Tiflolibros, premiada biblioteca digital argentina para ciegos, disléxicos y deficientes visuales

Niña ciega en la computadora.

Unos 50 mil libros que llegan a 7.500 personas y 300 instituciones en 48 países de los cinco continentes como parte de un proyecto nacido hace 15 años a partir de la necesidad de un grupo de amigos de tener acceso a la lectura fue la empresa social que acaba de ser distinguida con el galardón dotado con 75 mil dólares.

Se trata de una iniciativa gestada en 1999 por la Organización no gubernamental Tiflonexos, que con pocos recursos pero con un esfuerzo titánico logró extender sus redes por el mundo con la propuesta de potenciar las herramientas que posibilita Internet y el uso de programas lectores de pantallas para producir e intercambiar libros digitales accesibles para ciegos.

“El proyecto arrancó por la necesidad de un grupo de personas de tener acceso a los libros. Decidimos priorizar el marco tecnológico que estaba tan en auge y después empezamos a ver cómo trabajar el plano legal, porque en ese entonces faltaba mucho en esa materia. Es increíble lo que se ha avanzado pero todavía falta, este premio es un refuerzo”, dijo a Télam Pablo Lecuona, presidente de la ONG.

Con un catálogo que incluye literatura, textos académicos, títulos para niños y manuales escolares, la biblioteca digital -www.tiflolibros.com.ar- empezó “como un intercambio en el que cada uno escaneaba el libro que le interesaba y lo compartía”, contó Lecuona, quien lleva adelante otros proyectos que conjugan tecnología y discapacidad visual.

Escanear implica traducir el libro en un archivo de texto y una vez copiado, usar programas que los leen con una voz sintética. “Cuando empezamos -rememoró-, copiábamos en computadora lo que decía el papel, pero ahora desarmamos el libro y directamente lo escaneamos. Incluso existen impresoras en braile, lo cual amplía mucho nuestras posibilidades de lectura”.

La biblioteca, cuya lógica sigue siendo la misma de sus inicios sólo que con avances tecnológicos y en un marco legal que la avala, busca dar soporte a la “necesidad” y generar redes de intercambio: “Se construye con lo que usuarios e instituciones ponen en común”, explicó Lecuona.

“Desde el principio pusimos en práctica un servicio no lucrativo para personas que por cuestiones de discapacidad no pueden acceder a la lectura; no sólo ciegas sino también con disminución visual, dislexia y otras discapacidades motrices”, explicó sobre el archivo online cuyos usuarios se encuentran en los países hispanoamericanos.

“Tratamos de aunar esfuerzos y la misma construcción en red te da amplitud en este sentido. Hicimos un montón pero creemos que recién estamos arriba de la pirámide, todavía falta seguir acercando oportunidades de inclusión a personas con discapacidad visual en todo el mundo”, concluyó Lecuona.

El proyecto realizado y administrado por personas ciegas que buscan mejorar el acceso a la lectura supera el millón 892 mil visitantes en Internet pero “no recibe subsidios estables” sino que “se sostiene con donaciones y aportes voluntarios de usuarios, empresas y amigos” que pueden realizarse en el sitio www.donaronline.org o a las cuentas bancarias informadas en la página de la organización.

“Acceder a la lectura y la información es fundamental para el desarrollo personal, social y profesional”, aunque el acceso limitado a la lectura “por la falta de oferta de materiales” y los “obstáculos que personas con discapacidad deben afrontar para el desarrollo de sus tareas cotidianas, ponen en evidencia la desigualdad de oportunidades”, señala la página desde la cal se busca “mejorar la inclusión social de la población”.

 

Original.

(Visited 5 times, 3 visits today)

Etiquetas , , ,