Teatro para ciegos en la Unidad Académica de Artes

Teatro

La Compañía Teatro Carlos Ancira, del estado de Puebla, llegó a la comunidad estudiantil de la Unidad Académica de Artes de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) con el Teatro para Ciegos con la obra denominada “La casa de los deseos”.

“La discapacidad no sólo es de la vista, muchas veces hay discapacidad en el alma” relató Bladimir Alvarado uno de los cinco actores que conforman esta puesta en escena.

La Casa de los Deseos otorga no sólo posibilidad de apreciar un espectáculo que implica una experiencia sensual y sensorial, sino que además permite que los asistentes sean parte de la misma; se trata de un proyecto filantrópico de labor social para la comunidad ciega, pero además para todas y todos aquellos que cuentan con este sentido.

Uno de los propósitos es recrear la visión intelectual por medio del estímulo de los otros sentidos y hacer conciencia y sensibilización de la situación en la que viven las personas con discapacidad, cuidando con ello su cuerpo, valorando sus sentidos y sus habilidades.

El actor Pablo Moreno señaló la importancia de “ponerse en los zapatos de la gente ciega”, y expuso que hace falta generar más difusión sobre este tipo de actividades, las cuales buscan además de llevar un pedacito de arte a cada rincón del país, concientizar a la sociedad mediante un proyecto de investigación que involucra a médicos, psicólogos y un grupo muestra de ciegos para la obtención de un texto que permita la orientación al montaje, de esta manera sin recurrir a la narrativa los espectadores perciban las acciones y emoción de la obra.

Es durante aproximadamente una hora que se mantiene a los asistentes con los ojos vendados, la historia de la obra transcurre en un circo, se une el dueño del circo, después aquel hombre fuerte, un payaso alcohólico, un equilibrista huérfano, la enana del circo y la perra risitas.

Los actores hacen sentir a las y los espectadores sus problemas, sus anhelos, pero después se ven involucrados en un problema que está a nada de costarles la vida.

“No es fácil estar casi una hora con los ojos tapados, contando una historia complicada, a veces es difícil, pero cuando hacemos esta reflexión y ven gente ciega, ya sea con el público o con los actores, a la gente le cae mucho el veinte, se pone a pensar, la idea es mirar de manera diferente a la gente ciega, siempre los vemos pidiendo limosna, o pidiendo ayuda, o cantando, la idea es verlos haciendo cosas, potenciando sus capacidades y haciendo otras actividades”.

Esta obra también fue presentada durante la Feria del Libro 2018 que organiza el Instituto Zacatecano de Cultura “Ramón López Velarde y que concluye el próximo 3 de junio.

 

 

Original.

(Visited 3 times, 3 visits today)

Etiquetas , ,