es por eso que trasladan ese mismo sentimiento a la personalidad de los introvertidos creyendo que ellos suelen estar tristes por no estar rodeados de gente. Dumbling también sugiere que, ya que es cierto que los introvertidos tienen una personalidad más analítica y pensadora, controlen su pensamiento para no aislarse ni caer en la depresión.

Sobre de una mujer pensando con la mano en la frente

Mito #5: Los introvertidos no soportan estar en público
No es verdad que no les gusta estar en público o frente a una multitud, simplemente no lo estarán más de lo debido, solo el tiempo necesario para pronunciar y oír lo que consideren interesante y nada más. Todo lo que envuelve a las actividades públicas que no sea estrictamente necesario o interesante, como las charlas por compromiso o conveniencia, lo desestimarán. No les gusta sentirse falsos, valoran lo auténtico, y captan las experiencias rápidamente, no necesitan mucho tiempo. Tras un evento de este tipo, enseguida pueden volver a su tranquilidad a procesar el contenido y recargarse de energía en esa soledad, como les es vital. Pueden ser muy buenos oradores en público: Abraham Lincoln, Gandhi y el ya nombrado Bill Gates son líderes identificados como introvertidos.

Niña en un escenario de teatro cubriéndose el rostro

Mito #6: Los introvertidos son más creativos e inteligentes
Aunque tengan una personalidad más observadora, reflexiva y pensante, no necesariamente los introvertidos son más inteligentes de manera innata. Tampoco por conectarse más con su intelecto son naturalmente más creativos o innovadores. Dembling comenta: “La creatividad se produce en un espacio introvertido… pero eso no quiere decir que hemos acaparado el mercado”. Los procesos creativos están relacionados a un ámbito de tranquilidad para elaborar mejor los pensamientos. Es por eso que, en relación a las actividades intelectuales, en los introvertidos se suele destacar la escritura, ya que son muy buenos desarrollando conceptos en general, y aún mejor lo hacen por escrito que en persona.

Lápiz rojo despuntado sobre hoja de papel blanca

Mito #7 Los introvertidos son raros
Puede que para un extrovertido, una persona callada, que además pasa mucho tiempo observando y se mantiene bastante quieta, le resulte extraña. Pero no necesariamente lo es. Sí puede ocurrir que los introvertidos no hagan todas las mismas cosas que hace el resto porque no suelen seguir al rebaño, ni tener en cuenta lo que está de moda o se considera popular. Son más individualistas y piensan bastante por sí mismos. Miran y analizan su interior, observando sus emociones y pensamientos. No por esta razón son incapaces de ver lo que sucede a su alrededor, pero se sienten más llamados a prestar atención a su mundo interior, que les resulta más entretenido y desafiante.

Ojo aumentado de una persona visto a través de una lupa

Mito # 8: Los introvertidos son aburridos
Esta creencia definitivamente no es cierta. Aunque no le creas a aquel introvertido que dice que se está divirtiendo aunque para ti esté callado y quieto, puede estar pasando un muy buen momento. Algunas teorías científicas sostienen que los introvertidos son más sensibles que los extrovertidos a un neurotransmisor llamado Dopamina, como si tuvieran diferentes vías neurológicas dominantes. Es por esto que no necesitan grandes estímulos adrenalínicos y cuando los hay tienden a encerrarse más, ya que enseguida les parece suficiente.

Niño sentado solo en una fiesta de cumpleaños

Mito #9: Los introvertidos miran de manera juzgadora
Que los introvertidos observan y piensan, es cierto. Que juzgan, no necesariamente. Pero sí se dan cuenta de ciertos detalles que otros no notan justamente por su facilidad en la observación. Teorías científicas dicen que cuando los introvertidos procesan la información visual, presentan un aumento de la actividad cerebral en comparación con los extrovertidos. Esta característica puede que ayude a los introvertidos a ser mejores descubriendo detalles a su alrededor que escapan al ojo de otros.

dedo apuntando de frente a la cámara

Mito #10: Un introvertido nunca podría liderar
Los introvertidos no solo pueden ser buenos líderes sino que además pueden “fomentar un buen ambiente de equipo, ya que las investigaciones han demostrado que pueden trabajar mejor en grupo con extrovertidos”, explica Dembling. Incluso se estima que 4 de cada 10 ejecutivos exitosos tienen este rasgo. Tanto los introvertidos como los extrovertidos pueden desenvolverse correctamente en roles de liderazgo. “Y cuando se trata de hablar en público, los introvertidos podrían tener ventaja sobre los extrovertidos. Debido a que los introvertidos se centran en la elaboración de proyectos y piensan bien las cosas antes de actuar, pueden ser excelentes oradores”, dice Dembling.

laberinto

 

Mito #11: Los introvertidos son maleducados
Está bastante arraigado en la sociedad actual que quien no converse bastante, quien permanezca demasiado tiempo callado y no interactúe con frecuencia con otros, es una persona grosero o no han tenido la instrucción suficiente como para sostener de manera correcta las situaciones sociales y moverse con cintura a través de ellas. Y por esta razón, los introvertidos son castigados socialmente con este prejuicio. Hay que comprender que ellos simplemente quieren hablar de lo necesario e interesante nada más. Son quizás más reales y honestos, pero esto no es aceptado en muchos casos, generándoles presión a adaptarse.

Hombre con la boca tapada con cinta adhesiva en señal de duda

Mito #12: Los introvertidos siempre están ausentes
Es posible que se tenga este prejuicio por el estilo de personalidad “hacia adentro” de los introvertidos. ¿Pero se los puede castigar por esto? Simplemente disfrutan más de concentrarse en sus pensamientos. No es cierto que permanezcan ausentes, muy por el contrario son muy buenos escuchando y prestando atención, pero rápidamente procesan esa información y la contienen en su mente ara procesarla. No se trata de no ser capaces de prestar atención sino que les gusta luego estar en su mundo. A diferencia de los extrovertidos que se aburren cuando no tienen nada que hacer, los introvertidos se distraen más fácilmente si se ven abrumados y en un exceso de estimulación, y eso puede dar la sensación de que estén ausentes.

desierto

Mito #13: Los introvertidos pueden volverse extrovertidos
Atención, señores: la introversión no es una enfermedad a curar. Se trata, simplemente, de un rasgo de personalidad. Posiblemente quienes lo sean se hayan encontrado con más de una situación donde la gente les ha dicho que “deben” salir de su caparazón. Y eso les haya generado cierta angustia al creer que algo está mal en ellos. Nada más alejado de la verdad: Muchos introvertidos se destacan día a día como científicos, médicos, artistas, pensadores, escritores, filósofos, etc. Son, incluso, los extrovertidos los que deben aprender cómo tratar a los introvertidos para poder sacar más provecho de dicho intercambio interpersonal, de la misma manera que los introvertidos podrían hacerlo, sin cambiar la personalidad de nadie.

Mujer hablando

Mito #14: Un introvertido no puede ser feliz como tal
De lo más absurdo. Así como no hay que curarse de la introversión, sin duda también se puede ser feliz con esta personalidad, sin tener ningún problema. Solo serán distintas las maneras de sentirse felices. Que les guste más leer, investigar, escribir o pensar, no significa que no sean personas felices. La gente suele relacionar la felicidad con el ruido y los lugares alborotados. Pero los introvertidos pueden ser felices con una simple e interesante conversación, lo cual cuesta entender a muchos.

Hombre mirando a través de un hoyo en una hoja de papel

Mito #15: Introvertidos y extrovertidos son tan diferentes que es muy simple clasificarlos
Totalmente erróneo. Incluso es bastante improbable clasificar a la gente con total certeza en una u otra característica en su totalidad. Pocas personas pueden ser introvertidas o extrovertidas en un 100%. Se tienen más tendencias hacia una u otra característica, pero no todas las características juntas de una de esas personalidad; incluso existen los “ambivertidos”, que poseen rasgos de los dos grupos. La confusión es fácil si se sostienen todos los prejuicios enumerados en esta nota. Se confundirá a un introvertido con uno que no lo es por verlo disfrutar en una fiesta, sin saber que cuando llegue a su hogar disfrutará de la lectura de un libro. Dembling lo confirma: “La mayoría de los introvertidos son muy buenos para comportarse como extrovertidos”.

banda de señalización con flecha indicando hacia la izquierda y la derecha

Fuente

(Visited 48 times, 14 visits today)

Etiquetas , ,