Vinculan mayor exposición al sol con menor riesgo de esclerosis múltiple (otra vez)O

Las personas más expuestas al sol durante su adolescencia pueden tener menor riesgo de esclerosis múltiple, algo que se ha observado con anterioridad. La exposición a los rayos UVB en la adultez temprana también parece influir, aunque en menor medida.

menor riesgo de esclerosis múltiple

 

Recientemente hablé con una doctora de un país caribeño que me dijo que ella nunca había tenido referencias cercanas de pacientes con esclerosis múltiple (EM).

No es que no existieran en su país, simplemente es que ella nunca había conocido ninguno ni nadie alrededor de ella, según se podía deducir.

Para ella la esclerosis múltiple es una enfermedad rara, la misma enfermedad que en países como Canadá o Suecia llega a ser una de las principales causas de discapacidad en adultos jóvenes.

La causa no parece estar en las horas dedicadas a bailar, sino en las horas en las que se está expuesto al sol.

Es algo que han visto varios estudios: los países con menos horas de sol al año, tienen más casos de esclerosis múltiple.

Por ejemplo, la prevalencia de EM en Canadá se estima que es de 290 casos por 100 000habitantes. En España está entre 40 y 60 casos cada 100 000 habitantes y en Panamá, esa cifra cae a 5.24 casos por 100 000 habitantes.

Un nuevo estudio, publicado en la revista Neurology, viene a acumular más evidencia en este sentido.

La investigación, realizada con datos de mujeres estadounidenses, muestra que aquellas que vivieron durante su adolescencia en una zona de alta incidencia de rayos UVB tenían hasta 45% menos riesgo de EM que aquellas que residían en zonas con baja exposición.

 

¿POR QUÉ SUCEDE ESTO?

La idea más aceptada es que se debe a la relación de la vitamina D con el riesgo de EM. Algunas investigaciones han encontrado que niveles bajos de vitamina D aumentan el riesgo de la enfermedad.

Y una de las principales fuentes de vitamina D en el ser humano es su síntesis en la piel mediante la exposición a la luz solar.

Sin embargo, también se considera que puede haber algunos mecanismos inmunitarios mediando esa especial relación de la EM con el sol, sin que por el momento haya evidencias claras en ese sentido.

¿QUÉ SE ENCONTRÓ EN EL ESTUDIO?

En la investigación se analizó la exposición a rayos UVB por periodos de edad de un grupo de 151 mujeres con EM y 235 mujeres sin la enfermedad que fueron empleadas como grupo control.

Cada una recibió un minucioso cuestionario sobre su exposición al sol durante los meses de invierno y verano en diferentes periodos de edad, por ejemplo, desde los 5 a los 15 años y desde los 16 a los 20 años.

Para analizar la exposición total a rayos UVB también se tuvo en cuenta el lugar de residencia en las etapas estudiadas.

El análisis de los datos reflejó que vivir en una zona con alta exposición a rayos UVB antes del comienzo de la EM disminuía hasta en 45% el riesgo de la enfermedad.

Y en los que directamente tuvieron mayor exposición al sol entre los 5 y 15 años, porque se ponían a tomarlo en verano, por ejemplo, el riesgo de desarrollar EM era hasta 51% menor si se les comparaba con las mujeres con menor exposición.

 

CONCLUSIONES QUE YA SE CONOCÍAN, PERO CON MATICES INTERESANTES

El estudio viene a confirmar asociaciones que ya se conocían, pero añadiendo el extra del análisis por diferentes periodos de edad.

En ese sentido se observó que el periodo más significativo parece ser la adolescencia, pero también parece influir la exposición solar en la adultez antes del diagnóstico de la enfermedad.

 

 

Original. 

(Visited 4 times, 2 visits today)

Etiquetas