Tu bebé NO sólo mama por hambre, tiene otros 3 GRANDES motivos para hacerlo

Bebé

La leche materna es el principal alimento para los bebés, incluso a pesar de los avances de la tecnología, no se ha logrado encontrar otro alimento tan completo como éste. Es por este motivo que la Organización Mundial de la Salud recomienda extender el periodo de lactancia hasta los 2 años de edad. Y solo recién a los 6 meses comenzar a complementarla con otros alimentos sólidos (todo aquello que no sea leche materna es considerado un alimento sólido).

Sin embargo, con el tiempo los científicos se han dado cuenta que la lactancia materna no solo es fuente de una buena alimentación para los bebés, pues se ha llegado a descubrir que ellos no solo maman cuando tienen hambre, también lo hacen por los siguientes motivos:

Disminuye la sed
La leche materna está compuesta en un 80% por agua. Esto genera que cada vez que el bebé comienza a mamar pueda saciar su sed, pues la “leche grasosa” solo sale al final de la toma.

«La primera leche que sale es bastante acuosa y, por eso, muchas veces el bebé quiere mamar no porque tenga hambre, sino porque tiene sed», explicó al portal Vix.com la pediatra Dra. Luciana Herrera, especialista en lactancia y educadora en el grupo Aninhare, de Ribeirão Preto.

Regula el sueño
El contacto con la piel de la madre, el latido del corazón y el esfuerzo que se produce al succionar, genera que el bebé logre calmar sus ansias y pueda dormir sin grandes dificultades.

Alimento emocional
El bebé pasó al menos 9 meses en el vientre de su madre, donde no había ninguna necesidad que cubrir. Pues en el tenía el calor necesario, la comida justa, la temperatura y la seguridad necesaria para desarrollarse. Todo ese escenario cambia una vez que comienza la vida fuera del vientre y de pronto necesita calor, comida y abrigo.

Por ello el pecho le otorga la calma necesaria para enfrentar el mundo desde otra perspectiva.

Es por ello que el bebé no solo toma pecho cuando tiene hambre, también lo hace cuando: siente miedo, se angustia, tiene sed, necesita dormir, tiene nostalgia del útero y su seguridad, para no sentirse solo entre otros motivos.

«La gente recuerda todo esto para decir que la madre no tiene que quedarse esperando la hora que el bebé va a tomar el pecho y cuánto tiempo se queda. En cada mamada, él necesita una cosa diferente y de un tiempo. Entonces, la lactancia tiene que ser a libre demanda, el pecho tiene que ser ofrecido cada vez que el bebé lo pide», asegura la pediatra.

Así que la próxima vez que alguien te diga que debes limitar el pecho a una cantidad limitada de horas, es preferible que escuches tu propio instinto y ofrezcas sin temor todo tu amor, contención y seguridad a tu bebé. Pues será el tiempo el encargado de ir regulando las tomas a algunos escasos minutos diarios a medida que se desarrolle y crezca de manera sana.
Original.

(Visited 3 times, 3 visits today)

Etiquetas , ,