13 Experiencias de niñez que no pueden ser reemplazadas por ningún juego electrónico o App

La era en que vivimos nos ha llevado a creer que para que un niño sea felíz, debe contar con una tableta electrónica, o con los últimos juegos de video. Como adultos sentimos la necesidad de tener el teléfono o el computador más avanzado, y en vez de ampliar nuestras posibilidades y fortalecer nuestras capacidades de razonamiento y actividad física; las estamos reduciendo considerablemente, haciéndolo todo más fácil gracias a aplicaciones que piensan por nosotros, y servicios que nos entregan todo mediante ventanillas electrónicas, privándonos hasta de caminar para comprar una bebida.

Las habilidades más importantes de nuestras vidas las aprendemos a través de las experiencias de niñez que nos han enseñado a ser capaces, a utilizar nuestra imaginación e inteligencia, y a aprender a enfrentar los retos encontrado maneras creativas de desarrollar soluciones que nos hacen sentir orgullos y satisfechos, desarrollando nuestra auto-estima para la vida.

Estas son 13 Experiencias de niñez que no pueden ser reeemplazads por un juego electrónico según la Experiencia de Eliana Tardío, bloguera y madre de dos hijos con Síndrome de Down.

1. Jugar a los dardos. Ayuda a mejorar la capacidad de concentración. Ejercita la coordinación de las manos y los ojos. Los niños pequeños deben jugar con versiones seguras hechas con magnetos o adehesivos.

Niño jugando dardos

2. Jugar con platos voladores o avioncitos. Este juego al aire libre ofrece movimiento físico intenso, crea habilidades importantes para el pensamiento. Mejora la coordinación y como todos los demás, ayuda al desarrollo del auto-estima.

Niños jugando plato volador

3. Burbujas. Las burbujas son mágicas. Los niños pequeños o con necesidades especiales obtienen grandes ventajas de aprender a soplarlas, fortaleciendo los músculos de la boca de manera divertida, y aprendiendo a utilizar los labios mientras repiten el sonido cuando se rompem “pop-pop” Los días de vientos son excelentes para ayudarlos y movitarlos a aprender a soplar. Los más pequeños se sorprenden yemocionan con el efecto de las burbujas bajo el sol, que se convierten en arcoirís rendonditos llenos de luz y colores.

Niño haciendo burbujas

4. Picnic. Involucrarlos en cada paso desde elegir que comer y preparar los alimentos, hasta llevar la cesta y encontrar un lugar donde sentarse a disfrutar en familia. Estos son los dulces recuerdos que por siempre quedan grabados en sus corazones.

Niños en el picnic

5. Playa, lago, rios, lagunas. Agua, arena y juego al aire libre. Utiliza todo alrededor para mantenerlos ocupados descubriendo el mundo. Algunas buenas ideas son los moldes plásticos para hacer castillos de arena, o estos pequeños fósiles para sorprenderlos cuando son más grandecitos. Si están en la playa, no se pierdan la oportunidad de escribir sus nombres en la arena y decorarlos con conchitas y algas.

 Niños jugando en el lago

6. Lupa.  Exploren el jardín, el patio trasero o cualquier superficie con mucha tierra. Observen muy de cerca a las hormigas, las flores y pequeñas criaturas llenas de ojos y patas. Los niños disfrutan increíblemente estos momentos, mientras utilizan todos sus sentidos e imaginación.

Niños observando el jardín con una lupa

7. Lanzar piedritas al agua. Es relajanta y por una extraña razón, crea momentos especiales. Es una buena idea para enseñarles a relajarse y tirar fuera el estrés o la frustración. Es gratis y divertido.

Niño lanzando piedras en el agua

8. Manejar una bicicleta. Una experiencia irremplazable que les da a los niños una fuerte sensación de independencia y libertad. Manejar una bicicleta debe ser la primera vez que un niño se siente en total control de sus decisiones, y completamente responsable de ellas.

Niños manejando bicicletas

9. Volar un cometa. Más difícil de lo que parece, construye determinación y perseverancia. Les enseña a ser creativos y las da una gran sensación de satisfacción cuando finalmente se consigue.

Niños volando un cometa

10. Jugar con juguetes de agua. Correr, jugar, reir y divertirse mientras se ejercitan.

Niño jugando con pistolita de agua

11. Saltar la cuerda o en una cama elástica. Actividad física que quema calorías, relaja y los mantiene ocupados en días lluviosos o fríos.

Niños saltando cuerda

12. Columpios o hamacas. Los hace volar, soñar y ser valientes.

Niño en el columpio

13. Barras o Escaladores. Para brazos fuertes, concentración y capacidad de enfrentar retos. Una actividad gratuita disponible en cualquier parque de tu zona.

Niño haciendo barras infantiles
A veces nos olvidamos de la magia de las cosas simples. Un niño no necesita de video juegos o aplicaciones costosas para aprender y divertirse, en vez de eso necesita de una familia que lo motive a explorar, aprender y sentirse celebrado y amado con amor real y experiencias verdaderas.
Por: Eliana Tardio
Fuente: elianatardio.com

(Visited 65 times, 30 visits today)

Etiquetas , , , ,