13 Formas de entrenar el cerebro que utilizan los científicos y agentes de los servicios especiales

Cerebro

El siglo XXI fue el comienzo de una era en la que los científicos lograron literalmente penetrar en el cerebro y desmentir los mitos sobre su funcionamiento. Por ejemplo, el tamaño y el peso del cerebro no están relacionados con el nivel de inteligencia. Al mismo tiempo, comenzaron las pruebas de técnicas y observaciones que nos enseñaron a “descifrar” los programas que el cerebro sigue, y entrenar las habilidades necesarias desde cero a cualquier edad. Ahora, estos descubrimientos son utilizados activamente por los agentes de servicios especiales, atletas, astronautas, médicos y fanáticos del biohacking.

Genial.guru te contará sobre algunos de los conceptos erróneos populares relacionados con nuestro cerebro, y te propondrá varias formas simples de lograr que tu trabajo sea más efectivo.

Mito: el cerebro nunca se cansa

Realidad: el cerebro no puede cansarse del trabajo mental, pero el estado psicológico, emocional y físico afectan su concentración y actividad. Estudios recientes han demostrado que el cerebro funciona mejor donde escucha el sonido de las olas, siente aire fresco salado, ve tonos de azul y siente arena caliente. Es por eso que, en la playa, restauramos la fuerza rápidamente.

  • Qué hacer: haz haloterapia, camina con más frecuencia por los bosques de pinos, descansa cerca de estanques de agua, y en verano, no dudes en caminar descalzo. Trata de ir al mar las veces que puedas.

Mito: al dibujar, no puedes convertirte en matemático

Realidad: cuando no puedas resolver un problema difícil o debas tomar una decisión importante, dibuja. Al hacerlo, se activan ambos hemisferios, y el cerebro encuentra la decisión correcta más rápido. Las lecciones integradas han demostrado que los niños aprenden matemáticas y recuerdan la información más rápidamente si ilustran el nuevo material o simplemente hacen garabatos en el margen de la hoja.

  • Qué hacer: dibujar o pintar algo durante 10 a 20 minutos. Es mejor trabajar con la mano menos activa. Por ejemplo, si eres diestro, usa tu mano izquierda. Conviértelo en una actividad diaria: el efecto se notará desde el primer mes.

Mito: el columpio solo es para los niños

Realidad: a una edad temprana, el balanceo ayuda al desarrollo de las áreas del cerebro responsables del procesamiento del habla y la información. El balanceo transversal fortalece el aparato vestibular y desarrolla la capacidad de orientarse en el espacio a cualquier edad. Comprobado por los astronautas.

  • Qué hacer: colúmpiate de 15 a 20 minutos 2 o 3 veces por semana y no pierdas la oportunidad de montarte en el carrusel. Esto te salvará del mareo y de las sensaciones desagradables que surgen por el consumo excesivo de alcohol.

Mito: las habilidades extrasensoriales no existen

Realidad: lo que muchos llaman el sexto sentido, suele ser desarrollado por aquellos que se ven privados de alguno de sus sentidos. Por ejemplo, las personas ciegas se concentran en la audición, el olfato y los receptores de la piel, y así sienten el espacio a su alrededor. Su cerebro se basa ​​en los datos recibidos y crea en la mente un mapa que se usa durante el movimiento.

  • Qué hacer: haz tareas cotidianas varias veces a la semana con tapones para los oídos, camina hacia atrás o juega a “¿Qué hay en la caja?”: con los ojos vendados, trata de determinar al tacto qué objetos hay en la caja.

Mito: el mejor deporte para el cerebro es el ajedrez

Realidad: el cerebro funciona mejor durante los ejercicios físicos combinados: se liberan hormonas que mejoran la memoria, aceleran la asimilación de nuevas habilidades y cuidan la salud de las neuronas ya existentes. Por ejemplo, en un experimento, los sujetos debían resolver unos problemas. Durante el descanso, un grupo hizo ejercicios y el otro descansó sentado. Como resultado, los inactivos resolvieron los ejercicios mejor.

Lo principal es evitar los deportes con un alto riesgo para la salud. Por ejemplo, los jugadores de rugby tienen las funciones cerebrales deterioradas debido a lesiones cerebrales frecuentes asociadas con las características particulares de este deporte.

  • Qué hacer: no te dediques solo al ajedrez y a los crucigramas, sino también a bailar regularmente o inscríbete en yoga para desarrollar el cuerpo de una manera combinada.

Mito: la leche es buena para el cerebro

Realidad: el consumo de la leche tiene muchas contraindicaciones; es más útil para el cuerpo y la mente consumir otros productos, como la crema agria. Es mejor consumir los alimentos y las bebidas cuyo efecto positivo en el cerebro aún no se ha demostrado ocasionalmente, incluidos el vino y el chocolate.

La obesidad destruye las conexiones entre las neuronas, el azúcar y las grasas trans causan inflamaciones. El cerebro cambia a un enfermizo modo de baja energía y cae en depresión. La falta de los alimentos también lleva el cerebro al desequilibrio: pone todas sus fuerzas en conseguir comida, y la persona se vuelve agresiva e irritable. La vida del cerebro se reduce, el riesgo de desarrollar enfermedades cerebrales aumenta.

  • Qué hacer: incluye en tu dieta el pescado graso, caviar, nueces, frutas y verduras. Comienza una dieta cetogénica, siempre consultando con un médico primero.

Mito: muchas habilidades solo se pueden aprender en la infancia

Realidad: casi cualquier habilidad se puede aprender y desarrollar en la edad adulta.

Por ejemplo, los cirujanos comienzan a practicar el violín a la edad de más de 30 años para desarrollar habilidades motoras finas. Los servicios especiales obligan a los agentes a jugar juegos de computadora para desarrollar la velocidad de la reacción, la lógica y el correcto comportamiento en las misiones.

  • Qué hacer: no tengas miedo de probar algo que soñaste cuando eras niño. Conocimientos nuevos crean nuevas conexiones neuronales, protegiendo el cerebro del envejecimiento. No te dejes intimidar por la edad: en los Juegos Olímpicos de Pieonchang, en la disciplina de “esquí”, México estuvo representado por un atleta que había dominado el deporte por primera vez un año antes, a la edad de 40.

Mito: el pensamiento positivo es cosa de jóvenes e inexpertos

Realidad: los optimistas superan los fracasos con más facilidad y alcanzan sus metas más rápido, en cambio la preocupación constante aumenta en un 29% el riesgo de morir de un ataque cardíaco y en 41%, de cáncer. Y si la forma de percibir la vida está determinada por los genes, la experiencia de vida es la que decide en quién te convertirás. Por eso, los psicólogos aconsejan desarrollar la llamada distorsión positiva.

  • Qué hacer: existe una capacitación en línea que se debe hacer todos los días. Consiste en encontrar lo antes posible a la persona que sonríe entre otras 9. Los ejercicios regulares hacen que el cerebro reconstruya su cosmovisión, y reducen el nivel de ansiedad.

Mito: algunas personas tienen una mentalidad matemática, y todos lo demás son humanistas

Realidad: todos tenemos la capacidad de comprensión básica de las matemáticas por naturaleza. Es una habilidad importante para la supervivencia. Por ejemplo, la noción de la simetría ayuda a detectar una fruta madura, y el “sentido numérico” permite determinar el número de personas en la tribu enemiga.

Las personas tienen un distinto nivel de desarrollo de las habilidades matemáticas, pero estas se pueden mejorar incluso en la adultez. Hacerlo tendrá un efecto beneficioso para la memoria, y también será útil para aquellos que se dedican al trabajo creativo y a la música.

  • Qué hacer: comienza con algo simple: juega más seguido a “Monopoly” y otros juegos similares. Resuelve rompecabezas y acertijos táctiles simples, cuenta mentalmente los gastos de las compras. Visita este sitio, está reconocido como el mejor recurso en línea, le permite a cualquier persona dominar las matemáticas fácilmente.

Mito: beber café todos los días es bueno para la memoria

Realidad: la cafeína mejora la función cerebral y puede retrasar las alteraciones de la memoria relacionadas con la edad, pero no es necesario consumir café regularmente. Lo que te ayudará a mejorar significativamente la memoria y aumentar la cantidad de conocimiento y vocabulario es leer en grandes volúmenes.

  • Qué hacer: lee 1 o 2 libros de diferentes géneros por semana. Vuelve a leer los libros viejos para “sobrescribir los datos”: si la información no se usa durante un tiempo prolongado, el cerebro la elimina de la memoria.

Mito: los mapas virtuales y el navegador desarrollan la orientación en el espacio

Realidad: al usar el navegador durante mucho tiempo, la gente olvida gradualmente la ubicación incluso de las calles que transita todos los días desde hace años. Es por eso que, en Londres, los taxistas deben saber de memoria la ubicación de 25 000 calles para obtener su licencia.

Conocer la ubicación de las calles y orientarse mediante la ayuda de los mapas aumenta el área del cerebro que nos guía en el espacio, alivia el neuroticismo y nos enseña a pasar rápidamente de una estrategia a otra más efectiva en una situación concreta.

  • Qué hacer: renuncia al navegador en favor de los mapas en papel y aprende a mirar siempre algún punto de referencia, por ejemplo, la posición del sol. Gracias a eso podrás encontrar cualquier lugar incluso en una ciudad desconocida.

Mito: la electroestimulación quema el cerebro

Realidad: los científicos, los servicios especiales, los deportistas, los gamers y las personas que se están recuperando de una lesión cerebral o un accidente cerebrovascular recurren cada vez más a la estimulación eléctrica del cerebro. Este tipo de terapia mejora la concentración y la atención, aumenta la capacidad lógica, la velocidad de reacción, la memoria verbal y despierta la imaginación. Por ejemplo, se sabe que, durante una prueba, ninguno de los sujetos pudo realizar una compleja tarea lógica, y después de un curso de estimulación eléctrica, el 40% de los sujetos dieron la respuesta correcta.

  • Qué hacer: el uso de este tipo terapia debe comenzar con una consulta con un médico, a fin de no causar daño a la salud.

Mito: estimular los centros de placer hace que el cerebro funcione mejor

Realidad: la hormona dopamina causa una sensación de placer cuando comes dulces, bebes alcohol o te enamoras. Estimula el cerebro brevemente, lo que le obliga a trabajar duro, y luego reduce la eficiencia exigiendo una nueva “dosis”.

La hormona que puede estimular el cerebro durante mucho tiempo y sin causarle daño es la serotonina. Se libera cuando haces algo que te permite auto-desarrollarte, cuando te ríes o compartes un pasatiempo favorito, como ver una película o comer, con una persona que te resulta agradable. En estos casos puedes hacer una excepción y permitirte compartir un dulce o una copa de un buen vino junto a la persona querida.

  • Qué hacer: pasa más tiempo con amigos, viaja, conoce gente nueva y trata de compartir cosas agradables con tus seres queridos.

¿Estás listo para experimentar estas técnicas?

(Visited 1 times, 51 visits today)

Etiquetas