Síndrome de Asperger

Síndrome de Asperger

Muchos hemos escuchado este diagnóstico pero pocos saben qué es, y muchos lo viven con algún miembro de su familia o con el hijo de alguna amiga, vecina o con su propio hijo. El espectro que el autismo presenta es enorme y como cualquier otro tipo de discapacidad las variables son muchas. Por eso en esta ocasión hablaremos del síndrome de Asperger.

He tenido pacientes que a lo largo de su vida escolar nadie les ha diagnosticado Asperger, que dentro de la gama del autismo, es el más parecido a la regularidad. Hay quien ya lo diagnostica como un síndrome aparte del autismo. Las personas con Asperger, por lo general, tienen una inteligencia promedio superior, por eso, dentro del campo escolar “no presenta ningún problema” pues nadie se preocupa por observar a los alumnos en su relación con otros compañeros, observar sus habilidades sociales, tipo de lenguaje, lenguaje corporal, etcétera Para poder diagnosticar este síndrome se deben aplicar pruebas específicas para diagnosticarlo, ya que las pruebas comunes pueden diagnosticar áreas intelectuales, áreas familiares, pero ninguna prueba común mide habilidades sociales necesarias para desarrollarse con normalidad, habilidades de las cuales la persona con Asperger carece.

Un chico o chica con Asperger pueden ser el alumno ideal dentro de la escuela pues no dan problema ni se meten en ellos. No se junta con los problemáticos ni es ruidoso, sólo a veces es un poco “distraído pero trabaja si se le llama la atención”.

Parece ser más infantil en sus intereses que la mayoría de los chicos de su edad, sus intereses son otros, no le gusta escuchar música con un volumen alto, no hace contacto visual con facilidad, parece tímido, pero la verdad es que no sabe seguir una conversación.

No entiende mayormente lo que hablan los otros pues en su mundo se encuentran circunstancias más “interesantes” para ellos. Son blanco fácil para el bullying pues pueden estar etiquetados como “nerds”, lo cual los lleva a tener una autoestima baja, ya que en su inteligencia superior no encuentran una razón válida para no poderse integrar a sus iguales; esto los puede llevar a periodos de depresión, difícilmente observados por los padres pues no son capaces de expresar emociones o percatarse de cambios dentro de ellos.

La terapia que hay que seguir con el chico con Asperger debe ser en conjunto con los padres y el área escolar; primero por medio de sesiones para elevar la autoestima, comunicándole las características que tiene como individuo y la ventaja de que tenga una inteligencia superior en la cual nos debemos apoyar para explicarle las habilidades sociales que debe tener para poder integrase más fácilmente.

Es indispensable que los padres comprendan exactamente el diagnóstico para que no se desesperen ante una terapia que debe de ir al ritmo del paciente, la cual será con altas y bajas, al ritmo del chico que, siempre para cada situación en la vida de una persona Asperger, es un ritmo muchas veces poco comprendido por los otros.

Si desean que tratemos algún tema en específico por este medio, les agradeceré me lo hagan saber y con mucho gusto hablaremos de éste. Ningún tema que se sugieran es de poca importancia. Recuerden todo lo que les pasa a nuestros hijos y a nosotros es importante.

0 Comentarios desactivados 2572 27 julio, 2012 Asperger julio 27, 2012